arrow

Bonnie & Clyde (1967)

Bonnie & Clyde
Trailer
Añadir a listas
Sinopsis
En la época de la Gran Depresión, una banda de jóvenes delincuentes, encabezados por la pareja formada por Bonnie Parker y Clyde Barrow, recorre los Estados Unidos asaltando bancos, favoreciendo a los humildes y ridiculizando a las autoridades. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Bonnie & Clyde
Duración
111 min.
Guion
Robert Benton, David Newman
Música
Charles Strouse
Fotografía
Burnett Guffey
Productora
Warner Bros. Pictures / Seven Arts
Género
Acción Drama Thriller Crimen Años 30 Gran Depresión Drama romántico Robos & Atracos Road Movie Película de culto
Grupos  Novedad
Bonnie & Clyde
7
Del bosque de Sherwood al Medio Oeste americano.
Bonnie & Clyde era una de mis películas favoritas de niñez y digo era porque desde hace un tiempo ha dejado ya de ocupar ese honor en mis preferencias.

Los motivos son variados pero digamos que me molesta profundamente toda esa cultura pop de considerar a los delincuentes como víctimas de un sistema que no les dio oportunidades y por tanto toman lo que necesitan por su cuenta, eso sí, siempre sin molestar a los pobres y yendo contra el poder.

Hablando claro, la manera de presentar de forma sistemática a los Burrow como unos Robin Hood de la Depresión es algo que termina por calar en mucha gente cuando es completamente falso. La película es partidista, en todo momento pretende orientar y llevar al espectador del lado de la banda Burrow. Y eso no me gusta nada.

La señorita Burrow no era ninguna intelectual, porque casi parece que va a ser propuesta al Nobel, lo que pasa es que el resto de la banda eran zafios y vulgares y en una época de puro analfabetismo como aquella, escribir como lo hacía ella parecía la pera limonera.

Además mataron a más de una docena de personas y no todos fueron policías precisamente. Presentar una y otra vez a los Burrow como víctimas en sus propios robos al utilizar la violencia el resto contra ellos cuando sólo quieren unos sandwiches es a mi juicio un alejamiento de la realidad y un acercamiento al romanticismo que aún siendo interesante no es lo que más me interesa.

Presentar también al Ranger de Texas como un ser pérfido y bastante desagradable va en esa línea de sociedad sin amor que intenta destruir a los que realmente se aman.

La acción además está por delante del drama en todo momento y eso hace que gane en ritmo pero pierda en psicología y sobre todo en razones más que en sentimientos.

La película aún así tiene muchos puntos a favor, empezando por la dirección de Arthur Penn, que me parece que es de lo mejor que hay dentro del segundo escalón donde se encuentra o al menos yo le pondría. Es más, no tiene la fama de muchos y sin embargo es superior a estos en frescura e impacto de sus historias. Hoy está semiolvidado por el gran público y sus películas apenas aparecieron entre los cientos de listados que pudimos leer con motivo del final del siglo XX.

Lo mejor es la belleza de Faye Dunaway, probablemente entre las diez mujeres más hermosas de todos los tiempos de la historia del cine. Y encima buena actriz, aunque no suficientemente reconocida a mi juicio. Y es que a veces ser tan guapa es un problema. ¿Cómo se puede dar el Oscar a Estelle Parsons? Su actuación no ni de lejos mejor que la de sus compañeros, en tal caso más chirriante y acentuada, lo que particularmente sólo me produce rechazo ausencia de admiración. Lo de Hackman lo acostumbrado, es decir, muy bien, y para aquellos que desprecien a Gene Wilder no tienen más que ver su breve pero estupenda interpretación para que vayan cambiando de opinión.
[Leer más +]
83 de 121 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Kiss Kiss Bang Bang
Películas como "Bonnie & Clyde" supusieron una auténtica revolución a finales de los 60 y marcaron el camino a seguir hacia una de las mejores épocas de la historia del cine: la década de los 70. Recomiendo encarecidamente la lectura del inmejorable libro del siempre ácido Peter Biskind "Moteros tranquilos, toros salvajes".

Hay varias cosas que hacen que esta película sea un referente. La primera de ellas es la más obvia de todas: la seca, cortante y directa violencia que muestra. A día de hoy sigue impresionando la secuencia final, por lo que se deduce que en 1967 debió ser una absoluta transgresión a todos los niveles. La estilización de dicha violencia sería también objeto principal de otra de las grandes películas de la época, a saber: "Grupo salvaje" de Sam Peckinpah, otro punto y aparte en el género del western. Junto con "La semilla del diablo" de Roman Polanski son, en mi opinión, las tres películas más importantes del cine americano de los 60.

La segunda cosa que hace de "Bonnie & Clyde" una película visionaria y pionera es el hecho de la ruptura total y sin paliativos de la necesidad de identificación del espéctador con el héroe clásico. La película muestra a los personajes tal y como son, con una libertad moral sin precedentes. No importa que sean un auténtico peligro en potencia para todo el que se cruce en su camino. Aquí lo que prima es la sensación de mantenerse completamente vivo en una huída a la perdición. Los personajes saben que tarde o temprano acabarán con más agujeros que un colador (así lo demuestra el poema que recita Bonnie) pero no les importa porque hacen lo que quieren hasta que les dejen, es decir, se sienten libres.

La tercera y última circunstancia a tener en cuenta de la película de Arthur Penn es su particular estética visual, sin lugar a dudas muy influenciada por la Nouvelle Vague (el film fue ofrecido en primera instancia a François Truffaut) y que tiene como punta de lanza la excelente fotografía de Burnett Gufey. Un aspecto que también es extrapolable a otros elementos de la cinta, como por ejemplo el vestuario o la dirección artística.

"Bonnie & Clyde" estaba destinada a convertirse en un clásico imperecedero y lo ha conseguido sobradamente. No sólo es quizá la primera Road Movie de la historia sino también una de las primeras en entender la violencia como fin y no como medio para llegar a un objetivo. Probablemente por ello fue tan tremendamente controvertida en su momento y aún hoy la sombra de su trangresión siga estando tan vigente como el primer día. Sin duda una tremenda patada en los testículos a la moralidad de los grandes relatos.
[Leer más +]
52 de 61 usuarios han encontrado esta crítica útil