arrow

American Gangster (2007)

American Gangster
Trailer
7,6
73.271
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Nueva York, 1968. Frank Lucas (Denzel Washington) es el taciturno chófer de un importante mafioso negro de Harlem. Cuando su jefe muere inesperadamente, Frank aprovecha la oportunidad para construir su propio imperio. Gracias a su talento, se convierte no sólo en el principal narcotraficante de la ciudad, inundando las calles con productos de mejor calidad y precio, sino también en un hombre público muy respetado. Richie Roberts (Russell Crowe), un policía incorruptible marginado por su honradez que conoce bien las calles, se da cuenta de que una persona ajena a los clanes trepa por la escalera del poder. Tanto Roberts como Lucas comparten un estricto código ético que les aparta de los demás y los convierte en dos figuras solitarias en lados opuestos de la ley. Cuando se encuentren, el enfrentamiento entre ellos será inevitable. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
American Gangster
Duración
157 min.
Estreno
28 de diciembre de 2007
Guion
Steven Zaillian
Música
Marc Streitenfeld
Fotografía
Harris Savides
Productora
Universal Pictures / Imagine Entertainment / Relativity Media / Scott Free Productions
Género
Thriller Drama Neo-noir Mafia Drogas Años 60 Años 70 Basado en hechos reales
"Ridley Scott: a un paso de la cima. (...) con momentos de gran visceralidad (...) pero el género [de mafiosos] permanece igual que antes (...) una buena película, con buenos personajes y con unos grandes actores. Que sólo es poco para Scott. (...) Puntuación: ★★★ (sobre 5)."
[Diario ABC]
"Magnífico guión (...) Una perfecta narración en imágenes que va a lo sustancial de la trama, haciéndose corta su larga duración."
[Diario El Mundo]
7
Héroes suburbanos
Frank Lucas era un tipo que se preocupaba por los suyos, que velaba por la seguridad de sus seres más queridos ante todo pero, también, uno de esos tipos que no aceptaba un error... ni de su propio hermano, y así parece que llegó a convertirse en uno de los narcotraficantes de mayor influencia, alguien directo, con las cosas claras y sin muchos remilgos en el momento de hacer su trabajo, sin embargo, también era uno de esos héroes suburbanos, pues no por actuar en beneficio propio y ser distribuidor de una de las mayores adicciones que existen actualmente, dejaba de situarse al lado de toda aquella gente que convivía en el barrio que había habitado, en aquel barrio donde se congregaban todo el gentío que no tenía un status mayor y que siempre agradecían una ayuda, y hacía lo propio. Y puede que ese aspecto no quede demasiado explicitado en "American gangster", pero es uno de los no pocos y geniales detalles de la nueva obra de Ridley Scott.

Situar a Washington tras de ese personaje, no es más que una garantía de que todo funcionará como debe funcionar, porque el papel de una persona con ese ímpetu, ese carácter y esa vehemencia natural no podría caber en otras manos que no fueran las de este brillante actor, uno de los que, con un sólo gesto, con unas pocas palabras, son capaces de arrancarte el mismísimo sentido, porque posee una potencia deslumbrante y un porte único.
Al otro lado, Russell Crowe, dando vida a un tipo mucho menos impulsivo, uno de esos cuya honestidad y principios barren con todo... ante él no hay amigos ni compañeros, si estos cruzan la línea inadecuada.
Y para qué negarlo, el neozelandés en una genial réplica, no necesita a Denzel ante sí para que estemos palpando una actuación de calidad.

Entre todo, Ridley enarbola su relato con una ambientación áspera y turbia en ocasiones que ejerce de perfecto contrapeso al impetuoso retrato de la época, tan funcional como logrado.
La pericia con la que está todo narrado no hace más que añadir un plus de notabilidad a la propuesta, desgranando esa historia sobre policías corruptos, que por el último gramo barrerían con lo que fuera, aunque pusieran en peligro a sus propios compañeros, desvelando sin desechar ni un sólo detalle las idas y venidas de Frank por conseguir arrancar en un mundo donde jamás aceptaría ser el pelele de nadie y sumergiéndolo todo en un halo de perspicacia, gracias a secuencias que, una tras otra, aportan no sólo interés, sino una intencionalidad inmensa.


(Al maldito spoiler)
[Leer más +]
108 de 161 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
El Obama del narcotráfico
Cuando yo mande, legalizaré las drogas. No es que me gusten, y he visto todas las cosas malas que les hacen las drogas a la gente que las toma, desde los fétidos alientos de las fumadoras de cigarrillos mentolados a las caras de los desdentados zombies en chandal que pasean sus monos por los callejones, pero es que ahora que son ilegales se venden igualmente y me da rabia que los narcotraficantes se estén forrando a costa de la salud de un montón de gente.
Si no podemos impedir que se comercie con droga, al menos que los beneficios sean para todos. Me refiero a que unas drogas legales igual de caras podrían estar cargaditas de impuestos y por el mismo precio los drogatas en lugar de estar finanzando criminales estarían arreglando la educación pública, la sanidad o los programas de TVE, y todavía sobraría dinero para hacer campañas contra la drogadicción. Quizá incluso habría menos drogadictos, quién sabe, lo que sí que es seguro es que podríamos sentirnos orgullosos de dejar que cada cual se mate a su manera.

Pero hoy en día, tal y como está montado el sistema, los valientes representantes de las fuerzas del orden se pueden sacar más pasta aceptando sobornos de narcotraficantes que encarcelándolos, y es una pena.

En esta peli sale el Russell Crowe interpretando el papel de un poli que no, que ante un dilema así prefiere ser pobre pero honrado. Ya ves tú. Supongo que la Guardia Civil y los Mossos d'Esquadra deben ser todos como él, pero en la peli se hace raro.

Por otro lado, el jefe de los narcotraficantes es el Denzel Washington, pero desprende tanto carisma que parece Barack Obama. Habla tan bien y viste tan elegante y es tan joven y tan guapo y tan negro que casi dan ganas de inyectarse heroína en todas las venas de los brazos y los pies para que le vaya bien el negocio.

Así en confianza, aunque sea de Ridley Scott a esta peli parece que le cuesta un poco arrancar, y dura dos horas y media, y a ratos decae el ritmo, pero igualmente mola porque es de mafiosos.

Nota: notable.
[Leer más +]
77 de 100 usuarios han encontrado esta crítica útil