arrow

Hombres (1950)

6,8
769
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Kenneth Wilcott (Marlon Brando), es otro oficial del ejército estadounidense que ha entrado a engrosar las filas de discapacitados que ha dejado la Segunda Guerra Mundial. Tras el fin de la guerra, Ken y otros veteranos, seguirán batallando para superar su drama de la mejor manera. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Men
Duración
85 min.
Guion
Carl Foreman
Música
Dimitri Tiomkin
Fotografía
Robert De Grasse (B&W)
Productora
Stanley Kramer Productions
Género
Drama Discapacidad
Marlon Brando, ya una revelación como actor de teatro en Broadway, debuta en la gran pantalla interpretando a un soldado de la Segunda Guerra Mundial postrado en una silla de ruedas en un hospital de veteranos de su hogar natal. Los primeros fotogramas ya se enamoraban de este "hombre" de atractivo excepcional, inigualable actor, quizá el más grande -al menos en cuanto a fuerza interpretativa- que jamás se impregnó en el celuloide. Con "The Men" el cine mostró al mundo por primera vez a unos de su futuros mitos. Comenzaba la leyenda...
[FilmAffinity]
7
Un volcán a punto de estallar...
Notable presentación de Brando en sociedad.

Coincido bastante con la reseña que depositó Motta en nuestra web fílmica amiga, cuando don batín tenía a bien depositar, por cierto.

El tono mesiánico y aleccionador de la película puede llegar a cansar un poco, pero está desarrollado sin estridencias y con bastante encanto, lo que no es óbice para gozarla, aunque sin excesiva euforia.

Teresa Wright y Everett Sloane, maravilloso secundario éste último, rayan a un buen nivel, pero es un Brando jovencísimo y entrañable, quien comienza a exhibir aquí su abrasadora fuerza, que ratificaría poco después quitando una mesa.

Un volcán a punto de estallar.
[Leer más +]
11 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
El tiempo no ha pasado en balde
El valioso mensaje social, así como las buenas interpretaciónes tanto de Brando como de Teresa Wright (estupenda, la escena de recien casados), no impiden que esta película chirrie en algunos aspectos. Sobre todo desde la perspectiva actual. Por ejemplo, increiblemente no aparece ningún personaje de raza negra, ni siquiera haciendo de extra. También resulta bastante ridículo que cuando se comenta la posibilidad de mantener relaciones sexuales pese a la paraplejia, se aluda exclusivamente al deseo de tener hijos, como si el sexo solo tuviera una justificación procreativa. Otra cosa que canta (y valga la redundancia) es la demasiado omnipresente banda sonora de Tiomkin: es como si fuera de plano hubiera constantemente un grupo de violinistas pesados. A diferencia de otras, a esta peli se le nota demasiado el paso del tiempo en muchos detalles. No sería hasta el año siguiente, en la mítica Un tranvia llamado deseo, que el revolucionario talento histriónico de Brando cautivaría al mundo. ¡Steeeellaaaaaaaaa!
[Leer más +]
10 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil