arrow

El último metro (1980)

El último metro
Trailer
7,1
2.682
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Año 1942. Durante la ocupación de París por las tropas alemanas, un grupo de actores trata de sacar adelante una obra de teatro. Nadie sospecha que, en el sótano del edificio, se oculta el director del grupo, un hombre de origen judío que desde su escondrijo dirige la obra a través de las indicaciones que da a su mujer, que es la protagonista. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
Le Dernier Métro (The Last Metro)
Duración
128 min.
Guion
François Truffaut, Suzanne Schiffman (Diálogos: François Truffaut, Suzanne Schiffman, Jean-Claude Grumberg )
Música
Georges Delerue
Fotografía
Néstor Almendros
Productora
Les Films du Carrosse / Sédif Productions / TF1 Films Production / Société Française de Production. Distribuida por Janus Films
Género
Drama Años 40 Nazismo Teatro
"Un homenaje muy bonito al mundo del teatro y a la supervivencia en ese París invadido por los nazis. No es mi Truffaut favorito pero está bien."
[Diario El Mundo]
8
El teatro como símbolo de libertad
Título nº 19 y penúltimo del realizador François Truffaut. Se basa en un argumento del realizador y Suzanne Schiffman, desarrollado como guión por ellos y Jean-Claude Grumberg. Se rodó en exteriores de Clichy y en Paris Studios Cinema. Nominado a 1 Oscar (lengua no inglesa), ganó 10 César. Producido por Truffaut, se estrenó el 17-IX-1980 (Francia).

La acción tiene lugar en Paris entre septiembre/1942 y agosto/1944. Ante la persecución de judíos, Lucas Stein (Heinz Bennent), productor y director de teatro, desaparece y deja la empresa en manos de su esposa Marion (Catherine Deneuve), que contrata como primer actor a Bernard Granger (Gérard Depardieu).

La película describe la opresión y miseria de la población parisina en los dos últimos años de ocupación nazi. Muestra la triseza contenida, la ira sorda y la rabia ahogada que informan la atmósfera de la ciudad. Los susurros, los secretos, los gestos leves y los sobreentendidos, son los medios de comunicación obligados. El espionaje, la delación y la represión, alimentan temores y silencios. Escasean alimentos, leña y carbón y abundan hurtos y robos, en un mundo de racionamiento, colas y mercado negro de bienes de primera necesidad, mientras prolifera la furia antisemita y la perversidad de los colaboracionistas. El film constituye un homenaje al teatro. A través de los ensayos, la interacción entre actores y dirección y sus vivencias comunes, pone de manifiesto la fuerza de la escena como medio de defensa y afirmación de la libertad. Por ello levanta censuras, deseos de control y afanes de dominación. El film es la segunda entrega de la trilogía que Truffaut quería dedicar al mundo del espectáculo y que quedó inacabada al posponer el rodaje de "La agencia mágica", título de la tercera entrega, dedicada al "Music Hall". La primera había sido "La noche americana". El film recoge constantes de Truffaut, como la admiración por la mujer y su fortaleza (Marion), el amor y sus contradicciones, la infidelidad, el amor triangular, el respeto a la homosexualidad (Arlette y Jean-Loup), la ternura por la infancia. Salpica el relato de humor (jamón en estuche de contrabajo, detenciones sucesivas de Jean-Loup, chiste de las cañas de pescar). Incluye citas cultas (Chejov), cinéfilas (Jean Gabin), melómanas (Edith Piaf).

La música, de Georges Delerue, ofrece fragmentos breves, al gusto del realizador, instrumentales, vocales y mixtos, con temas dramáticos como "Paris sous l'ocupation" y "Depart de Nadine et Bernard". La fotografía, de Néstor Almendros, establece dos resoluciones de color: una realista para la vida real y otra irreal para la representación teatral. Se sirve de largos planos-secuencia, leves giros de cámara, encuadres precisos y de una paleta de color con predominio de los dorados, cremas, ocres y rojos, contrastados con marrones oscuros y negros. Las interpretaciones de Deneuve y Depardieu son brillantes. Está considerada como la mejor de las últimas películas de Truffaut.
[Leer más +]
35 de 38 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
“Escucho mentiras en la radio, leo mentiras en la prensa…”
Francois Truffaut (1932-1984) no es recordado como un símbolo de los artistas comprometidos. Nunca se afilio a ningún partido, ni solía pronunciarse sobre temas políticos en sus entrevistas y declaraciones. Firmo un manifiesto contra la guerra de Argelia en 1958 y dio su apoyo al movimiento obrero y estudiantil de mayo de 1968, hasta el punto de asistir a alguna manifestación. Pero no se declaro marxista como Jean Luc-Godard, y sus películas no se caracterizaban por denunciar las injusticias, ni por estar cargadas de reivindicaciones políticas. Únicamente, su trabajo, El ultimo metro, película ganadora de 10 premios Cesar, tiene ciertas muestras de contenido político y reivindicativo.
En esta obra de 1980, Truffaut pretende hacer un homenaje al mundo del teatro castigado bajo los nazis. La acción transcurre en el Paris ocupado de 1942, mostrando las dificultades de la vida cotidiana de un grupo de artistas: censura, presión gubernamental, guerra, racionamiento, etc.
Aparece un personaje con facetas desconocidas en películas de Truffaut, ese es Gérard Depardieu; que encarna a un valiente y antifascista actor de teatro, que siente asco por el sistema de opresión impuesto por la GESTAPO, hasta el punto de querer ser un miembro de la Resistencia. “No solo se llenan los teatros, también las cárceles”. Así es como expresa su irritación y enfado contra el régimen nazi, al que cree necesario combatir, aunque tenga que sacrificar su devoción.
Pero a su vez, sobretodo tenemos elementos tradicionales de su cine, una natural homosexualidad, el interés por los sentimientos de los personajes y sus dificultades afectivas, introduciendo su cotidiano triángulo amoroso.
[Leer más +]
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil