arrow

La sirena y el delfín (1957)

5,6
196
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Fedra, una joven pescadora de esponjas del mar Egeo, descubre una estatua que representa a un niño cabalgando sobre un delfín. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Boy on a Dolphin
Duración
111 min.
Guion
Ivan Moffat, Dwight Taylor (Novela: David Divine)
Música
Hugo Friedhofer
Fotografía
Milton Krasner
Productora
20th Century Fox
Género
Aventuras Romance
10
Te embrujará tanto como llega a embrujar el océano. Una auténtica delicia.
Es una película maravillosa y que tiene de todo en grandes cantidades: amor sincero y amor interesado, amor a las artes, amor al dinero, amor propio ante las injusticias, suspense, aventuras, música, dilema moral por parte de Sofía Loren, pero todo esto no lo voy a contar porque simplemente recomiendo plenamente ver la película.
Por lo tanto me quedaré solo en los detalles:
Sofía Loren está bellísima y su presencia llena toda la película y embruja con sus impactantes bailes de música griega -en cierto modo, ella es tan grande como lo fue María Callas en el mundo de la ópera-.
Secundarios divertidos -el espabilado chiquillo hermano de ella y el anciano borrachín bonachón-.
Bellísimas escenas de paisajes de las islas Griegas y de la Acrópolis.
La película enseña perfectamente la confrontación entre los ricos de la ciudad de Atenas y los pobres campesinos de los alrededores.
Gran enseñanza moral, la lucha por sobrevivir, por descubrir la belleza de la vida, el amor sincero antes que el dinero, etc...
Muy bonita la escena de la subida al monasterio por parte del millonario.
Y como no con un final que me emocionó y mucho.
Salí a la terraza con ganas de disparar cañonazos de alegría.
En resumen tan apetecible como un viaje a la misma Grecia
[Leer más +]
10 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Quien escucha su mal oye
Un placer para los que disfrutan del cine viendo a estrellas lejanas interpretar en paisajes paradisíacos, entre estampas pintorescas y asistiendo al folklore del lugar. La sirena y el delfín, que puede ser el delfín y el niño, cambia la acción y la violencia por unos cínicos diálogos a cargo del impoluto Clifton Webb que es un lujo escucharlo, con esa sorna que lo caracteriza al estilo de su personaje en Envuelto en la sombra. Aquí no hay sombras ni oscuridad, es todo luz desde la cumbre del monasterio hasta las profundidades marinas del Egeo.

Encuentro a Alan Ladd de partenaire de Sophia Loren en un papel agradable que compagina perfectamente en el ambiente vecinal, con esa terraza al puerto a la que se accede por una escalera de lo más pina; y a Sophia la encuentro deslumbrante, y tierna como hermana del niño protagonista; ella es una trabajadora incansable que vive del mar y de sus sueños. Su papel profundiza acerca de la pobreza y la riqueza, atisba un mundo cómodo lleno de lujo y contrasta muy bien con la inocencia del niño, que como niño es feliz cuando le regalan unas monedas o un cortaplumas, que para él, esas cosas son todo un mundo.

La sirena y el delfín es una película reposada, con acompañamiento musical muy acertado, un ritmo marcado por el ocio en los yates y el trabajo en las barquichuelas, y es la historia de un tesoro en el fondo de los fondos. Hay tesoros materiales y tesoros en las personas y en esta aventura se echa mano de los sentimientos de la gente para encontrarlos, dejando los tiros para otras ocasiones.
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil