arrow

Ninotchka (1939)

Ninotchka
Trailer
8,0
14.083
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Los camaradas Iranoff, Buljanoff y Kopalski han sido enviados a París para obtener dinero para el Gobierno ruso mediante la venta de las joyas confiscadas a la gran duquesa Swana, que vive en la capital francesa. Los tres camaradas se instalan en un hotel de lujo mientras los tribunales franceses deciden quién es el verdadero propietario de las joyas. El Gobierno ruso envía a Nina 'Ninotchka' Ivanovna Yakushova a arreglar las cosas. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Ninotchka
Duración
110 min.
Guion
Charles Brackett, Billy Wilder, Walter Reisch (Historia: Melchior Lengyel)
Música
Werner R. Heymann
Fotografía
William H. Daniels (B&W)
Productora
Metro-Goldwyn-Mayer (MGM)
Género
Comedia Romance Comedia romántica Comedia sofisticada
7
La dama proletaria y el conde vagabundo
Ernst Lubitsch: cáustico y elegante; Greta Garbo: virtuosa y elegante; Melvyn Douglas: simpático y elegante (un dandy en blanco y negro). Lubitsch se mueve como pez en el champagne por las interminables estancias del hotel más chic de Paris. Mais oui! Y la Garbo, cuando ríe, parece... ¡una comadreja!, de labios finísimos y dientes afilados; pero, cuando llega la hora de los primeros planos -los ojos, la mirada chispeante, contenida-, se para el tiempo. Su rostro posee tal intensidad que obliga a rendirse a lo evidente: existe el absoluto en la belleza. Cuando la Garbo habla por teléfono, hay alguien al otro lado; cuando la Garbo camina, lo hace sobre pétalos de rosa. Y cuando Lubitsch dirige, sentimos el bouquet del movimiento, ay. ¡La escena de la farola, en medio del tráfico, en la que se conocen-desconocen los protagonistas! ¡Los movimientos de cámara dentro de la suite royale! ¡El colorido blanco y negro! El fondo político no pasará a la historia de la sutileza, pero tiene chispazos de gracia. Una buena comedia en forma de templo, con su diosa bien plantada en medio de la escena, subida a un pedestal de terciopelo. ¡Qué bien!
[Leer más +]
66 de 78 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Garbo ríe
Una de las pocas comedias de Greta Garbo, rodada en 1938 en París y en los estudios de la Metro. Basada en un musical de Broadway titulado "Silk Stocking", obtuvo 4 nominaciones a los Oscar (película, actriz principal, historia original y gruión).

La acción tiene lugar en París, Moscú y Constantinopla en 1938. Narra, en clave de comedia, la historia de amor entre una rígida y fría agente sociética, Ninotchka (Greta Garbo) y un distinguido playboy, el conde León d'Algout (Melvyn Douglas). La película desarrolla una elegante y divertida crítica del comunismo y del régimen soviético de la era de Stalin, que presenta adusto, totalitario y amenazador (depuraciones, deportaciones a Siberia), frente a la libertad, alegría y diversión del sistema occidental. También critica el régimen nazi, al mostrar con aire de extravagancia un saludo a mano alzada entre una pareja o matrimonio, en la estación del tren. Sobre todo, Lubitsch y la película ofrecen una estudio profundo y apasionado del ser humano, que no se adapta a las conductas rígidas, a la gravedad de las consignas, a la ebullición ideológica, a la vida bajo amenazas y peligros constantes, porque está hecho para la alegría, la risa, la amistad, la vida social, la libertad, la iniciativa personal y el libre pensamiento y para el amor, que rompe convenciones y moviliza energías de fuerza incontenible. Es, además, una comedia que rebosa ironía, comicidad, farsa y sátira, en una narración realizada con gusto, finura y sutiliza. El trío de agentes bolcheviques aporta uno de los motivos principales de humor, que se completa con la figura hierática de Ninotchka, sus justificaciones ideológicas y su inicial falta de sentido del humor.

La música combina antiguas melodías vienesas de cuerda con modernos fragmentos de viento y percusión. La fotografía mueve la cámara con agilidad y diligencia, haciendo uso de giros soberbios y travellings extraordinarios, como el inicial que sigue el recorrido del recepcionista del hotel y el de aproximación desde el aire a los agentes rusos en el aeropuerto de Constantinopla. Merece destacar el "efecto Lubitsch" que se utiliza para presentar la comilona de los bolcheviques desde fuera de la puerta de la suite en la que tiene lugar la acción. La imagen está tratada con una paleta de grises de extraordinaria riqueza. El guión, basado en una historia original de Melchior Lengyel ("To Be Or Not To Be"), contiene unos diálogos brillantes y una magnífica descripción de la trama. La interpretación de los protagonistas es soberbia. La dirección imprime a todas las escenas el delicioso "toque Lubitsch".

Estrenada en noviembre de 1939, dos meses después del inicio de la II GM en Europa, obtuvo un gran éxito de público. Obra memorable y míticia, ha sido objeto de varios remakes y de numerosas imitaciones.
[Leer más +]
49 de 57 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1