arrow

Todo el santo día (2012)

Todo el santo día
Trailer
6,0
252
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Guido y Antonia son una pareja con carácteres y horarios opuestos: él trabaja por la noche como recepcionista en un hotel; ella, de día, en una empresa de alquiler de coches. Su situación se complica cuando deciden tener un hijo. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Italia Italia
Título original:
Tutti i santi giorni
Duración
102 min.
Estreno
17 de enero de 2014
Guion
Francesco Bruni, Paolo Virzì
Música
Thnoy
Fotografía
Vladan Radovic
Productora
Motorino Amaranto / Rai Cinema
Género
Comedia Drama
5
Toda la bendita noche.
La comedia romántica italiana necesita una revitalización, un cambio de aires frescos. Franquicias, o camino hacia ellas, como Manuale d’amore o las películas de Federico Moccia triunfan en su país al pertenecer a un inequívoco rastro referencial de su cultura moderna. Radiografían y simplifican sus ademanes y formalidades, pero lejos de de sus fronteras, expandiéndose a las industrias europeas, este tipo de relatos se perciben como pastelosos, superficiales y anodinos en su ausencia por trascender los fundamentos del rito romántico.

Desde hace más de una década, el cineasta Paolo Virzì también ha encontrado en la comedia su especialización y sustento, si bien a lo largo de su filmografía ha pretendido desmarcarse de los cánones arquetipos del ‘chico conoce a chica’, cosechando una expansión formal en sus rutinas narrativas y adoptando contextos, como el histórico en el caso de Napoleón y yo, que enriquecen más aún las expectativas que conciernen a la terminología referida a lo cómico.

Richard Curtis decía que, para escribir una comedia, debes tener presente desde el principio que no estás escribiendo una comedia. Este punto de partida parece desprenderse durante el visionado de ‘Todo el santo día’, pues lo sarcástico, en este caso, funciona como consecuencia de los elementos de choque y contrachoque dramáticos que, ante su empeño e insistencia, revelan todo su barniz de humor negro. Partiendo del drama, la historia que se nos cuenta obtiene mayor trascendencia, deja un poso más tangible ante las embestidas de las poéticas crueldades genéticas que contadas parejas de enamorados tiene que afrontar.

La gentileza con la que está narrada y su voluntad empática fomentan un cuento suavemente tragicómico sobre la voluntad psicótica de sacrificar una relación afectiva debido a las dificultades de procreación maternal e impotencia paternal. Toda esa ansiedad y gravedad intrínseca se presenta con evidente dulzura en una película recorrida por escenas de la vida cotidiana de la pareja, que bien podría ser identificable por cualquier otra. Virzì, en su intento por insuflar un tono muy realista a su guión, hace uso del sentimiento ceremonial tan frecuente en Italia. Algunas de estas secuencias, convites y reuniones entre los inquilinos de vecindario, rebosan de una gran frescura.

El film se beneficia de caer en muy pocas ocasiones en el sentimentalismo, evitar la verborrea fácil y dar pie a un dúo protagonista que rebosa altas dosis de compenetración y química.
Especialmente revelador resulta el debut cinematográfico de Thony, popular compositora y cantante italiana. Aseguraba, al presentar la película en Madrid, que la construcción del personaje fue del todo imprevisible, espontáneo y epiléptico. Su papel, un alter ego de sí misma en la pantalla, refugiaba gran parte de su recorrido musical y vital, por lo que ese encuentro casual de redoblado doppelgänger referencial resulta delicioso en su vertiente más ingenua y potente en su contrapeso más dramático.

‘Todo el santo día’ se revela como una comedia que formalmente no lo parece, si bien su empaque y su voluntad de trascender la alejan de la cursilería y simplonería que caracterizan las películas de su género, especialmente europeas. Por momentos, toca la fibra sensible y desarma al más íntegro en su representación de los fragmentos que se van desprendiendo durante una cronología del desamor, el anhelo y la pérdida. Si bien en ocasiones desatiende su narración para acudir a la concisión, atacando más el corazón que la razón, el todo funciona con moderada solvencia, con un acertado control del ritmo y el tempo, así como una banda sonora, compuesta íntegramente por la propia Thony, que pone la guinda a este pastel fácilmente digerible y que no provocará más empacho del que se puede esperar.

Crítica para www.cinemaldito.com
@WeisGuerrero @CineMaldito
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Llevo aquí to er puto día pa escribir esta tontería
Todo el santo día llevo dándole vueltas a por qué no me cuadra nada que una pareja tan "hipster" como la de la peli llegue a obsesionarse tanto por algo tan burgués como la paternidad biológica. Lo lógico hubiese sido que optaran por la adopción desde el principio. Toda la parafernalia de la inseminación artificial no les pega ni con cola. Y con un ginecólogo vaticano del Pleistoceno, pordiosssss.

Todo el santo día llevo dándole hostias mentales al personaje de Luca Marinelli, que es como Melendi cuando iba con la melena planchada pero en pavisoso e insoportablemente repelente. Sí, más pavisoso que Melendi, lo creáis o no.

Todo el santo día llevo soñando con estrellar contra la pared la discografía completa de Thony, la protagonista de la película, que según parece se interpreta a sí misma. Debe de ser una especie de Bebe a la italiana pero en estilosa. Os podéis hacer una idea, Bebe y Melendi juntos. Una pesadilla abominable, sólo apta para los que están de vuelta de Elm Street.

Todo el santo día llevo planteándome a qué coño viene en esta historia la subtrama de la vecina maltratada. Igual se trata de buscar el contraste entre el hombre machista, bruto y descerebrado que representa el marido y el encantador intelectual lleno de sensibilidad interpretado por Marinelli, pero hosssstia, no podía haber sido el contraste un poco menos burdo? Desde luego lo de Virzi no es la sutileza.

Todo el santo día llevo preguntándome por qué Paolo Virzi, al que presupongo un buen tipo, nunca me termina de convencer. Lo veo superentregado y cargado de buen rollito pero... qué le falta a este muchacho. Por qué todo lo que hace parece un eterno coitus interruptus. Aunque para ser sincera, de todo lo que he visto de él esto es casi lo que más me convence. Ya os podéis hacer una idea de lo que me parece el resto.
[Leer más +]
5 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil