arrow

El terror de las chicas (1961)

6,2
911
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Tras ser plantado por su chica, un deprimido Herbert H. Herbert (Jerry Lewis) reniega de las relaciones románticas, y está decidido a vivir toda su vida como un soltero redomado. Entonces, encuentra trabajo en una residencia para señoritas en Hollywood, ¡y las residentes se vuelven locas con el nuevo ayudante! Es entonces cuando el desventurado Herbert pasa de ser un simple manitas a convertirse en...¡"El terror de las chicas"! (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Ladies Man (The Ladies' Man)
Duración
106 min.
Guion
Jerry Lewis, Bill Richmond, Mel Brooks
Música
Walter Scharf
Fotografía
W. Wallace Kelley
Productora
Paramount Pictures
Género
Comedia
"Lewis demuestra el talento de cineasta más allá de la contorsión facial. Los sinsabores de un joven tímido entre mujeres mil sirven de excusa para un febril, indomesticable y genial alarde"
[Diario El País]
"Divertida"
[Diario El País]
8
Sorprendente
Lo principal: esta peli (y supongo que todas las de Lewis) hay que verla en versión original. El doblaje al español de Jerry Lewis resulta ridículo, cargante, patético... Sin embargo, en su versión en inglés resulta muy muy divertido, es como estar ante una película diferente.

No me gustan demasiado las pelis Lewis/Martin, uno el tonto, otro el listo. En esta, Dean Martin no aparece y Jerry no hace de tonto. Todo es surrealista, loco, con un decorado que aparece mostrado como tal (una idea genial), gags visuales, de sonido, de guión, de gesto, ironía, parodias (una chica se parece a Marilyn, aparece George Raft interpretándose a sí mismo)... Hay escenas divertidísimas, como la del gangster, o la chica que prepara su papel con Herbert...

Pelí libre, surrealista, abstracta e imaginativa, llena de hallazgos. Y lo dicho: prohibido verla doblada si queréis disfrutarla.
[Leer más +]
11 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Casa de muñecas
Herbert H. Heebert, con el corazón roto por una novia infiel, es acogido en una residencia femenina y… nada más. Nuevamente, Lewis apunta una escueta trama para ligar una serie de gags en torno a su personaje de eterna adolescencia e inseguridad galopante. Personalidad que agudiza al interpretar también a la madre del propio Herbert; aparte de que se sirva de él para componer un histrión muy de su gusto, significa hasta qué punto Herbert está ligado a su madre.

En un único e impresionante decorado, Lewis da rienda suelta al gag absurdo y abstracto. Un servidor se partió de risa con el gag en el que Herbert huye despavorido e intenta alcanzar su habitación. Un plano general del decorado muestra a tres Herberts aterrorizados corriendo y culmina con tres sonoros e inexplicables portazos.
[Leer más +]
9 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil