arrow

Malos tiempos en El Royale (2018)

Malos tiempos en El Royale
Trailer
6,5
215
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Siete desconocidos, cada uno con un secreto, se reúnen en el hotel El Royale, en el lago Tahoe, un sitio ruinoso con un oscuro pasado. En el transcurso de una fatídica noche, todos tendrán una última oportunidad de redención ... antes de que todo se vaya al infierno. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Bad Times at the El Royale
Duración
141 min.
Estreno
16 de noviembre de 2018
Guion
Drew Goddard
Música
Michael Giacchino
Fotografía
Seamus McGarvey
Productora
20th Century Fox
Género
Thriller Crimen Comedia negra
8
El lugar donde expiar tus culpas
'Malos tiempos en El Royale' es un torbellino de personajes y situaciones y en una de las películas más entretenidas e interesantes de este 2018. Con un grandísimo reparto, un diseño excepcional, con una elección de la música exquisita y un desarrollo sorpresivo.

El cine actual es muy espectacular en lo visual, pero pierde en su narración, en su trasfondo y en un diseño global de la cinta. En 'Malos tiempos en El Royale' estos aspectos brillan porque están cuidados. El equipo detrás de la película se ha molestado por dotar al conjunto de un peso suficiente, y no relegar todo el potencial en un desarrollo diferente, aquí el envoltorio importa.

Con estos mimbres nos planteamos en una película que se va descubriendo poco o a poco, cocinándose a un fuego lento, tal vez demasiado, que nos regala algún que otro susto. Las dos o tres sorpresas con las que la película se salpica consiguen despertar a los pocos espectadores que se hayan podido quedar dormidos antes unas secuencias más pausadas. Todo ello para culminar en un arco final más caótico, pero igualmente lógico con el desarrollo global de la propia cinta, sabemos que terminaremos así.

'Malos tiempos en El Royale' es una historia de situaciones, sí, pero especialmente de personajes. El buen trabajo de guion y de planificación se nota en que ningún personaje nos chirría con lo que hace. Desde un Jon Hamm misógino que nos sorprende con un giro inesperado para su personaje en el primer arco, a un Chris Hemsworth que consigue levantar el final con más presencia física que interpretativa.

Todo el reparto lo hace bien y nos sumerge en esta historia decadente de personajes perdidos y sin rumbo, sin opción de redención y con demasiadas cuentas pendientes. Jeff Bridges y Cynthia Erivo llevan el peso principal de la historia, ambos excelentes como el cura y la cantante. La veteranía es un grado. Todo lo contrario que en el caso de Dakota Johnson, de la que no soy especial fan, que pese a su juventud logra construir un personaje secundario más que interesante. También tenemos a Cailee Spaeny, como su hermana, mucho más reducida en el diálogo, pero siendo un auténtico bombón, un regalo, para cualquier actriz que tenga en sus manos un personaje así de pasado de rosca. Y sin olvidar al joven Lewis Pullman, que no puedo evitar que me despierte ternura con esa carita que tiene, siendo también el último cartucho que se reserva la cinta.

Su estructura, dividida en capítulos, nos va descubriendo poco a poco los personajes, destapando las sorpresas una a una. Aunque se ha utilizado hasta la extenuación este recurso, no deja de ser interesante el modo y la cadencia con la que Drew Goddard decide destaparnos los capítulos, o las distintas habitaciones de este hotel delirante. Aparecen exactamente cuando necesitamos más información del personaje, nunca antes, nunca fuera de tiempo. Se nos da la información justa y necesaria, sin necesitad de sobrecargar la trama con añadidos inútiles.

También hay errores, no todo serán aciertos. La película es larga, mucho, 140 minutos para una película que podría haber contado con 30 minutos menos fácilmente. Se toma demasiado tiempo en algunos pasajes, estirando en exceso el personaje de Jon Hamm y en darle un epílogo que no aporta absolutamente nada. El final de los dos personajes, no diré cuáles, saliendo del hotel hubiese sido lo mejor. El añadido final únicamente está para satisfacer al público más ñoño, algo que no entiendo porque la película en ningún momento peca de ñoña.

Es valiente en describir personajes absolutamente deleznables, todos ellos lo son, no se libra ninguno, pero no lo hace cayendo en absurdos clichés, bueno, alguno que otro sí. Tenemos identidades falsas, personajes que se destapan como algo que no esperábamos, hombres despreciables y valientes, mujeres con un par de ovarios y las que viven pendientes de un hombre. Ninguno es un modelo de conducta, y para todos, la noche que pasan en el hotel es una penitencia que tienen que pagar para absolver sus pecados, si la superan, serán libres. 'Malos tiempos en El Royale' no deja de ser eso, un modo que tienen todos por expiar su culpa, por librarse de ella, pero al mismo tiempo de intentar afianzarse en su yo interno.

Si buscas un entretenimiento en cine que se aleje a lo típico que vemos actualmente, esta es tu película. Si buscas algún que otro sobresalto, pero elegido en el momento adecuado, esta es tu película. Si buscas buenas interpretaciones, esta es tu película.

Lo mejor: El diseño global de la película es brillante.

Lo peor: Dura mucho, le sobran 20-30 minutos.

Más críticas en https://blogs.diariovasco.com/fotograma/
[Leer más +]
1 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Malos tiempos en El Royale - Estiloso puzzle criminal de magro hueso
A las 09:00 fuimos por vez última a la enorme sala 1 del Kursaal para disfrutar, esta vez desde una localidad excesivamente lejana, de la película de clausura de la Sección Oficial: Malos tiempos en El Royale/Bad times at the El Royale, nueva película de Drew Goddard seis años después de debutar en la realización de largometrajes con la aplaudida La cabaña en el bosque. Años 70. El Hotel El Royale, ubicado a caballo entre los estados de Nevada y California, es el punto de encuentro de siete desconocidos. Son a priori muy diferentes, pero todos esconden secretos, y están vinculados por un mismo objetivo. Conforme avance la truculenta noche, los acontecimientos se acelerarán sin control hacia una confrontación violenta. Un nuevo experimento de géneros que es todo un juego narrativo y de códigos del relato de atracos, un puzzle criminal elegante y saleroso en distintos tempos y desde diferentes puntos de vista. Una película de cuidados diálogos y efectivo sentido del humor que logra que la sigamos con interés durante la totalidad de su metraje. Estupendo reparto, con mención de honor para Cynthia Erivo. Excelente fotografía, con un claro dominio de la tensión, y una selección de temas musicales que calza a la época y espíritu de la película como un guante. Una película, pese a todo, decepcionante, que va de menos a más, y que da pocas nueces para su ruido. Estupenda forma pero mediano fondo, de no demasiado interés. Realmente lo que capta el interés del espectador es la manera de presentar el relato, pues una vez se unen las piezas las respuestas a las incógnitas planteadas son simples. El guión es la gran virtud del filme y al mismo tiempo su gran defecto, pues si fuese presentado de manera lineal tendría muy poca enjundia. Película vistosa, muy digna clausura, pero que adolece de poca miga e impacto a largo plazo.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica