arrow

Susurros del corazón (1995)

7,4
4.328
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Una joven estudiante amante de los libros descubre que todos los libros que ha elegido en la biblioteca han sido previamente elegidos por una misma persona. Cuando descubre quién es conoce a Seiji, un joven que está aprendiendo el arte de fabricar violines. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Japón Japón
Título original:
Mimi wo sumaseba
Duración
111 min.
Guion
Hayao Miyazaki (Manga: Aoi Hîragi)
Música
Yuji Nomi
Fotografía
Animation, Atsushi Okui
Productora
Studio Ghibli. Productor: Hayao Miyazaki
Género
Animación Drama Romance Adolescencia Familia Colegios & Universidad Manga
Grupos  Novedad
Studio Ghibli (y obras relacionadas)
9
PRECIOSA HISTORIA SOBRE LA EDAD ESCOLAR, EL PRIMER AMOR Y LA VOCACIÓN
Bellísima historia animada que nos retrotrae a la edad en que fuimos muchachos en etapa escolar, en que vivimos nuestro primer enamoramiento y las sensaciones tan celestiales que ello conlleva, en que la cabeza estaba llena de temores sobre el futuro, sobre qué hacer con nuestra vida y en qué camino encarrilarla. Todo maravillosamente dibujado y contado.

Además la película es una maravilla por más cosas. Por ejemplo:
+Ver a Shizuku Tsukishima y Seiji Amasawa, la niña y el niño protagonistas, leer libros y más libros como un placer, jóvenes que se relacionan mayoritariamente con la biblioteca y no con la televisión o la computadora. ¡¡¡Qué magistral detalle existencial!!!
+Verlos a ambos, desde el primer encuentro, donde no hay sintonía entre los dos, pasando por el enamoramiento mutuo, hasta el final en que el romanticismo y amor pasan a la fase pasional donde ya no pueden vivir una y otro sin estar próximos.
+Contemplar las panorámicas de la ciudad, ya de noche ya de día, ya con el cielo amenazando lluvia ya con nubes nimbos sobre el celeste, que parecen reales.
+Oír el importante mensaje lanzado a los jóvenes en la edad escolar, acerca de la vocación, de como se debe seguir el camino de aquello para lo cual uno siente que en verdad está más preparado y desea, y como hay que trabarlo, esforzarse, pulirse hasta lograr que la senda escogida sea una joya vivencial. ¡¡¡Excelente enseñanza!!!
+Oír la canción de "Country Roads" y su versión al japonés "Country Road", varias veces cantadas a lo largo de la cinta. ¡¡¡Un encanto!!!
+Contemplar las escenas de vida cotidiana de una familia japonesa de 4 personas, en un piso típico japonés, donde debido al reducido espacio, todo se ha de apilar en los pasillos, etc. Todo dibujado a la perfección.
+El seguimiento del gato por parte de la niña, a través de las calles empinadas, y sus llamadas mimosas: "necocoo, necocoo" (gatito, gatito).
+Y por último, el rodillo final de los títulos cayendo sobre un fondo de acera peatonal y calle, en el que pasan yendo y viniendo personas de todo tipo a la vez que también vehículos, como si estuviésemos contemplándolos por la lente de una cámara fija situada a un lateral. ¡¡¡Maravilla de escena artística y animación realista!!!

En fin, una película muy recomendable, sobre todo para preadolescentes; pero igualmente encantadora y preciosa para cualquier edad. Pues siempre es bueno enfrentarse a un film de mensaje positivo y estético como de hecho es la misma idiosincrasia japonesa en general. Recuérdese que en japonés el saludo de hola se dice "CONICHIUÁ" (a la vez que se hace una reverencia con la cabeza y el tronco hacia adelante y las manos juntas, en posición de rezar, sobre el pecho), y la despedida se dice "SAYONARA" (con idéntica gesticulación de amabilidad y respeto). Y esto son cosas de agradecer no de ridiculizar ni menospreciar.

¡¡¡HARIGATO!!!, Yoshifumi Kondo, por este film tan estupendo para la vista, los oídos y el alma.

Fej Delvahe
[Leer más +]
74 de 81 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Joyas sin pulir
Una joya pulida con arte es esta cinta en la que relumbra desde lejos la influencia de Hayao Miyazaki, el mago de la animación artesanal japonesa. Studio Ghibli vuelve a echar los restos con su varita de prodigios, sumergiendo al hechizado espectador en una aventura urbana adolescente conmovedora hasta la médula.
Los fondos detallados con minuciosidad milimétrica, y el estilizado dibujo, conducen por un sin fin de imágenes que atrapan la vista y la plena atención. Un Tokio de ensueño se desborda en cada fotograma, con un tratamiento tan fiel a la realidad, y a la vez tan creativo, que la mirada se queda prendida de cada mínimo detalle, de cada destello de luz y color, de los matices del cielo, del paisaje de la gran ciudad, de los objetos más ordinarios. La superpoblada capital de Japón plasmada por las manos hábiles de los dibujantes, late con gran fidelidad al original, y a la vez con una imaginación que no tiene nada de artificial. Seduce la vibración de la enorme urbe rasgada de rascacielos y de una inaudita variedad de edificios, instalaciones y zonas residenciales más tranquilas que conviven con el verdor de parques y jardines, todo resonante de actividad, de luces y sonidos, con los cargados trenes del metro atronando en las vías, las multitudes desplazándose por las vías públicas, y el velo del sol crepuscular dorando todas las superficies expuestas. Seduce la iluminación nocturna bajo el manto de estrellas difusas.
También engancha ese diseño de los interiores de los típicos apartamentos unifamiliares que suelen contagiarse de la abarrotada cualidad de la ciudad en la que se asientan, llenos de cosas y de utensilios por todos los rincones, estantes a rebosar, libros en el suelo, las pertenencias en ese pulcro desorden de los hogares en los que los miembros habitan con la aceleración de la actualidad. Otros interiores dan la sensación de haber sido sacados de una casa anacrónica, de cuento.
Y por si no nos quedáramos convencidos con tal impacto visual, ahí tenemos por añadidura la adición de una narración impecable, un argumento que se gana por goleada la complicidad de quien ya se ha quedado extasiado ante tanto atractivo.
[Leer más +]
36 de 37 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1