arrow

En la cuerda floja (2005)

En la cuerda floja
Trailer
7,0
25.095
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Biopic del gran cantante de música country Johnny Cash y su mujer y compañera June Carter. La historia comienza en Arkansas, en la época de la Gran Depresión. John R. Cash, hijo de un aparcero, no tardará en realizar salvajes giras con los pioneros del rock and roll: Elvis Presley, Carl Perkins, Roy Orbison, Jerry Lee Lewis y Waylon Jennings, giras que culminan con su inolvidable concierto de 1968 en la Prisión de Folsom. Cash se convirtió en el artista más popular del momento, llegando a vender más discos que The Beatles. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Walk the Line
Duración
136 min.
Estreno
3 de febrero de 2006
Guion
James Mangold, Gil Dennis (Autobiografía: Johnny Cash)
Música
T-Bone Burnett (Canciones: Johnny Cash)
Fotografía
Phedon Papamichael
Productora
20th Century Fox
Género
Drama Romance Musical Biográfico Música Años 50 Años 60 Drogas
"Es mérito de Mangold y Dennis cazar a lazo los dos o tres instantes clave de la vida de Cash y, sin edulcorar ni exagerar (...) trazar una parábola, quizá demasiado larga, que conduce la historia hacia su emotivo final. (...) Puntuación: ★★★ (sobre 5)."
[Diario ABC]
6
El hombre de negro
En los últimos dos años estamos asistiendo a un revival-music-biopic de leyendas musicales. Abierto con “Ray” y seguido por “Camarón”. Ahora con Johnny Cash (“Walk the line”) y en proyecto los biopics de Iggy Pop y Keith Moon, batería de The Who.

La cosa funciona, tanto en taquilla como en premios y nominaciones (sobre todo interpretativos). Por supuesto “En la cuerda floja” ha cumplido con todas sus expectativas: 100 millones de recaudación en USA y Joaquin Phoenix y Reese Witherspoon arrasando en premios y nominaciones por sus magníficas interpretaciones.

El biopic basado en la autobiografía de Johhny Cash y en el libro “The man in black”, se centra en el período desde su salto a la escena musical (entre recuerdos de su trágica infancia) a la que daría lugar a la mayor de sus obras maestras (“At Folsom Prision”, 1968), pasando por su tortuosa adicción a las drogas como punto de inflexión en su vida. Por cierto son barbitúricos y anfetaminas, aunque en el filme se queden en un simple y autocensurado “pills” (pastillas).

La sensación de “En la cuerda floja” es de filme acertado y complaciente, incluso se podría decir cobarde (John Carter Cash es uno de los productores de la cinta). Pero aún así enormemente necesario para descubrir, redescubrir o seguir admirando a uno de los iconos de la música americana del siglo XX. Cuenta lo que quiere contar y obvia detalles para nada intranscendentes como su violencia contra objetos (en especial coches), sus plantones al público y sobre todo el incendio que provocó en un accidente de coche en una reserva natural de California, exterminando prácticamente la población de cóndores de la zona. Todo provocado por su adicción a las drogas provocada entre otras cosas por sus 300 conciertos anuales.

Con un guión con cierto tufillo a telefilme y milimétricamente pensado para conmover, hacer reír y emocionar al espectador “En la cuerda floja” nos regala una memorable interpretación de Joaquin Phoenix y otra magnífica de Reese Witherspoon. ¡Ambos cantando los temas originales sin ser doblados! Y nos recuerda la irreprochable y valiosa aportación a la historia de la música de Sun Records con Elvis Presley, Carl Perkins, Roy Orbinson, Jerry Lee Lewis y Johhny Cash entre muchos otros.

Sobradamente entretenida, emocionante en su parte musical y poco explotada, convencional o ligeramente desatinada en su vertiente de drama romántico. No es el mejor homenaje que se merece Cash pero podría ser infinitamente peor.
[Leer más +]
89 de 107 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
El speed y el desamor
Tomar anfetaminas -speed- cuando la persona que quieres no desea estar contigo es jodido. De la cara al careto de Joaquin Phoenix solo hay unos tres años. Lo cierto es que está muy conseguido. La transformación de ser alguién seguro de sí mismo a parecer un patán suplicante está bien contado. Lo bueno es que las cosas mejoran y el final es agradable para la vista y los oídos.

Es cierto que peca de convencional en muchas facetas, y que James Mangold podría habernos regalado una escena con Elvis, Lewis, Orbison y compañía haciendo el macarra más a fondo, pero en general me parece una obra bien hecha a la que se le podría haber sacado más partido. Reese Witherspoon me parece que realiza una interpretación soberbia y supongo que le darán el Oscar. Muy guapa esa chica.

Por cierto, el T-1000 ha engordado un poco.
[Leer más +]
44 de 60 usuarios han encontrado esta crítica útil