arrow

Gigantes (Serie de TV) (2018)

Gigantes (Serie de TV)
Trailer
6,9
1.401
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Serie que narra la historia de los Guerrero, una familia que ha encontrado en el negocio de la compraventa de muebles en el rastro de Madrid la tapadera perfecta para el desarrollo de sus actividades criminales. Una policía que lleva años siguiendo a este clan intentará detener su poder, que se extiende por Andalucía y por la alta sociedad europea. (FILMAFFINITY)

Estreno 2ª temporada: 2019.
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ España España
Título original:
Gigantes (TV Series)
Duración
60 min.
Guion
Miguel Barros, Michel Gaztambide, Enrique Urbizu (Idea: Manuel Gancedo)
Música
Mario de Benito
Fotografía
Unax Mendía
Productora
Movistar+
Género
Serie de TV Drama Thriller Crimen Familia
7
Chusma
Una serie decente y entretenida. Se descubren los ambientes de los bajos fondos más garrapateros en crudo, solo con espacio para el poder. Como bien indica su mensaje, sus personajes no conocen límites adentrándose en los capítulos sin halo de compasión ni remordimiento.

Las interpretaciones son buenas, pero la serie apenas permite encontrar historias que liberen al espectador de la ley del más fuerte. Podría ser algo más si tuviese más historias paralelas que ofrecieran confort, o algún otro personaje más carismático que enganchase con el público, que tal vez tenga pero no con la suficiente presencia.

Creo que cuenta lo que quiere contar y de forma notable. Sin estridencias, se hace entretenida y considero que sigue siendo un paso más en la buena línea del cine español. Aunque pienso que falta diversificar los géneros. Uno de los pecados de nuestro cine es agotar una temática porque en un momento dado funciona bien, y finalmente acaba por aburrir.
[Leer más +]
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
No habrá paz para los Guerrero. La singularidad de un thriller nacional
Al fin. Un thriller/drama de producción nacional que recrea con acierto y a buen ritmo la génesis y entresijos del panorama criminal en España, de nuestros días, a través de la historia de la familia Guerrero, sin caer en la tentación de copias anglosajonas importadas, e impostadas, que nos son ajenas. Aquí todo tiene aroma propio: el de la realidad de nuestro lumpen, nuestra marginalidad y nuestro crimen, que hunde sus raíces en el cercano mundo del barrio y de la familia, partiendo de los tan reconocibles mercados de rastrillo nacionales, como base de operaciones; extendiéndose, con el tiempo y la globalización, a ramificaciones nacionales e internacionales, con profundas implicaciones de la corrupción política y de las administraciones, que constituyen nuestro día a día.

Nadie pretende que esta serie sea brillante y elegante, pero la serie de televisión ofrece un juego trepidante y entretenido, y no menos inteligente, a través de un mundo de violencia, robos, tráfico de drogas y estafas, lealtades y deslealtades familiares, y crímenes; un juego con muchas ambivalencias, de trampas a largo plazo y con muchas aristas de drama famíliar, como la vida misma. Un producto ágil, fresco y original, no tanto por lo que cuenta sino por como lo logra.

El realizador Enrique Urbizu, en la línea de la producción de sus últimos años, nos brinda un espectáculo ambicioso, cercano y reconocible; una visión del crimen autóctono, ambicioso, con ecos de bodas de sangre y perros callejeros, con un ángulo noir, original “made in Spain” que no se anda con chiquitas a la hora de mostrarnos la violencia, árida, seca y devastadora; tanto como puedan serlo los sentimientos encontrados de los hermanos Guerrero y la rémora traumática de su herencia familiar. Se percibe aquí, ya asimilado y madurado, la aplicación de lo aprendido, de todo el currículum previo del director: “La caja 507”, “No habrá paz para los malvados”, etc. Y ahí va, lanzándose a la piscina de las series de TV, y guardando la ropa con dignidad; otra vez.

Ahí va un José Coronado que se sale, con otro personaje “malvado”, del lado oscuro, al que debería volver con más regularidad; le va como anillo al dedo. Los hermanos Guerrero, sus hijos, interpretados por Daniel Grao, Isak Férriz y Carlos Librado, magníficos en sus respectivos roles, caracteres y temperamentos. Y unos secundarios que brillan, en sus respectivas réplicas y matices, dentro y fuera de familia.

El ritmo impresionante, que si bien esto lleva en ocasiones a una exposición torpe, las poderosas interpretaciones lo excusan con creces. Una serie de televisión que a pesar de una promesa de objetividad, se atribuye calidez, aún en la frialdad de las escenas más ásperas y dolorosas. Aquí somos así.

Un “Hecho en España” con visos de calidad poco vistos en formato serie para este género, y con la sobriedad del formato británico más inteligente: temporada de seis episodios, ciñéndose al asunto y evitando circunloquios y prolongaciones postizas ¿Se puede pedir más?
[Leer más +]
10 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil