arrow

El baile de los vampiros (1967)

Sinopsis
El doctor Abronsius y su ayudante Alfred, viajan por Transilvania para confirmar una teoría que afirma la existencia real de los vampiros y que tropieza con el escepticismo de sus colegas de la Universidad de Könisberg. Se detienen en una posada, cuyas paredes y ventanas están cubiertas de ristras de ajos, pero tanto los parroquianos como el posadero afirman que no existe ningún castillo por los alrededores y justifican la presencia de los ajos como un motivo ornamental típico de la región. El rapto de la hija del posadero y la vampirización de éste proporcionan a los protagonistas pistas suficientes para llegar al castillo. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Dance of the Vampires (The Fearless Vampire Killers or: Pardon Me, But Your Teeth Are in My Neck)
Duración
111 min.
Guion
Gérard Brach, Roman Polanski
Música
Christopher Komeda (AKA Krysztof T. Komeda)
Fotografía
Douglas Slocombe
Productora
Coproducción Reino Unido-EEUU; Metro-Goldwyn-Mayer
Género
Comedia Terror Vampiros Parodia Siglo XIX Comedia de terror
"Divertida, muy esmerada estéticamente, perfeccionista, con gags memorables, y curiosamente transmite ganas de vivir"
[Diario El Mundo]
"Esta parodia del cine de vampiros es ligera, entretenida y por muchas razones fallida"
[Cinemanía]
9
Soy ave Nocturna, no valgo gran cosa durante el dia.....
Esta es una de mis favoritas, ví una parte por primera vez un invierno gelido a hurtadillas a mediados de los ochenta en la aciaga era de los malditos rombos. Su asignación a un género es ambigua, ¿comedia?¿ terror?,¿ las 2? pienso que es subjetivo del espectador, formalmente puede ser comedia pero en el fondo es terror sin duda alguna.
Deliciosa Sharon Tate, un "jovenzuelo" (tenía 33 años) Polansky, un Ferdy Maine que lo mismo hace de Conde Von Krolock que de general Aleman en el desafio de las aguilas, con ese porte aristocrático que tenía.
Y el Profesor Ambrosius una parodia antítesis de Van Helsing, Shagal y cukol dan el tono esperpentico.
La Dirección artistica de Fred Carter es merecedora de un Oscar, a uno se le hace la boca agua con los decorados y la iconografía Vampírica que destila desde la primigenia Vampirización del León de la Metro, hasta la ultima y apocaliptica voz en off, y el castillo? es el castillo que reune toda la imagineria arquitectónica Draculinea. La música y esa sugerentemente siniestra cantata que acompañan escenas cumbres y los planos largos que dan como resultado bajo mi punto de vista una obra mítica, ciertamente le acompaña un estigma funesto que deriva de los sucesos del 9/8/1969 que marcaron la vida del matrimonio Polansky, pero no lo duden estan ante una muy buena película que en mi opinion a ciertas obras hay que verlas en su tiempo, me explico esta es para verla en invierno y bajo una manta.
[Leer más +]
40 de 52 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Un baile con excelente factura técnica, pero rancio
Empieza de fábula, nada más empezar a verla parecía que iba a ser el equivalente de El Jovencito Frankenstein (obligatoria, en serio) para los vampiros, lo cual quiere decir que yo vaticinaba una parodia divertidísima de las películas de la Hammer digna de ser considerada un clásico.

Todo empieza con una especie de Van Helsing viejo acompañado de un discípulo (con otros nombres, claro) que van a ver si son ciertos los rumores de que von Krolock, poseedor de un castillo, sea realmente un vampiro. Éste es un trasunto de Drácula, solo que mucho menos solitario, ya que su castillo está repleto de "invitados", por así decirlo.

Lo dicho, empieza de maravilla, parece que va a ser una película paródica fantástica y los actores se portan de maravilla en unos decorados impresionantes y unos efectos decentes. Lo que se dice una calidad técnica de órdago, superior a las de la Hammer, que contaban con mucho menos presupuesto.

¿Problema? El guión. Es pobre, tiene pocos gags y encima repetitivos, haciendo hincapié demasiadas veces a un humor digno de Pajares y Esteso, y otras veces a uno similar al de Mortadelo y Filemón, con golpes y chichones. Para colmo, apenas hay gracias ocurrentes y la película termina de una manera abrupta, dejando al espectador exclamando un: -¿Ya está? ¿Eso es todo? bastante desesperanzador. A mitad de la película, se desvanece la impresión de que pueda ser el equivalente al Jovencito Frankenstein, y gran parte de la culpa la tiene el ritmo lento y pausado que tan mal le viene a un film de estas características.

En otras palabras, no es mala, pero tampoco buena. La veo una película fallida con muy buena presentación y unos actores más que competentes. Con todo lo que tenían a su disposición... da pena pensar en lo flojo que quedó el resultado final. Lástima.
[Leer más +]
36 de 52 usuarios han encontrado esta crítica útil