arrow

Navidades, ¿bien o en familia? (2015)

Navidades, ¿bien o en familia?
Trailer
4,5
1.208
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Cuando cuatro generaciones del clan de los Cooper se juntan en Nochebuena, una serie de inesperados visitantes y sucesos extraños darán un vuelco a la noche y les hará redescubrir sus lazos familiares y el espíritu de la Navidad. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Love the Coopers
Duración
107 min.
Estreno
25 de diciembre de 2015
Guion
Steven Rogers
Música
Nick Urata
Fotografía
Elliot Davis
Productora
CBS Films / Groundswell / Imagine Entertainment
Género
Comedia Navidad Familia Cine familiar
2
Cómo desperdiciar un reparto en más de hora y media
La Navidad no puede ser la excusa del 'todo vale' y eso es algo que ha hecho el equipo de Navidades, ¿bien o en familia?, una película que reúne a un elenco de actores se sobrada calidad pero muy desaprovechados en una cinta cursi, predecible y que produce tedio.

Prácticamente un resumen de los últimos años de Diane Keaton, parte del equipo de producción y una de las protagonistas de la película. Una actriz otrora brillante pero que ha perdido el norte de una forma lamentable y va dando tumbos por comedias cargantes. Y el problema no es su caída, sino que con ella arrastre a actores del talento de John Goodman o Alan Arkin. Una pareja que, inexplicablemente y tras el feeling alabado en Argo, aquí apenas coinciden en una secuencia familiar totalmente prescindible, como toda la película en general. Uno no entiende que cuando tiene la posibilidad de juntar a estos dos actores no se saque jugo de su talento y apenas queden relegados a dos personajes que no inspiran más que aburrimiento.

Así es esta suerte de melodrama navideño que escarba en la comedia sentimental y que reúne todos los clichés que se puedan imaginar -se ha puesto de moda eso de bailar a la más mínima-. A ello se suma una estructura argumental muy plana y demasiado evidente -incluido un perro como narrador- y donde que dirige Jessie Nelson, a quien se recuerda por otro trabajo moralizante y pesado como Yo soy Sam.

Porque al final eso es lo que produce Navidades, ¿bien o en familia?: una carga insoportable. Ya tendremos bastante con los cuñados, primos y parientes lejanos estos días como para aguantar el tedio de esta película prescindible a todas luces.

Más datos sobre estas y otras películas en el blog: http://argoderse.blogspot.com.es/
[Leer más +]
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Suplicio con lazo navideño
Navidad, ese momento en Estados Unidos en el que las familias se reencuentran después de varios meses y cruzan multitud de kilómetros para pasar unos días en una casa enorme en la que todo está perfectamente en su sitio. Y Navidad, también es ese momento en el que se estrenan, solo en los mejores cines, películas entretenidas que explotan la parte cómica de estos encuentros y que animan a la gente a reír durante un par de horas. Con este título, “Navidades, ¿bien o en familia?” decepciona, y mucho.

Porque lejos de exprimir esas situaciones que se generan en una casa con tanta gente tan diferente, tan divertidas a priori, la película intenta mostrar la parte dramática, con los problemas que cada uno arrastra y que deben ocultar para ser, por una noche, tan felices como desearían ser. Y para conceder más protagonismo a cada uno, el guión narra el día de cada uno como si fueran independientes, enorme error de nuevo. Esta narración es irregular y aburrida, y mientras alguna historia tiene un ligero pase, la mayoría son francamente fallidas (Arkin y Seyfried? En serio?).

Desde el comienzo, con una voz en off bastante desacertada y que le da un tono impersonal, uno entiende que se va a divertir poco o nada. A cada paso, vemos los dramas de cada personaje como si de verdad importasen, pero Nelson, bastante inexperto en narraciones múltiples, es incapaz de mostrar emociones en cada una. Todas son planas y carentes de sensaciones, las típicas historias blandas y lacrimógenas destinadas a aumentar en nosotros el espíritu navideño. Todo muy aburrido y casi siempre insoportable.

Seguramente haya mejores títulos para disfrutar en las vacaciones navideñas, de hecho solamente es digerible si no te has dejado guiar por el conocido elenco y estás dispuesto a echar unas cuantas cabezadas al calor de la calefacción y refugiado por la oscuridad de una sala en la que todos estarán haciendo lo mismo.
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil