arrow

El viaje de Arlo (2015)

Sinopsis
¿Qué hubiera pasado si el asteroide que cambió para siempre la vida en la Tierra hubiera esquivado el planeta y los dinosaurios no se hubieran extinguido nunca? Un viaje al mundo de los dinosaurios donde un Apatosaurus llamado Arlo se hace amigo de un humano, aunque resulte asombroso. Mientras viaja por un paisaje desolado y misterioso, Arlo aprende a enfrentarse a sus temores y descubre de lo que es capaz. (FILMAFFINITY)
Director
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Good Dinosaur
Duración
100 min.
Estreno
27 de noviembre de 2015
Guion
Meg LeFauve (Historia: Peter Sohn, Erik Benson, Meg LeFauve, Kelsey Mann, Bob Peterson)
Música
Jeff Danna, Mychael Danna
Fotografía
Animation
Productora
Pixar Animation Studios / Walt Disney Pictures
Género
Animación Comedia Aventuras Dinosaurios Prehistoria Pixar 3-D
Grupos  Novedad
Pixar (Películas)
Categorías 1
5
El viaje a ninguna parte
Vaya por delante que me declaro inocente del cargo de 'odiar' a Pixar; más aún, me considero un férreo defensor de uno de los mejores estudios de animación de la historia del cine, responsable de media docena de películas capitales entre las que se incluyen "Los increíbles", "Ratatouille", "Wall-E" o la trilogía "Toy Story". La más reciente "Del revés" me hizo vibrar en la butaca como llevaba tiempo sin sucederme, gracias a un magnético trabajo a nivel de diseño y una enorme inteligencia en el guión. Por tanto, cuando me senté frente a la pantalla grande para ver "El viaje de Arlo", no podía estar más predispuesto a dejarme llevar y a que Pixar volviera a introducirme en otro mundo, otro planeta. En cierto modo lo hizo: me mostró la cara menos inspirada de la compañía, una hecha de retales, de ideas recicladas, ocultadas bajo una tecnología deslumbrante. Me encontré, en definitiva, con la peor película que ha salido de la compañía del flexo.

No es que "El viaje de Arlo" sea mala, simplemente es del montón, una película tan desprovista de alma como de inventiva, que parte de una premisa excelente (¿qué habría ocurrido si los dinosaurios hubieran sobrevivido al meteorito? ¿cómo habría evolucionado la Tierra en 65 millones de años?) para al final centrarse en un viaje (como nos recalca su título español, no así el inglés, "The Good Dinosaur") de dos personajes que comienzan con una rivalidad y terminan por ser amigos. Arlo, el más joven de una familia de diplodocus, resulta ser además el 'patito feo' de la familia y su construcción como protagonista es tirando a vaga; por su parte está Spot, un joven humano que tiene más capas de interés pero cuya representación en el film es, ni más ni menos, que la de un Stitch de carne y hueso (actúa como un perro, incluso) hasta el punto de que el conflicto sobre el que orbita su presencia es la familia... exacto, la 'ohana' del alienígena del film de Chris Sanders. Las coincidencias argumentales se amplían a "El rey león", de la que bebe en no pocas situaciones (algunas, calcadas), o "El valle encantado", y no es una relación que saque sólo de la presencia de los dinosaurios.

Esto no sería ningún problema si aportase algo al imaginario en el que se inspira, pero no es el caso. El guión de Meg LeFauve es muy esquemático, apenas plantea tres situaciones en las que hay un poco de movimiento que parten la película en tres bloques muy definidos, llegando a una meta tan esperada -y previsible- como poco satisfactoria. Que sí, es cierto que se guarda bajo la manga alguna secuencia intensa en lo emocional, pero lo sentimental no está bien medido y a veces cae del lado equivocado. A favor de la película, dos factores: el primero, y quizá el más importante, es que la película es realmente entretenida. Es decir, si sabemos perdonar que no sea demasiado imaginativa (no ya para el estándar de Pixar, por cierto; en general), dura 90 minutos y se ve en un abrir y cerrar de ojos. Y el segundo, que técnicamente es una cosa prodigiosa ya desde el arranque, cuando vemos el agua y parece imposible creer que sea digital: la vegetación, efectos de luz, texturas, el pelaje de las criaturas... todo es tan, tan ridiculamente realista, que incluso a veces crea la sensación de que los personajes están colocados frente a un croma. Por esto y por poco más salvaría un film tan rutinario como "El viaje de Arlo" de la quema; porque aún con sus problemas, verla no supone ningún tipo de molestia.

Por contextualizar la frase dicha más arriba ("la peor película que ha salido de la compañía del flexo"), y apuntando a las que son consideradas de forma unánime las partes más bajas de Pixar: "Brave" me parece una película realmente notable e incomprendida, una aventura épica que se desarrolla desde la intimidad y que salvo por alguna secuencia de acción mal medida, podría pasar por la poética de la filmografía de Studio Ghibli, y ambas "Cars", tanto primera como segunda, son trabajos que están marcados de nacimiento por su existencia por y para generar merchandising, pero incluso así, creo que ofrecen más cine -y mejores ideas- que Arlo. A fin de cuentas, la primera hacía una exploración del paisaje cercana a una road movie setentera y construía un mensaje de libertad bien entendido, y la segunda, una película de espionaje camuflada como film para niños, funcionaba bastante bien especialmente en su arranque y desenlace. No eran grandes películas, pero pueden aceptarse dentro del canon de Pixar sin ningún problema. "El viaje de Arlo" tiene dos, quizá tres secuencias majestuosas (la del poster, un homenaje a Dumbo y cierta charla nocturna), pero en global podría haberla hecho Dreamworks o cualquier otro estudio. En resumen: crucemos los dedos para que "Buscando a Dory" no presente unos registros tan bajos.
[Leer más +]
58 de 79 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
El problema de la marca Pixar
La versión corta/detractora: es un Pixar menor, venido de un proyecto que estaba estancado. Es una historia ya contada, sin ese giro de tuerca tan acostumbrado de Pixar.

La versión larga/detallista: Pixar acostumbra a reunir a niños y a adultos a partes iguales. Cuenta historias que alcanzan a todos y son analizables desde múltiples puntos de vista. Arlo es un Pixar muy enfocado para los niños, con ciertos guiños hacia los adultos si es que consiguen despegar los ojos de los majestuosos paisajes. Sin embargo, la historia ya nos ha sido contada a los más mayores; con múltiples películas que nos han hecho crecer y descubrir que la vida es una sucesión de luces y sombras. En cambio, para las nuevas generaciones, Arlo es un descubrimiento, un perfecto inicio en su cultura cinéfila que tendrán guardado en la memoria.
Y aquí es donde nace el conflicto; hablamos de Pixar, la grande e imaginativa; aquella que hace que se marquen días del calendario en rojo y cuyas expectativas son siempre altas;ojo, para los mayores. Es el problema de la "marca" de la casa. Estoy convencido que si esta película fuera de otro estudio habría halagos y mayor simpatía por ella; pero claro a Pixar hay cosas que no se le pueden dejar hacer.

Es, para mi gusto, la mejor película infantil del año: la más cuidada, la más pensada y estudiada y con un nivel de detalle extremo. Sin duda son unos genios de la animación. Esta vez, el guión ya te lo han contado; pero si consigues olvidarte de ello y ver a través de los ojos virginales de un niño, la saborearás como un enano.
[Leer más +]
26 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil