arrow

(500) días juntos (2009)

(500) días juntos
Trailer
6,9
60.951
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Tom aún sigue creyendo, incluso en este cínico mundo moderno, en la noción de un amor transformador, predestinado por el cosmos y que golpea como un rayo sólo una vez. Summer no cree lo mismo, para nada. La mecha se enciende desde el primer día, cuando Tom, un arquitecto en ciernes convertido en un sensiblero escritor de tarjetas de felicitación, se encuentra con Summer, la bella y fresca nueva secretaria de su jefe. Aunque aparentemente está fuera de su alcance, Tom pronto descubre que tienen un montón de cosas en común. La historia de Tom y Summer cubre desde el enamoramiento, las citas y el sexo hasta la separación, las recriminaciones y la redención, todo lo cual se suma al caleidoscópico retrato del porqué y el cómo seguimos esforzándonos de modo tan risible y rastrero para encontrar sentido al amor… y esperar convertirlo en realidad. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
(500) Days of Summer
Duración
96 min.
Estreno
23 de octubre de 2009
Guion
Scott Neustadter, Michael H. Weber
Música
Mychael Danna, Rob Simonsen
Fotografía
Eric Steelberg
Productora
Fox Searchlight
Género
Romance Comedia Drama Comedia romántica Cine independiente USA
7
Esta crítica es ficticia y cualquier parecido con personas vivas o muertas es pura coincidencia. Sobre todo tú, Victoria.
Zorra.

Es decir, que me toca recordar. De eso va todo esto. A esto nos evocan los 500 días, los muchos años y las constantes estaciones. Y la vida, claro. Los fracasos, las esperanzas, los 500 te quiero y los 1000 te odio. Y las lágrimas. Aunque fueran de mentira. Los dibujos en la mesa, las flores marchitas, los susurros en la feria, los gritos en el cine, los engaños físicos... y mentales.

Las esperas, los acelerones, las llamadas y despedidas. Los sombreros y chalecos, las burbujas de jabón, los rayos de sol y las gotas de lluvia. Las cartas de amor y desamor, las expectativas y realidades. Las copas y los bares, la playa y los pechos. Y la música.

Y los sueños. En la cama y en la clase. En la calle y en el coche. Y ellas. Y yo.

Los olores, los amigos que no se escuchan, las carreras por los grandes almacenes y los atardeceres a su lado. Y los amaneceres,; y las sonrisas anchas.

Las muñecas de trapo, los cromos alabeados y los cines de verano. Las bragas con lacitos y las calzas hasta las rodillas, las faldas con olor a naftalina y las cuevas de murciélagos. Ahh y los disfracesde superhéroes, las máscaras reales... e imaginarias. La nata... y las fresas. Los destinos. La carretera llena de curvas y las playas escondidas. Los juegos de mesa y las absentas naturales. Los cigarrillos enriquecidos y los idiomas imposibles. Lo imposible de lo nuestro. Y la culpa.

Cuando todo el puñetero planeta me las recuerda. Cuando no existe canción o película sin historia, cuando sólo yo existo porque nadie me comprende. Entonces aparece alguien que te cuenta una historia parecida. Y sonríes, porque a pesar de todo el fatalismo, sufrimiento e incomprensión “la vida puede ser maravillosa.”
[Leer más +]
563 de 673 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Tod@s son iguales
Que cada cual interprete la arroba de mi título como le de la real gana. Yo, por mi parte, la leeré como una grande, hermosa y clarísima A porque soy un tío y porque, al fin y al cabo, el gran damnificado en toda esta historia también lo es. Empatía pura y dura, dicen. Pues eso.

En cualquier caso, afirmo rotundamente que todas las mujeres son iguales (menos las de mi familia, of course) porque -como bien sostiene Tom- “en este mundo hay dos clases de personas: los hombres y las mujeres”. Y aunque mujeres las hay de todo tipo y condición, casi todas concurren en esa faceta perversa y manipuladora que tan meridianamente simboliza Summer, la destrozacorazones oficial de esta peli. Una tipa que tiene la desfachatez de mantener encoñado a un pobre gilipollas como Tom durante 500 días sin otro objetivo que pasar el rato en buena compañía y echar un casquete de vez en cuando. Algo que no censuro salvo en tres detalles muy significativos:

1.- Cuando una mujer independiente percibe que un ‘amigo especial’ se está encoñando con ella, debería echar el freno. Summer no lo hace y ello constituye un acto de crueldad intolerable.

2.- Cuando una mujer independiente se lleva a un ‘amigo especial’ a Ikea para pasear agarraditos de la mano y retozar en las camas de exposición es porque quiere dejar de ser independiente y convivir en pareja. Summer hace eso mismo sin la menor intención de asentar su relación de pareja y ello constituye un acto de crueldad intolerable.

3.- Cuando una mujer independiente presume de independiente y se lía con el primero que pasa dejando más tirao que una colilla a un ‘amigo especial’ que lleva 500 días soportando sus caprichos e incongruencias es porque esa tipa es un zorrón de mucho cuidado. Summer hace lo propio y ello constituye un acto de crueldad intolerable.

Por lo demás, nada que objetar. Webb alterna correctamente flashback y flashforward para narrarnos esos 500 días de sonrisas y lágrimas y -lo que es más importante- consigue transmitirnos con sinceridad y verosimilitud algo todos ya sabemos, o deberíamos saber: en esta puñetera vida hay tanto amor como desamor y nada, pero nada de nada, está predestinado. Todos dependemos de las casualidades y esas casualidades son las que determinarán -siendo tíos- que nos crucemos, o no, con alguna de esas Summer que pululan por ahí. Aunque, a decir verdad, si todas son iguales... lo tenemos chungo, colegas.
[Leer más +]
360 de 460 usuarios han encontrado esta crítica útil