arrow

Lum, la chica invasora: Chico encuentra chica (1988)

6,9
49
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
La historia de Urusei Yatsura llega a su climax en esta animación, en la que se cuenta el final del manga (pero no es la película final). Lupa, uno de tantos prometidos de Lum, entra en escena, y Lum y Ataru tienen que volver a prevenir que destruyan la Tierra. Todo lo que Ataru tiene que hacer es decir "Te quiero", las palabras que siempre ha evitado decir a Lum. ¿Admitirá sus verdaderos sentimientos salvando así la Tierra o, por el contrario, nos llevará su orgullo a la destrucción?. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Japón Japón
Título original:
Urusei Yatsura 5: Kanketsuhen (Urusei Yatsura 5: Final Chapter)
Duración
85 min.
Guion
Tomoko Konparu (Manga: Rumiko Takahashi)
Música
Toshiyuki Omori
Fotografía
Animation
Productora
Magic Bus / Kitty Films
Género
Animación Ciencia ficción Comedia Manga Secuela Extraterrestres
Grupos  Novedad
Lamu
9
Una despedida digna
La serie Urusei Yatsura terminó en 1986. Pero aún quedaban algunos cabos sueltos.

En los años siguientes salieron a la luz unos 7 ovas que narraban algunas de las últimas historias del manga. Y no tengo en cuenta lo que se hizo después de 1989 porque fue espantoso. Los que quieran seguir bien esta serie anime para no liarse deben empezar por ver la serie televisiva (junto con las 4 primeras películas poco a poco) hasta llegar al penúltimo episodio. Luego pueden ver los 7 ovas mencionados y finalmente el episodio 195 de la serie anime. Y por último, esta película.

Inspirado en el último tomo del manga la película desencadena en una serie de líos y confusiones amorosas por parte de Lamu y Ataru. Los principales causantes de esta situación serán una pareja de extraterrestres que provienen de un mundo totalmente oscuro repleto de setas. Quizás no sea nada nuevo que Lamu y Ataru estén sumergidos en una serie de líos y confusiones amorosas. Pero esta vez hay algo nuevo y diferente. Esta serie de hechos provocará en ellos 2 una crisis seria nunca antes vista (al borde de la ruptura me atrevería a decir). Por ende, se ve a los personajes más maduros, más dialogantes y no tan absurdos e impulsivos. Pero, afortunadamente, aún se nos ofrecen situaciones tontorronas muy propias de algunos personajes.

Esta crisis hará que Lamu vuelva al principio de todo (el juego de coger los cuernos) y si Ataru no gana o reconoce sinceramente lo que siente por ella será el final del recuerdo que los terrestres guardan de Lamu y sus alocados extraterrestres.

La película es fiel al manga pero respeta la esencia del anime. Pues se nos muestra, aunque sea de forma esporádica, el club de seguidores de Lamu. Y vemos un Ataru más serio y responsable, alejado del diseño caricaturista de la serie de televisión. Pero en comparación, no vemos tampoco un Ataru irreconocible. Aún se le puede distinguir bien en la mayoría de los sentidos.

Gran parte del elenco protagonista y secundario aporta algo significativo. Por desgracia algunos personajes se limitan en aparecer en un fotograma o prácticamente no salen. En este punto el último episodio de la seria anime quedó mucho más redondo. Y técnicamente, es la película menos ambiciosa de todas. La banda sonora no destaca mucho y en comparación a la tercera y cuarta película la animación flojea un poco. Pero a diferencia de la tercera y cuarta película, el ritmo es muy ágil. Es la película más dinámica de todas (en ningún momento se hace tediosa o lenta). Y hay algunos momentos de brillantez en relación a la animación.

DESTACO la aportación significativa de muchos personajes, la tensión entre Ataru y Lamu, el clímax, la historia en sí y la escena final.

Fallos: una animación correcta pero sin muchas ambiciones como las anteriores y que falten algunos personajes en la despedida.

Y una COSA IMPORTANTE QUE DEBEN SABER LOS QUE VEAN LA PELÍCULA EN LA PARTE DE SPOILER.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
«Aunque sea mentira»
Así que este es el final del manga, ¿no? Pues vaya absurdez más grande.

Yo creo sinceramente que Rumiko se vio obligada por la presión de los lectores a crear un final a la medida del gusto del consumidor. Es decir: a la gente le gusta la pareja de Ataru y Lum, así que vamos a darles Ataru y Lum para que se sientan felices. ¿Resultado? Una historia que no se la cree nadie.

Que ahora venga Ataru a convencernos de que, ¡uy!, está perdidamente enamorado de Lum pero el orgullo le impide declararlo es el colmo del cinismo. Puede que Lum le guste un poco más que el resto, pero si es así no es por ella misma sino porque es la única que lo quiere, lo acepta y va detrás de él como un perrillo faldero, lo que le sirve para que engorde su enorme ego. Es lo que he observado durante ciento noventa y cinco capítulos, cuatro películas y otros tantos ovas. ¿Que no la va a olvidar nunca, dice? Pero si en «Remember my love» lo primero que hizo fue olvidarse de ella y se quedó tan pancho. ¿Un gesto tierno de Ataru? ¡Venga ya! Sin embargo, como la historia romántica es la que es, es la que nos han metido con calzador, estoy dispuesta a admitir que Ataru sí esté enamorado de Lum aunque ni él mismo se dé cuenta... siempre y cuando admitan los demás que el amor de Ataru es retorcido, dañino y egoísta, y que ninguna mujer debería soportar una relación tan perjudicial y enfermiza. Así que de romántico, nada.

Lum la soporta, claro, y no solo eso sino que en «Chico encuentra chica» le exigirá a su tesoro que le diga que la quiere «aunque sea mentira». Atención, ¿eh? Aunque sea mentira. Esto es terrible. Lum aguanta todo, hasta que no esté enamorado de ella. Y no importa que lo esté o no lo esté, el caso es la actitud, la posición de absoluta sumisión rastrera que mantiene Lum.

En «Chico encuentra chica» resulta que Ataru es hasta guapo, toma castaña, y Ten, ese pobre bebé a quien Ataru no deja de maltratar constantemente de la manera más sádica posible, ¡llora porque le echa de menos! Todo esto nos da la prueba de que esta película, de que este final, es impostado de principio a fin.

Porque como ya dije en otra ocasión el romanticismo de «Urusei Yatsura» la estropea. No es creíble y además es desagradable. Porque no te creo nada, Ataru.
[Leer más +]
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil