arrow

964 Pinocchio (Pinocho raíz de 964) (1991)

964 Pinocchio (Pinocho raíz de 964)
Trailer
3,3
168
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
964 Pinocchio es la pesadilla de un androide sexual cibernético que se ha perdido en el mundo, sin ninguna memoria ni recuerdo. Vagando por Japón, Pinocchio encuentra a Kyoko, otra amnésica con un horrible secreto acerca de su pérdida de memoria. Juntos tratarán de reconstruir las piezas de su vida y vivir en un mundo donde ya no es necesaria la memoria. Mientras tanto, el siniestro creador y dueño de Pinocchio trata de buscar desesperadamente a su prototipo perdido, antes de que el mundo le encuentre a él... (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Japón Japón
Título original:
964 Pinocchio
Duración
93 min.
Guion
Shozin Fukui, Makoto Hamaguchi, Naoshi Gôda
Música
Hiroyuki Nagashima
Fotografía
Kazunori Hirasawa
Género
Ciencia ficción Terror Surrealismo Erótico Prostitución Robots Cyberpunk
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Carlo Collodi
1
"¡Mamá, mamá! ¡De mayor quiero ser Shinya Tsukamoto!"
Más allá de lo triste que resulta que una película sea una puta mierda, está el hecho de que su director haya rodado cada plano, cada secuencia, intentando conseguir una cinta de culto a toda costa. Las intenciones no es algo que se oculten en 964 Pinocchio, y justamente eso es lo que la condena a ser tan rematadamente mala. Podríamos decir que en esta obra Shozin Fukui (AKA Shosín Fuk-Iu) se mezclan elementos de decenas de realizadores que han conseguido hacerse un hueco en esto del surrealismo (Lynch, Buñuel), el cyber-punk japonés (Tsukamoto) o el terror más personal (Cronenberg). También podría decirse que es una puta mierda y nos ahorraríamos los rodeos.

La historia es, cuanto menos, interesante y así se deja ver los primeros 10-15 minutos: Pinocchio es un androide sexual cibernético que forma parte de una empresa llena de estos pequeños milagros tecnológicos. Pero tiene un problema: no puede mantener una erección. Por esto, una clienta -los cyborgs son contratados, como prostitutas- se queja. ¿Qué hace la dirección de la empresa? Decide lobotomizarlo y mandarlo al mundo real, a buscarse la vida. Ahí conocerá a Mimiko, una joven amnésica que va marcando su ubicación en un mapa para recordar los sitios que ha visitado. Tras una secuencia, decide llevarse a Pinocchio a su casa, y al día siguiente toma la decisión de llevárselo a una zona concurrida de gente donde ocurre una cosa determinada.

A partir de estos primeros 15 minutos, todo lo demás es una puta bazofia de proporciones bíblicas, una ida de olla brutal, enorme, sin sentido, ni pies ni cabeza. Se van fusionando imágenes gore, con otras ridículas de un hombre lleno de ketchup/mostaza, transformaciones en ¿pulpo?, cabezas hinchadas... el colmo es una escena en la que la protagonista se pasa unos cinco minutos vomitando, para posteriormente meter la cabeza en el vómito, comérselo y empezar a rebozarse en él mientras ríe efusivamente. O los 10 minutos finales, donde vemos a Pinocchio corriendo, corriendo, corriendo y corriendo. Poco más.

Técnicamente es donde se nota la intención del director de convertir este esperpento en una joya, dándole un tratamiento entre el documental y experimental, con primeros planos fijos, sobre ojos y bocas, moviendo la cámara violentamente, filmando escenas repletas de gente, aplicando fast-forward como moviendo a los actores sobre un raíl, etcétera. El único acierto a nivel técnico de esta película es el haber desarrollado algunas escenas fuertes en las calles japonesas, sin utilizar extras -algo similar a lo de Borat-, siendo bastante sorprendente la reacción de la gente.

Ah, y en actores tampoco se gastó mucha pasta Shozin: Japoneses sobreactuando, poniendo muecas, exagerando los gestos... de patio de colegio. En fin, eso, que esta puta mierda es mala, muy mala. Pasad de ella. Ah, y a los que os gustó Tetsuo... esta no os gustará. A mi me gustó Tetsuo, vaya...
[Leer más +]
28 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Manual de guarrería gore
¿Quiere usted que los botes de ketchup (pronúnciese ‘katsup’), las vísceras de pobres animales esparcidas y el zumo de tomate en conserva, cobren protagonismo en sus cutre-producciones domésticas? ¿Quiere intentar elaborar sus propios experimentos pseudo-gore siguiendo el ejemplo de esos grandes que se adentran en hosteles de mala muerte, tétricas reuniones de ex-alumnos o huidas de lo más inverosímiles? ¡Pues aquí tiene unos cuantos consejos para poder realizar el gore más barato y gratuito sin ni siquiera moverse de su hogar!


• Como taladrar una extremidad
¤ PASO nº 1: Mezcle en una bolsa un combinado de menudillos y salsa barbacoa del día anterior.
¤ PASO nº 2: Dele la forma deseada a la bolsa manipulando su contenido y recúbrala de látex.
¤ PASO nº 3: Tiña el látex del color deseado y dibújele unos pelos, para otorgar veracidad a la cosa.
¤ PASO nº 4: Agarre un taladro y no se corte, ¡saldrá todo disparado cual manguerazo!

• Como hacer estallar una cabeza
¤ PASO nº 1: Vaya a su charcutería habitual y pida vísceras e intestinos variopintos.
¤ PASO nº 2: Mézclelos todos con un poquitín de vino rosado.
¤ PASO nº 3: Haga que la cabeza del personaje afectado, golpee la cámara y se aleje con brusquedad.
¤ PASO nº 4: Arroje todo el combinado del segundo paso por encima de la cámara, ¡el público flipará!

• Como simular espasmos variados (con mucha sanguinolencia)
¤ PASO nº 1: En una bolsita de plástico (importante que sea rompible) introduzca tomate triturado.
¤ PASO nº 2: Aloje la bolsita en la cavidad bucal del actor responsable que, una vez comenzados los espasmos, oprimirá con fuerza hasta reventar, apareciendo así el querido jugo.
¤ PASO nº 3: Para que el truco resulte menos visible, puede taparse la boca con las manos y así lanzar un chorro a mayor presión.
¤ PASO nº 4: En un cambio de plano, aproveche y lánzele los garbanzos de la abuela por encima, tiñiéndolo de un marrón amarilluzco y logrando así un efectismo mayor, ¡serán los mejores espasmos nunca vistos!

• Como reproducir un desgarramiento facial
¤ PASO nº 1: En un primer plano, muestre ya al personaje que estará con las manos cubiertas de sangre (o de ketchup) desgarrando al afectado.
¤ PASO nº 2: Muestre la cara del afectado repleta de ketchup, con los brazos del atacante moviéndose agitadamente ante sí.
¤ PASO nº 3: Recuerde mover la cámara como si estuviese padeciendo un ataque epiléptico, así el truco será más difícil de vislumbrar.


De este modo, y siguiendo estos simples consejos, podrá realizar su propio aborto pseudo-gore y, no lo dude, si necesita más atención, ¡puede llamar ahora al 964-19-91!, ¡y por la modesta cifra de 5 € el minuto, nuestros teleoperadores le facilitarán nuevos consejos! No lo olvide, 964-19-91, y ahora, las 5 primeras llamadas recibirán un pack del terror-gore más molón para poder visualizar los trucos sobre la marcha!
[Leer más +]
14 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil