arrow

La reina de África (1951)

La reina de África
Trailer
7,9
32.038
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Al estallar la Primera Guerra Mundial (1914-1918), Charlie Allnut (Bogart), un rudo capitán de barco con tendencia a la bebida, y Rose Sayer (Hepburn), una estirada y puritana misionera, huyen de las tropas alemanas en una ruinosa embarcación, con la que deben remontar un peligroso río. Son, a primera vista, dos seres antagónicos, incompatibles, pero la convivencia y, sobre todo, las penalidades que tendrán que afrontar juntos para sobrevivir harán cambiar radicalmente su relación. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The African Queen
Duración
106 min.
Guion
James Agee (Novela: C.S. Forester)
Música
Allan Gray
Fotografía
Jack Cardiff
Productora
Coproducción Estados Unidos-Reino Unido; United Artists / Romulus / Horizon Pictures
Género
Aventuras Romance I Guerra Mundial África
9
La reina madre
Ignoro si el cinéfilo nace o se hace pero, en cualquier caso, para serlo es necesario ver un porrón de películas; si puede ser desde niño, mejor. El cine de aventuras constituye, en este sentido, un excelente género para foguear a cualquier tierna criaturita que consienta en recorrer como espectador los interminables y variopintos senderos del séptimo arte.

Mi instinto pedagógico me conmina a encauzar esa agotadora andadura de la mano de pelis como “Las minas del rey Salomón”, “El halcón y la flecha”, “El vuelo del fénix”, “Lawrence de Arabia” , “En busca del arca perdida” y tantas otras, pero si tuviera que elegir una, sólo una, lo tengo claro: Ninguna peli de aventuras podría arrebatarle el cetro a “La reina de Africa”. La reina madre de todas las pelis de aventuras.

Huston dió forma y sentido a una peli que tiene todo lo que debe tener una cinta de aventuras que se precie: guión ameno, exteriores exóticos, buenas dosis de acción, algo de drama, algo de comedia, algo de romance y un par de actores de reconocido carisma. Pero lo mejor de todo es el innato talento del viejo John para contar historias. Probablemente ese prodigioso don es el que convierte a “La reina de Africa” en una obra asombrosamente emocionante, cautivadora y paradigmática. Sin rival.
[Leer más +]
67 de 86 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Dulce sabor de la aventura
No voy a hablar de la inverisimilitud de esta historia que a algunos parece molestar. Cuando se rueda una cinta de aventuras la credibilidad se queda a un lado. Me quedo, con todo lo demás, con aquello que Huston supo plasmar con elegancia, incluso, con los factores que le dan a la historia, un toque extraordinario. No me cansaré jamás de repetir que las aventuras que Huston dirigió son hoy por hoy, un tesoro jamás superado. Evidentemente no me refiero al nivel técnico, donde las escenas de los rápidos pueden sonrojarnos hoy en día, sino por esa destreza en conseguir que las aventuras más descabelladas puedan pareceremos reales, en conseguir un acercamiento a la historia y creer en la posibilidad de que los protagonistas pudiéramos ser nosotros.

Huston se desplazó al Congo Belga para rodar esta película que transcurría en Uganda. Con todas las incomodidades y con dos estrellas que dieron lo mejor que tenían para meterse en sus papeles. Sucios, feos, brutos y sin un ápice de estrellato. Y por eso nos lo creemos, porque olvidaron su nombre y se llenaron de selva.

Los mosquitos, los rápidos, el cañaveral son situaciones rodadas con una pericia, que yo, a miles de quilómetros de aquellos ríos tramposos, no puedo dejar de inquietarme y emocionarme. Esa es la realidad con la que John Huston sabía impregnar todas sus cintas. Esto, es “La reina de África”: el dulce sabor de la aventura.
[Leer más +]
36 de 42 usuarios han encontrado esta crítica útil