arrow

Se interpone un hombre (1953)

6,6
209
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Berlín, época de posguerra tras la II Guerra Mundial, la británica Susanne Mallison (Claire Bloom) viaja a Berlín para visitar a su hermano mayor, que se ha casado con una alemana. Allí conoce a un hombre muy enigmático (James Mason) y, sin darse cuenta, queda atrapada en una red de espionaje en plena guerra fría. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
The Man Between
Duración
100 min.
Guion
Harry Kurnitz, Eric Linklater (Historia: Walter Ebert)
Música
John Addison
Fotografía
Desmond Dickinson
Productora
British Lion Film Corporation / London Film Productions
Género
Drama Thriller Espionaje Guerra Fría Drama romántico
6
Berlín antes del muro
Después de "El tercer hombre" Carol Reed quiso repetir éxito con otra historia de posguerra donde se mezcla romance y una ciudad en un momento histórico concreto. Naturalmente no lo logró, aunque "Se interpone un hombre" es una película estimable.

En este caso hay un retrato de la Berlín de los primeros inicios de la guerra fría. Aún no existía el muro, y entre el sector occidental y oriental habían muchos trapicheos de espías y gente de mal vivir.

Menos el personaje de Claire Bloom todos, excepto su hermano, hacen de alemán. Incluso James Mason, actor fetiche de Reed, cuela como germano con un alemán bastante decente. La historia romántica es un poco de sopetón, pero no está mal del todo.
[Leer más +]
11 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Carol Reed: como pez en el agua.
Tres films bastaron para que Carol Reed ganara el reconocimiento internacional a su cine: “Odd Man Out”, “The Falling Idol” y “The Third Man”. En ellas el director londinense demostró una habilidad innata y pocas veces vista para manejar el suspense y la intriga. Habilidad por otra parte que ya demostró a comienzos de los cuarenta con la magnífica “Night Train to Munich” y que auguraba lo que ya muchos críticos de las Islas habían apuntado tras haber seguido su notable carrera, desde sus comienzos en el teatro como director de escena a su posterior salto al cine a mediados de los años treinta.

Y es que tras el relativo fracaso de la cinta que prosiguió a “The Third Man”, “Outcast of the Islands” (1952), Reed decidió volver al terreno donde mejor se manejaba y con el que había obtenido la gloria absoluta. Además, decidió contar con su actor preferido, James Mason, para filmar esta historia de espías en la Berlín ya dividida de después de la Segunda Guerra Mundial. En esta ocasión, Mason interpreta a Ivo Kern un personaje extraño que trafica con personas desde la Berlín Oriental para pasarlas a la zona Occidental. Con Ivo se encontrará Susanne Mallison (Clair Bloom), una chica londinense que llega a Berlín a visitar a su hermano Martin Mallison (Geoffrey Toone), un oficial del ejército británico, y a su esposa Bettina Mallison (Hildegard Knef). Será a través de ésta como Susanne conocerá a Ivo y ambos darán comienzo a una relación que tendrá que sortear los peligros y problemas de una Berlín separada en dos bloques.

Hay dos aspectos que Reed trata con una generosa delicadeza. Uno, es la fisonomía de la capital alemana tras el conflicto. Ya desde las primeras escenas, la llegada de Susanne a casa de su hermano, se advierte un entorno posbélico muy acentuado a medio camino entre lo ruinoso y lo fantasmagórico. El énfasis que Reed da al contexto le sirve para desarrollar su capacidad de dirigir los hechos hacia una incertidumbre continua que mantiene siempre ocupada la atención del espectador. Otro, es el excelente trato que el cineasta hace de la pareja protagonista. Ya no solo por la evolución y posterior desarrollo de esa relación en “tiempos difíciles” sino por como es capaz de dirigir a Mason y Bloom, tan diferentes en edad como en registros, obteniendo de ellos magníficos trabajos y una compenetración magnífica.

“The Man Between”, un film que pasa desapercibido en la brillante filmografía del tercer hombre pero que cuenta con numerosos elementos característicos de un director que hizo del cine de suspense algo grande. Si disfrutan con Hitch y les siguen seduciendo como siempre las historias de espías y Guerra Fría aquí tienen otra cita. No les defraudará.
[Leer más +]
9 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil