arrow

El tren de la vida (1998)

El tren de la vida
Trailer
7,3
3.360
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), con el objetivo de huir de los nazis y evitar el exterminio, un grupo de judíos de un pueblo de Europa del Este organiza un convoy simulando que se trata de un tren de prisioneros. Algunos de ellos no tendrán más remedio que hacerse pasar por soldados nazis.(FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
Train de vie
Duración
103 min.
Guion
Radu Mihaileanu
Música
Goran Bregovic
Fotografía
Yorgos Arvanitis, Laurent Dailland
Productora
Coproducción Francia-Bélgica-Países Bajos (Holanda)-Israel-Rumanía; Belfilms / Canal+ / Centre National de la Cinématographie (CNC) / Centre du Cinéma et de l'Audiovisuel de la Communauté Française de Belgique / Eurimages / Hungry Eye Lowland Pictures B.V / Noé Productions / PolyGram Audiovisuel / RTL-TVi / Raphaël Films / Sofinergie 4
Género
Comedia Drama Comedia dramática II Guerra Mundial Nazismo Trenes/Metros
"La locomotora argumental de la película es preciosa"
[Cinemanía]
"Perfecto equilibrio entre comedia y tragedia"
[Fotogramas]
8
El tonto genio (7.7)
Vitalidad, humor, música y penurias. "Como Kusturica", podría decir alguno. Similar, diría yo; pero por lo menos la mayoría de los chistes aquí son graciosos, y las situaciones, imprevisibles e ingeniosas.
Además, la carga crítica y su acidez son importantes. A lo tonto, a lo tonto, se cuestiona el judaísmo, la violencia, la condición humana... Siempre en clave de humor, eso sí.

No dejaré de recordar las carcajadas que solté con las inspecciones alemanas; con la aparición de los gitanos; con los "nazis de confesión israelita"; con la caótica división interna en los vagones entre judíos, comunistas y "alemanes"; y con todas las vicisitudes del tren de la vida en general.

No se debe desvelar el final.
[Leer más +]
44 de 49 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Todo es posible
Dicen las malas lenguas que antes de que Benigni supiera que iba a hacer “La vida es bella”, recibió un guión firmado por Radu Mihaileanu. A partir de aquí, la historia de Benigni y su correteo por las butacas rojas del Dorothy Chandler Pavilion ya nos lo sabemos de memoria.

“El tren de la vida” es una de esas películas para ver los días grises. Para días de frío como estos y pocas ganas de conocer mundo. Radu Mihaileanu sólo ha realizado de momento dos películas. Pero pocos son los directores del mundo que no desearan tener tan escueto y al mismo tiempo admirable currículum.

Mihaileanu consigue en esta película todo un mundo mágico con el que gozar y reír. Esta película está hecha con sencillez, con muchas ganas, con un guión muy solvente, repleto de momentos muy cómicos, de jubilosa música, del cuerpazo de Agathe de la Fontaine y de una forma modélica de mirar los problemas.

No pretende Mihaileanu, crear de cada plano una escuela, ni buscar el travelling perfecto. No busca la fotografía que nos deje anonadados, lo que quiere, es plasmar algo muy sencillo: la sencilla vida de un pequeño pueblo judío en horas bajas. La forma en la que su director consigue enlazar escena tras escena, pasando de una estrambótica situación a otra todavía más excéntrica sin que nos preocupe la credibilidad es sinónimo de buen hacer.

“El tren de la vida” a mí, al menos, me dio un empujón, me dejó esa sonrisa bobalicona de que todo puede ser posible. Incluso en los peores momentos.
[Leer más +]
33 de 35 usuarios han encontrado esta crítica útil