arrow

Pesadillas de R.L. Stine (Serie de TV) (1995)

5,3
4.791
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Serie de TV (1995-1998). 4 temporadas. 74 episodios. Teleserie en la que criaturas fantásticas emergen de los objetos más familiares y cotidianos, máscaras de halloween se adueñan de la personalidad de su portador, terroríficos espantapájaros que cobran vida, artilugios inquietantes, cementerios, brujería y conjuros Nadie está a salvo en el colegio, en el hogar en el vecindario. En cada rincón puede esconderse algo o alguien que provoque el horror en tu vida, despertando tus peores pesadillas. Pesadillas (Goosebumps) es una serie de televisión canadiense de 74 episodios de 21 minutos cada uno, creada a partir de las novelas de R.L. Stine. (FILMAFFINITY)
Dirección
  Ver todos los directores
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Canadá Canadá
Título original:
Goosebumps (TV Series)
Duración
21 min.
Guion
Jeff Cohen, Dan Angel, Billy Brown, Ron Oliver, Scott Peters, Andrea Raffaghello, Rick Drew, Charles Lazer, Neal Shusterman, Bruce Edwards (Libros: R.L. Stine)
Música
Brad MacDonald
Fotografía
Brian R.R. Hebb
Productora
Protocol Entertainment / Scholastic Productions. Distribuida por 20th Century Fox Television
Género
Serie de TV Terror Fantástico Sobrenatural Casas encantadas Monstruos Vampiros Zombis Fantasmas Hombres lobo
Grupos  Novedad
Adaptaciones de R.L. Stine
8
La serie de los sábados
No me puedo creer que tenga esa mierda de nota el pesadillas que yo recuerdo... vale, no era un alarde de efectos especiales ni tenia unos guiones para dejarte pensando en la cena, pero tenian su encanto y enganchaban, y la prueba es que muchos, incluyéndome yo, por supuesto, los veíamos todos los sábados por la mañana, levantándonose aposta para verlos aun siendo unos marmotas. Nos encantaba verlo, no mirábamos si era cutre o no... lo teníamos asumido, pero al igual que las historias de la cripta, esa fascinación por un semi terror casposín alejado de las basurillas de series adolescentes nos tenía pendientes de la pantalla del televisor. Áún ya conociendo muchas por los libros o por las múltiples repeticiones, eso no importaba, la veias tantas veces como las echasen. Ahora ya hemos crecido y podéis decir que no era para tanto y demás chorradas... la cuestión es que seguiría viendo cada capítulo con las mismas ilusiones y se que la disfrutaría como un bellaco. ¿Cómo se debe calificar uan serie dirigida claramente para un público juvenil, que viste y disfrutaste en tu adolescencia, una vez te haces adulto? Pues supongo que de dos formas: una, negando el pasado y olvidando los buenos momentos que te hacía pasar; y dos, calificándola como si fueses aún ese adolescente disfrutándola de nuevo.
[Leer más +]
94 de 100 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
... Pesadillaaaas...
¿Nos hemos vueltos locos o qué? ¿Una nota media que ni roza el 5? Se ve que a veces el espíritu crítico se afila más de la cuenta, se deja a un lado la nostalgia y al niño que llevamos dentro y nos volvemos puntillosos analistas cinematográficos, muy exigentes con el material a evaluar. Una pena.

Creo que no era el único que seguía con gran interés esta serie que pasaban por Antena 3, cuando aún no tenía los huevos negros y la visión de sus episodios se correspondía con la adicción que me había creado leyendo las novelas de R. L. Stine. Qué buenos ratos pasé en sofás, sillones y camas varias.

Estas simpáticas, originales e inolvidables pesadillas me acompañaron durante mucho tiempo, llegándome a crear todo un universo fantástico en la azotea. Pura imaginación, oigan. Y esta serie llegó a mí, a todos nosotros (infantes o no en la actualidad) y materializó en la pequeña pantalla lo que eran sólo unas imágenes misteriosas danzando en nuestras lindas cabecitas.

El resultado pudo ser mejor, qué duda cabe, y quizá también peor. Entrar en valoraciones estrictas sobre conceptos y valores cinematográficos es bastante pueril tratándose de 'Pesadillas', una serie televisiva simple y efectiva que ofrecía entretenimiento y suspense y que, sin prejuicios y con algo de cariño y condescendencia (consciente o no), podría llegar a suponer una sesión muy grata frente a la caja tonta.

Como adaptación, más lograda o más mediocre, los episodios cumplían sobradamente. Es bueno remarcar que el material de partida, los originales literarios (que me encantaban, repito), tampoco eran obras maestras de la literatura (aunque, a pequeña escala, se convirtieron en todo un fenómeno y en un clásico de la novela juvenil), razón por la cual no hay que esperar que aquéllo diera para algo grande. Grande en el sentido de la excelencia, de lo virtuoso. Porque sí que hay algo grande en ella, pero éso, claro, es algo muy personal.

En fin, inolvidable, mítico, misterioso y entrañable entramado de criaturas, miedos y pesadillas varias, tanto en papel como en imágenes.

'Pesadillas de R. L. Stine' no se evalúa, se disfruta(ó) y se recuerda. Cojones.
[Leer más +]
35 de 38 usuarios han encontrado esta crítica útil