arrow

Django (1966)

Django
Trailer
6,6
3.292
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
El mercenario y ex-soldado yankee Django (Nero) llega a un desértico pueblo mexicano con un ataúd. Su objetivo: la venganza contra el mayor Jackson. Un spaghetti-western originalmente prohibido en Inglaterra por su violencia... Fan declarado del film, Quentin Tarantino "copió" la escena donde un general le rebana la oreja a un predicador para su "Reservoir Dogs" y en 2012 estrenó "Django Unchained", una película que homenajea a ésta usando su música entre otros elementos. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Italia Italia
Título original:
Django
Duración
85 min.
Guion
Sergio Corbucci, Bruno Corbucci
Música
Luis Bacalov
Fotografía
Enzo Barboni
Productora
Coproducción Italia-España; B.R.C. Produzione S.r.l / Tecisa
Género
Western Spaghetti Western Venganza Película de culto
7
La cancioncilla de Bacalov
Expertos y entusiastas en canto coral sostienen que una buena entrada y un correcto final aseguran prácticamente el éxito de cualquier propuesta musical desarrollada, en directo, desde un escenario. Tres cuartas partes de lo mismo ocurre con “Django”. La peli arranca con fuerza y decisión. Las imágenes de Nero arrastrando un ataud por el embarrado desierto mexicano al son de la cancioncilla de Bacalov nos sumergen paulatinamente en la más genuina expresión del eurowestern: estética desaliñada, prototipos caricaturescos, entramado argumental simplón y algo de violencia. Digo algo de violencia porque pese a la tan cacareada referencia tarantiniana que se le adjudica, “Django” no es tan dura ni brutal como pudiera presuponerse.

Tras un despegue prometedor la peli se mantiene por los cauces de cualquier spaghetti convencional. El hilo narrativo sobrelleva y disimula con dignidad las carencias y las imperfecciones de índole infrastructural que caracterizan al género y que acaban constituyendo la esencia de su encanto. El metraje, por fortuna, ayuda, puesto que en ningún momento sobrecarga ni arranca bostezos. Ciertamente Corbucci no es Leone, ni Bacalov es Morricone. Sin embargo, “Django” -a 40 años vista- merece condescendencia. No debe resultar fácil suplir arquetipos esculpidos con anterioridad por Clint Eastwood, Gian Maria Volonté o Lee Van Cleef. De ello dan fé los protas de la peli: Franco Nero, Eduardo Fajardo y José Bódalo. Pese a todo, yo no me cebaría demasiado en los españoles. Fajardo y Bódalo cumplen, sin más. Nero, en cambio, abusa del talante lacónico y taciturno de su personaje perdiendo la partida virtual ante su competidor, el pistolero sin nombre de la trilogía del dólar.

El tramo final del film se redime de clichés y tropezones elevando el tono notablemente hasta el punto de conjugar épica e iconografía cristiana en un desenlace portentoso. La cancioncilla de Bacalov, como no, pone la guinda.
[Leer más +]
73 de 91 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
El ataúd
Como han dicho por ahí, "Django" no es más que un 'spaghetti western' bastante mediocre, pero que posee las suficientes cualidades como para lograr captar la atención del espectador durante lo largo y ancho de su trama, una trama que se desglosa de modo tópico en un principio, que adquiere otro tono distinto mientras se ve desarrollada y que termina concluyendo de modo hábil, engullendo tópicos, sorprendiendo con pasmosa maña y arrancando a tiras la comodidad con que finalizaban tantos otros westerns de la época.

El (anti)heroe, interpretado por un Franco Nero atinado, es el típico arquetipo del spaghetti, un hombre sin escrúpulos, que siempre actúa cuidando por su propio beneficio y cuyo aliciente añadido, es ese pequeño ataud donde esconde a su infalible y fiel 'Django'.
Los demás personajes, no aportan demasiado a una galería que no da demasiado a la imaginación, y de la cual no destacaría especialmente a ninguno, amen de que podría ser definida en escasas líneas, básicamente porque sólo construyen una base alrededor del protagonista con tal de que sigamos sus aventuras teniendo en todo momento una historia desgranada por sus personajes a la que sujetarnos.

Tiene secuencias que resultan bastante curiosas, como esa primera aparición del protagonista con su ataúd, o como algunos de los tiroteos que se suceden en el pueblo, además de esos minutos finales y la brutal (más que por brutal, por sorprendente y peculiar) conclusión en el cementerio, esa estética sucia que era todo un referente en este tipo de westerns y una banda sonora bien adecuada a sus características, cosa que no hace del resultado final nada verdaderamente especial sino, apurando, una de esas cintas medio-decentes que como rareza habría que ver, siempre que no se tengan cosas más importantes entre manos.
Eso sí, no seré yo quien les diga que se dirijan a Leone, porque además de no saber demasiado sobre el tema, apuesto cualquier cosa a que había algo más allá, en el horizonte de los spaghetti, y lo descubriré. Vaya si lo haré.
[Leer más +]
44 de 64 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1