arrow

Las furias (2016)

Las furias
Trailer
5,9
1.572
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Marga, una mujer de casi setenta años, anuncia a sus tres hijos que quiere vender la casa de verano familiar para luego dedicarse a viajar. Por tanto, los invita a pasarse por allí lo antes posible para elegir muebles, enseres o recuerdos que quieran conservar antes de que la venta se lleve a cabo. Héctor, el hermano mayor, propone aprovechar el mismo fin de semana en el que deshagan la casa entre todos para celebrar en familia su boda con la mujer con la que lleva más de quince años viviendo, y de la que todos esperaban que se separara. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ España España
Título original:
Las furias
Duración
125 min.
Estreno
11 de noviembre de 2016
Guion
Miguel del Arco
Música
Arnau Vilà
Fotografía
Raquel Fernández Nuñez
Productora
Aquí y Allí Films / Kamikaze Producciones S.L. / Televisión Española (TVE)
Género
Drama Familia
8
Retrato del comportamiento humano
Las Furias es una joya para dejarte llevar, un magnífico texto cargado de intensidad y unas interpretaciones sublimes con uno de los mejores finales que yo he visto en mucho tiempo.

Las Erinias (Furias en la mitología romana), diosas de la venganza, perseguían sin descanso a sus víctimas hasta volverlas locas, castigando con especial atención el asesinato y los crímenes contra la familia.

Miguel del Arco es uno de los nombres más relevantes del teatro actual. Dramaturgo, director y productor, debuta en el cine con Las Furias. Una película que bebe de las tragedias griegas, pero mira cara a cara a las diosas sin miedo, y las derrota purificando al espectador.

Con la dosis perfecta de sentido del humor. Que lo tiene, y colocado en los momentos precisos. Del Arco otorga el protagonismo al actor y a la palabra. Acompañado por la excelente música de Arnau Vilà y con una atmósfera sonora de una fuerza descomunal.

Brillantes y ágiles diálogos recitados por unos actores sobresalientes. José Sacristán da, una vez más, una lección de interpretación. No le hace falta hablar, una simple mirada le basta.

¿De que va? Es la historia de la familia Ponte Alegre. Y de las furias que habitan en los tres hijos: Casandra, Héctor y Aquiles (y en los seres humanos). De la incomunicación y sus consecuencias. Una familia llena de rencor y con muchas heridas abiertas sin solucionar, sin hablar...  Personajes que hablan pero no se comunican. Del Arco se sirve de la mitología griega para hacer una crítica feroz al ser humano, para vernos reflejados en cada uno de los reproches y las palabras dominadas por la ira. Porque nos guste o no, Las furias no deja de ser un retrato del comportamiento humano.
[Leer más +]
33 de 39 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Hijas de la castración
En algún momento, de los buenos, esta primera obra cinematográfica de Miguel del Arco te hace recordar a la familia Panero de El desencanto (Jaime Chávarri), o incluso Celebración (Thomas Vinterberg). Durante gran parte del relato la tensión dramática se mantiene y el equilibrio entre las difíciles situaciones existenciales de la familia y el escudo intelectual, y con cierto humor, ante las adversidades, te hace creer que nos encaminamos hacia un desenlace, cuanto menos, interesante. Pero hete aquí que al realizador se le apaga la luz en el último cuarto de hora y, bajo mi humilde punto de vista, estropea un buen trabajo actoral y un guión que, partiendo de un arranque mitológico y teatral estaba defendiendo con dignidad.

La maldición que parece acechar a este singular grupo humano desde que Leo, el padre/abuelo actor, preconizara años atrás que las hijas de Urano no cejan en su venganza hasta haber castigado a los responsables de destrozar las familias, se està desencadenando de manera imparable. Las relaciones envenenadas y los secretos pútridos irán mostrándose de forma catártica en una reunión que lleva en el lote: una boda inesperada, la venta de la mansión de los Alegre, ajustes de cuentas, el reencuentro con la apolillada memoria y la sanitaria necesidad del definitivo olvido.

En la acumulación de hechos incontrolados que afectan, de manera vital, a cada uno de los personajes es donde el realizador/escritor pierde la brújula, se pierde él y hace que se pierdan los intérpretes. A menos que el perdido sea yo y no haya sido capaz de encontrar, en la maraña, el oculto atajo capaz de conducirme a una pradera luminosa.
[Leer más +]
21 de 27 usuarios han encontrado esta crítica útil