arrow

El poni rojo (1949)

5,2
69
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Adaptación de una novela de John Steinbeck. Tom Tiflin es un niño que vive en una granja de California con sus padres y con el intrépido Billy Buck. A Tom le regala su padre un pony rojo para ganarse su simpatía. El pony se convierte entonces en el centro de la vida del niño. Billy, que fue, en otros tiempos, un profesional del rodeo, le ayuda a adiestrarlo. Pero un día de lluvia el animal se escapa y regresa enfermo. Billy intenta curarlo con la ayuda del abuelo de Tom, recién llegado a la granja, pero el estado del pony es grave. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Red Pony
Duración
89 min.
Guion
John Steinbeck (Relato: John Steinbeck)
Música
Aaron Copland
Fotografía
Tony Gaudio
Productora
Lewis Milestone
Género
Drama
Grupos  Novedad
Adaptaciones de John Steinbeck
5
Red pony
Película familiar poco efectiva, donde un niño pasa su infancia en un rancho bajo las diferencias entre sus padres y su abuelo. Y con la atención de su mejor amigo, Robert Mitchum.

En aquellos años solían hacer películas familiares muy interesantes como "El despertar" y "La gran prueba".
Lewis Milestone que fue un director muy interesante, dirige su peor película que he visto.

"El poni rojo" es una de esas películas para olvidar, que ni sus actores salvan...
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Las promesas deben cumplirse
Fue en episodios y en varias revistas que, el escritor John Steinbeck, publicó primero “The red pony” (1933-1936) y sólo, en 1937, aparecería publicado como novela. El libro contiene una serie de aventuras que transcurren en un rancho de California, entre un chico llamado Jody Tiffin, sus padres, un mayordomo experto en caballos llamado Billy Buck y el abuelo materno que no para de hablar de La caravana de Oregón, de la cual un día hiciera parte.

Habiendo triunfado cuando trabajaron juntos en “Of mice and men”, la primera adaptación que, de una novela de Steinbeck, se hiciera para el cine, era de esperarse que, el director Lewis Milestone, volviera a interesarse por otra obra del Premio Nobel de Literatura y la ocasión se presentó una década después, cuando escritor y director se asociaron con Charles Feldman de los estudios Republic.

Fue, éste, uno de los filmes más personales que hubiese podido realizar Milestone, y el chico que eligió como protagonista, Gerald Perreau –hermano de Gigi-, decidió desde ese momento llamarse Peter Miles (de Milestone) en honor al director con el que tenía su primer rol protagónico. Su relación fue muy estrecha y el muchacho logra ofrecernos una personalidad de temple bastante ejemplar.

La puesta en escena logra una satisfactoria recreación de época y en un bellísimo paisaje magníficamente fotografiado por Tony Gaudio, la historia transcurre en un ambiente de intimidad donde se ejemplariza esencialmente la vida familiar. La premisa narrativa resulta muy interesante, cuando vemos la manera como los padres y el niño procuran relacionarse. El padre no siempre acierta; la madre se muestra un tanto fría y distante porque guarda dentro de sí un incontrolable temor… y el niño lucha para sacar adelante al potro que le han regalado, el cual pareciera predestinado a brindarle unas aleccionadoras experiencias que lo preparen para la frustración y otros aprendizajes necesarios en la vida.

Entre ellos, Billy se esfuerza para hacer lo suyo con la mayor altura y esperanzado en no decepcionar al pequeño; y el abuelo sigue anclado en el pasado, aunque, ocasionalmente y con sensatez, se instala en el presente.

Tengo la impresión de que, la novela como el guión de Steinbeck estaban en parte orientados a los niños, sin embargo, el filme resulta bastante dramático en su mayor parte y esto, me parece, demerita una historia en la que bien cabían unos buenos momentos de comedia. Con todo lo que sucede, no hay un solo personaje que vea la vida con verdadero entusiasmo. Gavilán –así llama el niño a su caballo-, no logra que consigamos prodigarle simpatía y es otro elemento harto desaprovechado que no nos prepara debidamente para los momentos cruciales.

En la actuación, sobresale Louis Calhern quien, como el abuelo con pinta de Buffalo Bill, logra un sensible personaje que se parece a muchísimos otros abuelos de los que todavía rondan por el mundo… los cuales –aún- son tratados de la misma improcedente manera. Robert Mitchum (Billy) vuelve con esa “frialdad” cargada de generosidad que ya le hemos visto en otras interpretaciones; y Myrna Loy es la madre, y sobre todo esposa, que pareciera aguardar sin resistencia las decisiones del destino.

Título para Latinoamérica: “CABALLITO ROJO”
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil