arrow

100 metros (2016)

100 metros
Trailer
6,6
6.639
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Ramón, padre de familia treintañero, vive para el trabajo hasta que su cuerpo empieza a fallar. Diagnosticado de esclerosis múltiple, todos los pronósticos parecen indicar que en un año no será capaz de caminar ni cien metros. Ramón decide entonces plantarle cara a la vida participando en la prueba deportiva más dura del planeta. Con la ayuda de su mujer y el gruñón de su suegro, Ramón inicia un peculiar entrenamiento en el que luchará contra sus limitaciones, demostrándole al mundo que rendirse nunca es una opción... Inspirada en la historia de Ramón Arroyo, un joven diagnosticado de esclerosis al que le dijeron que no sería capaz de caminar ni cien metros. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ España España
Título original:
100 metros
Duración
108 min.
Estreno
4 de noviembre de 2016
Guion
Marcel Barrena
Música
Rodrigo Leão
Fotografía
Xavi Giménez
Productora
Coproducción España-Portugal; Castelao Pictures / MGN Filmes
Género
Drama Comedia Discapacidad Basado en hechos reales Comedia dramática Biográfico
8
fiel reflejo de la realidad
Escribo esta pequeña reseña desde la óptica de un amante al cine que lleva 13 años arrastrando la enfermedad que padece Ramón Arroyo, con lo que supongo que mi grado de sensibilidad respecto a la película se ve acrecentada. Acertadamente se afronta la película como una montaña rusa de emociones, porque tras el shock inicial que supone tener esta enfermedad para el paciente y su familia, a la larga uno tiene que esforzarse en vencer una enfermedad muy dificil de llevar y hacerse fuerte. La elección de unos actores principales procedentes del sector de la comedia ayuda mucho a poner esos puntos cómicos y de relajación ante la cruda realidad que se nos está explicando e impiden que la peli sea un facilón valle de lágrimas.

A los ojos de la diversidad de pacientes de esclerósis múltiple muchos momentos nos resultan trágicamente familiares y tanto los momentos de incredulidad, de impotencia y los fuertes efectos de la severa medicación son fiel reflejo del largo recorrido del paciente hasta que asimila que debe condicionar su vida a la enfermedad, aunque el relato "a pelo" de los hechos se ve acompañado por la no menos emocionante y conmovedora historia del suegro de Ramón (un gran Karra Elejalde), cuyos tet a tet con Dani Rovira, nos vuelven a demostrar la enorme complicidad entre ambos actores, alternando momentos cómicos como de profunda reflexión sobre la vida.

Un perfecto complemento al documental de Efecto Robinson con un final made in Hollywood que hará brotar las lágrimas de los corazones más hostiles.

En el capítulo personal, es una película que servirá para dar luz a mucha gente, a una enfermedad con nombre siniestro y futuro incierto, pero donde ejemplos como Ramón Arroyo nos muestran que no hay que afrontarla con pesimismo sinó como un motivo para crecerse en la adversidad
[Leer más +]
83 de 92 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Una lección de contención
Lo voy a decir porque si no lo digo reviento.
De aquí a unos años películas monstruosamente publicitadas y con recaudaciones extraordinarias habrán quedado en películas correctas, del montón de las decentes, y otras, no me extrañaría que esta lo fuese, que han pasado modestamente, perdurarán en el grupo de la películas inolvidables, que se realizaron en homenaje a esos seres humanos que de un día para otro, no sólo poder andar 100 metros, sino ver los colores, oír los pájaros o asomarse a la puerta de la calle se convirtió en un sueño imposible. Y además dirigida con una valentía y un acierto admirable.
Tengo que decir que fue ver el elenco y la desdeñé, me imaginaba una mezcla de ocho apellidos vascos y el club de la comedia, pero no sé si fue ver la foto del cartel, dónde no sé por qué me parecía que los de entonces no eran los mismos, o por la temática lo cierto es que fui. Y no, no me equivoqué.
Debe haber sido una labor de titanes para el director y para los tres actores principales conseguir actuar sin caer en el encasillamiento del que venían. El que más complicado lo tenía por lo definido de sus papeles interpretados era Karra Elejalde, después Dani Rovira y luego Alexandra Jiménez. Y ha sido en sentido inverso, lo que es lógico, cómo han superado la prueba. Ella está fantástica, Dani Rovira ha dado pruebas de que está preparado para lo que le echen y Karra Elejalde, no quiero ni pensar en el laborioso proceso en el que se habrá visto inmerso para no caer en lo que tantas veces hemos visto. Ha sido un goce para mí ver como había instantes en los que parecía que iba a caer en el encasillamiento y como se libraba. De filigrana. Ver dialogar a los dos, lanzándose pullas y no acordarse de los ocho apellidos es un logro de una dificultad formidable. Marcel Barrena lo ha conseguido.
Esta historia sobre el dolor, el sufrimiento y el tomarle a la vida la medida que en realidad tiene, indefinida pero impredecible, que debo decir que si ha habido gente que ha llorado monstruosamente con películas recientes, con esta puede deshidratarse, está rodada con la sencillez y la simpleza que tiene la cotidianidad cuando se vuelve horrible, de pesadilla: Ese dedo que deja de obedecer, esos ojos que se oscurecen para siempre, ese momento en el que asumes que vivir no es que sea un regalo, es que es un milagro.
El protagonista se lo resume muy bien a su suegro cuando lo pone a girar al borde del barranco y una vez que ya está mareado y en el filo del abismo le dice,
-Así es mi vida.
Basada en hechos reales, al final hay fotogramas de los verdaderos héroes, la película no es sólo es un homenaje a ellos, es un homenaje a aquellos que por encima de todo y contra todo defienden esa parte que les ha tocado administrar de lo verdaderamente importante: Vivir.
Vayan a verla y si no lloran más que en la monstruosa, es que la publicidad les ha obnubilado el sentimiento. Digo yo.
[Leer más +]
38 de 45 usuarios han encontrado esta crítica útil