arrow

El Cid (1961)

El Cid
Trailer
6,7
7.311
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En la segunda mitad del siglo XI, Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador, se hizo célebre por sus victoriosas campañas contra los musulmanes (conquista del Reino de Valencia). Acusado injustamente de traición, Rodrigo mata en duelo al padre de Jimena, que lo rechaza y se encierra en un convento. Este es el punto de partida de numerosas peripecias: las intrigas del conde García Ordóñez, el desafío del rey Ramiro de Aragón y su enfrentamiento con Alfonso VI (Jura de Santa Gadea), que lo desterró de Castilla. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
El Cid
Duración
184 min.
Guion
Philip Yordan, Fredric M. Frank
Música
Miklós Rózsa
Fotografía
Robert Krasker
Productora
Coproducción Estados Unidos-Italia; Dear Film Produzione / Samuel Bronston Productions. Distribuida por Rank Organisation, The / Allied Artists
Género
Aventuras Histórico Siglo XI Biográfico Edad Media Cine épico
"Aunque falsea la historia a su antojo y está llena de anacronismos, mantiene buena parte de su esplendor y fascinación, recreando la historia medieval con un estilo que adopta ciertos códigos del western."
[Diario El País]
10
HÉROE DE LEYENDA
"El Cid" es la película con la que Hollywood rindió homenaje a nuestro héroe más universal, siempre claro está, desde su particular visión y estilo.
Ello hace que la obra de Anthony Mann se permita algunas licencias y algunos giros, que muy poco o nada tuvieron que ver con la realidad. Sin embargo, una densa nebulosa ha envuelto siempre al personaje de Don Rodrigo Díaz de Vivar, convirtiendo su vida en algo más próximo a la leyenda que al hecho histórico real, con lo que este punto se puede disculpar, pues además, no podemos olvidar que estamos ante una simple película.
Más allá de estas consideraciones, "El Cid" contó con un reparto inolvidable, encabezado por un genial Charlton Heston muy metido en el papel y por una grandiosa Sophia Loren. El argumento está tratado con mucho gusto, de una forma elegante y no se repararon en gastos a la hora de realizar la película.
Además conviene tener en cuenta la época en la que se rodó "El Cid", con lo que tiene mucho mérito el resultado obtenido, ya que los medios con los que se contaban no eran los de ahora.
En definitia y a mi modo de ver, nos encontramos ante una de las grandes películas de la historia del cine y por ello, lo mínimo que se puede hacer es verla con atención, para por lo menos poder opinar con criterio sobre ella.
Si alguna vez en su vida soñaron ser héroes de leyenda, guerreros audaces, caballeros andantes, princesas, reyes, reinas, etc, seguro que les gustará la película.
Ya me contarán.
[Leer más +]
66 de 72 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
EL CID, EL GRAN CHARLTON HESTON, HA MUERTO; PERO ¡POR DIOS QUE SIGUE VIVO!
Hoy 6 de abril de 2008, cuando hago esta crítica, acabamos de perder al gran Charlton Heston, personificación viva del gran Moisés, del gran Ben-Hur, del gran sobreviviente en este nuestro planeta de simios, el mejor actor del cine de leyenda y épica con mayúscula.

Magnífico actor que nos mostró en numerosas ocasiones y de muy diversas formas al prototipo de héroe, de persona extraordinaria, de no cobarde y sí del "más valiente entre mil"; de hombre con hombría, capaz de liderar acciones que nadie tiene coraje de emprender, de comportamiento sin miedo al qué dirán. Un tipo raro, poco dado a la chabacanería, que si hubiese nacido en España lo habría tenido muy difícil para trabajar o recibir reconocimiento en corporaciones de información como TELE 5, donde la copa de la trascendencia humana se reduce a enarbolar el chismorreo como un valor formativo de masas.

¡Qué tenía fallos? Por supuesto, todo ser humano los tiene, hasta tal punto que el propio Jesús de Nazaret, aquél maravilloso ser que dicen que nunca pecó, se pasó alguna que otra vez ya insultando de manera fortísima a todos los fariseos, ya descargando el látigo con ira contra los mamonazos del dinero y el templo.

Si Charlton Heston encarnó a héroes y a la par defendía el derecho de portar armas para defenderse de los "cabrones" (que hay muchos por doquier), es al fin y al cabo comprensible, pues quien tan fielmente se metió en personajes de bravura honesta y paradigma de hombría que pugna noblemente en defensa propia, con toda lógica debía tener en su ser mucho de eso mismo que tan bien interpretaba, nos guste o no.

Ha muerto, ¡PERO POR DIOS QUE SIGUE VIVO!, el actor por excelencia de personajes míticos que siempre nos motivarán a ser guerreros que respetan a sus enemigos, a tener el valor de luchar de frente y con la cara al descubierto —¡que aprendan del Cid y de Charlton Heston, a defender su honor, su gloria y sus ideas, gente como los terroristas de ETA, los políticos del PNV y la policía autonómica vasca, todos ellos con la cobarde costumbre de ocultar su rostro tras máscaras!—. Si algo dejó bien expuesto a todas luces el gran Charlton Heston es que era un hombre que daba la cara y que se arriesgaba a que se la rompieran o a perderla por sus convicciones; por ej.: apoyó públicamente la igualdad los derechos de las personas negras y se opuso a la segregación de la gente por su color, en aquellos años en que había que tener mucho redaños para plantear esto abiertamente en EE.UU.

Y por último, cualquiera puede ver emocionadamente y sin cansarse, cincuenta o doscientas veces varias de las películas en las que fue actor principal Charlton Heston, por ej. aquella en la obtuvo un Oscar: "Ben-Hur". ¿Se puede decir lo mismo de la mejor película dirigida por ejemplo, por Pedro Almodóvar, Julio Medem o Juan José Bigas Luna?

¡¡¡Cincuenta y cinco hurras por ti CHARLTON HESTON y larga vida para siempre!!!

Fej Delvahe
[Leer más +]
62 de 84 usuarios han encontrado esta crítica útil