arrow

Mr. Holmes (2015)

Sinopsis
En 1947, Holmes vive retirado en una remota granja de Sussex con un ama de llaves y el hijo de ésta. Cumplidos los 93 años, su memoria y su capacidad intelectual empiezan a deteriorarse. Su rutinaria vida se limita al cuidado de su colmena, a la escritura de su diario y a la lucha contra su pérdida de facultades. De repente, se le presenta un caso desconocido hasta el momento. (FILMAFFINITY)
Director
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Mr. Holmes
Duración
104 min.
Estreno
21 de agosto de 2015
Guion
Jeffrey Hatcher (Novela: Mitch Cullin; Personajes: Arthur Conan Doyle)
Música
Carter Burwell
Fotografía
Tobias A. Schliessler
Productora
Co-production Reino Unido-USA; AI-Film / See-Saw Films / Archer Gray
Género
Intriga Drama Sherlock Holmes Años 40
Grupos  Novedad
Sherlock Holmes
7
La vida privada de Sherlock Holmes
Creo que “Mr. Holmes” es ante todo una excusa para volver al cine que a Bill Condon le atrae. Un cine no tan comercial ni vacío, contado con afecto, con más aciertos que fallos, y en el que puede reflexionar sobre la vida y la muerte, el final de un ciclo y el principio de otros inicios, cosa que ya hizo en su, para mí su película más lograda, “Dioses y monstruos” y contando con su mismo protagonista, Ian McKellen, al que admira profundamente. Y con razón. Su labor también en esta ocasión es impecable, y si los académicos tienen dignidad y buena memoria, que a saber, con justicia debería figurar en la terna de los próximos nominados a los premios de interpretación que se darán para el próximo año, incluyendo evidentemente los Oscar.
Pero “Mr. Holmes” puede confundir a un público acostumbrado a padecer aventuras sin descanso. Es que es todo lo contrario: vemos a un Holmes ya muy mayor, achacoso, con problemas de memoria y reflexivo, dedicándose casi por entero a la apicultura (adora a las abejas), en un precioso cottage, lo que viene a ser más o menos una granja característica de la campiña inglesa, que es un remanso de paz. Esa es su vértebra principal, aunque en ella se alternen historias paralelas, a modo de flash backs, y que en cierta manera ayudan, más que a su mayor comprensión, a darle mejor forma a su final, cosa que no está mal, pero que repercute, en cierta manera, en las diferencias de ritmo e interés que se pueden producir durante toda la película. Nada importante, el resultado es positivo, pero quizás si se hubiera centrado exclusivamente en el entorno británico puede que la narración hubiera salido ganando más aún.
Su presupuesto, aunque nada despampanante está muy bien aprovechado, logrando en todo momento el clima adecuado, gracias a una cuidada ambientación, desde su vestuario, a su fotografía o su refinada banda sonora, algo que es habitual en el cine británico. También hacer mención al resto del reparto, un notable elenco, desde el matrimonio interpretado por Patrick Kennedy y su misteriosa mujer, Hattie Morahan, el pequeño Milo Parker como Roger o sobre todo su madre, Mrs. Munro, que lo lleva a cabo una notable Laura Linney, una actriz que merecería tener mayor reconocimiento y que ya había trabajado también con Bill Condon en su infravalorada “Kinsey”, otro buen título de su director aunque no muy conocido.
Puede que “Mr. Holmes” no vaya a contar con multitud de fans, ni vaya ser elegida como una de las más destacadas del año por los críticos, incluso no supondrá ningún “boom” a nivel popular, pero al menos Bill Condon se puede sentir más que satisfecho por haber realizado un film más que digno, personal y maduro. Un cine que se agradece, aunque haya disparidad de criterios con la película en cuestión, porque es una “clase” de cine necesario ante tanta película superficial o necedades que se fabrican simplemente para hacer taquilla, y a la vez es un cine reconfortante, al menos para mí, porque plantea cuestiones siempre interesantes, desarrolladas al menos con inteligencia.
[Leer más +]
28 de 32 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
PODRÍA HABER SIDO GRANDIOSA. ES SIMPLEMENTE CORRECTA.
La película no está mal, Ian MacKellen realiza un soberano esfuerzo interpretativo de gran calado, donde apenas se nota el perfilado trabajo de composición, lo que aporta frescura y autenticidad.

Hay que ser un gran actor para no parecer que se se está actuando.

Por el contrario, la dirección de Bill Condon no parece que se encamine hacia un objetivo bien definido y esto conduce al espectador a un cierto desconcierto... Una lástima, Un proyecto que podría calificarse como grandioso, se queda en simplemente correcto.
[Leer más +]
31 de 41 usuarios han encontrado esta crítica útil