arrow

La toma del poder por parte de Luis XIV (1966)

7,4
358
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Tras la muerte del poderoso Cardenal Mazarino, el joven Luis XIV toma medidas que le permitan mantenerse en el trono de Francia. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
La prise de pouvoir par Louis XIV
Duración
100 min.
Guion
Philippe Erlanger, Jean Gruault
Fotografía
Georges Leclerc, Jean-Louis Picavet
Productora
Office de Radiodiffusion Télévision Française
Género
Drama Histórico Siglo XVII
9
Un Rey que se creyó Dios
Esta película del italiano Rossellini, con más de cuarenta años de producida, viene a representar la expresión más acabada de un cine histórico basado en hechos verídicos mas allá de las adulteraciones que conscientemente puede producir la mirada subjetiva de sus creadores. Luego de ver ésta película, sobria y parsimoniosa, uno puede dar cuenta de cómo era el comportamiento de las llamadas Monarquías Absolutas junto con sus reyes investidos por el llamado “derecho divino”. Hombres bajo la investidura de dioses cuyo comportamiento excéntrico hoy día nos produciría extrañeza. El Rey Sol, Luis XVI, impuso su autoridad y prestigio a una Europa que empezó a imitar los valores de Francia asociados a una superioridad espiritual y cultural sin parangón. El siglo XVII representó el siglo de Francia a través de su Rey. Y es Rossellini quién da cuenta de éste fenómeno a través del cine como elemento alucinante capaz de recrear cualquier situación humana. Sólo que mientras otros se toman licencia y convierten al pasado en una mitología del desecho, aquí en ésta propuesta, existe la intención explícita de revivir el pasado “tal como fue” siguiendo una recomendación del historiador alemán Leopold Von Ranke.
[Leer más +]
17 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
El Rossellini del final es mil veces mejor
Rossellini hizo cosas más interesantes en el final de su carrera, ésta película, la maravillosa serie "hechos de los apóstoles", las biografías a Descartes y Pascal.

El título de la película lo indica todo, esa es toda la historia, el joven "rey sol" toma el poder cuando nadie creía en él. Ahora, Rossellini lo narra con sutileza, con unos diálogos riquísimos pero sin caer en la pedantería, menos mal que ésto no lo dirigió un francés porque hubiera salido una verborragia vacía.

Rossellini narra con paciencia, con escenas inolvidables y conmovedoras y a la vez desconcertantes, como por ejemplo:
la escena cuando despiertan al joven rey, los aplausos de la reina para mostrar la virilidad de su consorte; la muerte del viejo, cardenal y millonario; el rey se decide a enfrentar a su familia; la detención ordenada por el rey; el rey expone su plan, las construcciones majestuosas, la moda como una forma para distraer a la servidumbre; la comida del rey sin utilizar tenedores; las palabras finales inolvidables dichas solo para él y nada más que para él.

Roberto Rossellini narra la historia como un experto profesor, asumiendo que con él te vas a enterar de la historia apasionante, haciéndolo todo digerible y claro como el agua.
[Leer más +]
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil