arrow

En cuerpo y alma (2017)

Sinopsis
María comienza a trabajar como supervisora en un matadero de Budapest, pero pronto comienzan a surgir cotilleos y rumores sobre ella. Durante el almuerzo opta siempre por sentarse sola, y es consciente de sus deberes y obligaciones, con un estricto apego a las normas. Su mundo se compone de cifras y datos impresos en su memoria desde la primera infancia. Endre, su jefe, es un tipo tranquilo. Ambos empezarán a conocerse lentamente. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Hungría Hungría
Título original:
A teströl és a lélekröl (On Body and Soul)
Duración
116 min.
Estreno
27 de octubre de 2017
Guion
Ildikó Enyedi
Música
Adam Balazs
Fotografía
Máté Herbai
Productora
Inforg-M&M Film Kft
Género
Drama Romance
8
Muy atractiva y entretenida historia de amor (muy especial, eso sí)
Pero que muy curiosa y atractiva película húngara (ganadora del Oso de Oro en el Festival de Cine Internacional de Berlín, 2017), que mezcla el género romántico (muy especial, eso sí), con el melodrama, de forma muy atractiva y entretenida, amén de divertida en ocasiones. Una fábula en toda regla, delicada, lírica e incluso a veces ingenua, o eso parece (que no lo es en absoluto).
Y es que hay multitud de pequeños detalles que hacen reír no pocas veces y sonreír con mucha frecuencia.
Existen momentos intensos, donde parece que la tragedia aflorará, mezclando la intriga con el humor de forma magistral.
Estupendas interpretaciones, peculiares y entrañables personajes, y unos diálogos cortos, con silencios esclarecedores, que gracias a un buen guión a cargo del propio realizador y de una versátil dirección que saca el mejor partido a sus positivos elementos, hacen de este trabajo un placer.
Francamente lograda, no deja indiferente a nadie.

https://filmsencajatonta.blogspot.com.es
[Leer más +]
19 de 25 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Lo que podemos ver y lo que no
El cuerpo y el alma. Lo que podemos ver y lo que no. Del cuerpo y del alma nacen respectivamente los, por así decirlo, defectos, de Endre (Morscsányi Géza) y Mária (Alexandra Borbély), los dos protagonistas de “En Cuerpo y Alma”. Él, de unos cincuenta años, divorciado, jefe de personal de un matadero en Budapest, con una paresia completa del brazo izquierdo; ella, de quizás menos de treinta, sobrentendemos que sin relaciones previas, supervisora de calidad recién incorporada a dicho matadero, con una especie de trastorno de espectro autista con evidentes dificultades socio-conductuales.

El cuerpo y el alma, el paradigma de los opuestos vitales complementarios. La fotografía y su negativo, lo indivisible pero incoalescente. Es este juego de opuestos el que pavimenta no sólo la progresión en la relación de los dos personajes, sino la forma en la que la directora húngara Ildikó Enyedi ejecuta la narración de su película, con la interposición de las composiciones oníricas que finalmente resultan cruciales para el devenir de la historia y las crudas imágenes de la realidad en el matadero.

Ahí, en un matadero, epítome de lugar donde se pone fin a la vida, empieza por así decirlo también la vida para Mária y Endre, dos personas a simple vista (en cuerpo) opuestas, como hemos dicho, pero de alguna forma unidas por una hiperconsciencia (en alma) de sí mismos, de su falibilidad, emparentadas en una cierta atonía vital, cuyo encuentro sirve para ordenar los factores necesarios para su progresión personal interna. Porque, ciertamente, “En Cuerpo y Alma” es una fábula sobre la superación de quien parece abandonado a su suerte emocional, que encuentra milagrosamente un tono dulce y agradablemente cómico en algunas escenas que, replanteadas de otra manera, resultarían casi crueles. Se podría decir que hay algo de Aki Kaurismaki en la cinta de Enyedi, a propósito de esa forma de narrar la cotidianidad con un marcado contraste de tonos: amargura, emoción y una pequeña alegría interna.

El cuerpo y el alma. Lo que podemos tocar y lo que no. Lo palpable y lo intangible, aquello que vertebra el amor o lo que entendemos como amor. Porque “En Cuerpo y Alma” es también, y probablemente aquí radica su más llamativa virtud, un cuento anómalo y bellísimo sobre los inescrutables caminos del amor, con una solución metafórica audaz e inaudita para explicar eso en realidad tan inexplicable que es la atracción entre dos personas: la sincronía de los sueños; la magia entrando por la ventana mientras la razón sale por la puerta.

El enfrentamiento pacífico entre razón y magia, tanto en las formas como en el motor de esta historia, es quizás lo que hace tan especial a la ganadora del Oso de Oro de este año en el Festival de Berlín. Razón y magia en plena revolución: la esencia de la vida, en definitiva. Y cuando alguien es capaz de capturar la poesía de lo imperfecto con gestos e imágenes, con palabras y silencios, con luz y oscuridad, toca reconocer con una discreta sonrisa de reconciliación con el cine que estamos ante una pequeña, cautivadora y maravillosa película.
[Leer más +]
13 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil