arrow

Unidos por el crimen (Mañana es otro día) (1951)

6,8
80
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Después de purgar 18 años en prisión por asesinar a su padre, Bill Clark (Steve Cochran) sale en libertad para toparse con un mundo externo aún más desorbitado que su habitual entorno carcelario. Primero es defraudado por un reportero, que se le acerca no para ayudarlo sino para escribir un artículo por haber sido, a los 13 años, el asesino más joven del Estado. Más tarde se relaciona con una bailarina (Ruth Roman) que lo lleva a su apartamento, pero al ser sorprendidos por el novio policía de la chica (Hugh Sanders), es golpeado y noqueado por éste. Al despertar, el panorama ha cambiado: la bailarina ha disparado a su novio en defensa propia e intenta hacer creer al protagonista que fue él quien mató al policía. Juntos escapan en un automóvil para cruzar la frontera del Estado. Esta huída será el comienzo de una relación que se irá profundizando entre ambos, legalizándose con un matrimonio y una futura maternidad. ¿Podrá echar a perder este horizonte de esperanza aquellas raíces de mentira y asesinato? (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Tomorrow Is Another Day
Duración
90 min.
Guion
Art Cohn, Guy Endore (Historia: Guy Endore)
Música
Daniele Amfitheatrof
Fotografía
Robert Burks (B&W)
Productora
Warner Bros. Pictures
Género
Cine negro Drama Intriga
7
(After all) tomorrow will be another day
Que Crochran fumaba mejor y poseía más registros que el mitificado Bogart es una cuenta pendiente en la historia universal de la infamia. Sin ir más lejos, su impagable aire de canalla muestra una vulnerabilidad conmovedora en esta cinta que, de seguro, inspiró a Godard: “Para rodar una película todo lo que se necesita es una pistola y una chica”. La chica además es mentirosa y Felix E. Feist le añadió un ex presidiario y un policía corrupto. A partir de ahí el rodaje, soberbio, es la peripecia de una fuga que bien hubiera podido llamarse They lived by day, porque precisamente lo diurno impide que el film sea un negro perfecto, tampoco importa mucho que la música de Amfitheatrof suene a western o que la película termine con un tour de force que frustra el triunfo de la fatalidad. Pero la fotografía de Burks (El manantial, Vértigo), el cambio desasosegante del ritmo argumental entre la confianza y la duda, la solidaridad y la codicia, la amistad y la traición, una pareja de secundarios que se tragan la pantalla y par de escenas de cine de verdad, de las que Norma Desmond decía “No necesitábamos las palabras”; por ejemplo, cuando el protagonista redescubre el mundo tras dieciocho años confinado o ese trayecto silencioso de las dos mujeres en el coche policial, la convierten en un film noir imprescindible.
[Leer más +]
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
QUIERO LAS TRES TARTAS
Felix E. Feist regala al espectador una excelente película, una soberbia lección cinematográfica. Dirige con pulso firme y vigor narrativo esta magnífica historia noir (sé que el término es pedante pero suena peor llamarla historia negra) de ámbito urbano y rural. La puesta en escena y ambientación es impecable para el espectador y, yo diría, que implacable para los protagonistas. Magnífica es la fotografía en blanco y negro, y preciso y ágil el montaje.
Una última gran lección nos da Feist con su soberbia dirección de actores. Steve Cochran, malo oficial de cine negro, duro entre los duros, chulesco, prepotente, desprovisto de sentimientos, etc., nos ofrece la que probablemente, sea la mejor interpretación de su carrera. Se transforma en un niño grande miedoso, curioso, tan ávido de tartas como de afectos. Con la sencillez propia del infante no le pide mucho a esa su segunda vida. Quizás sólo unos cigarrillos, una buena chica y un trabajo que, a ser posible, no le destroce su fornida espalda. Todo ello lo transmite Steve Cochran como si fuera fácil. Va a tener a su lado a una brillante y camaleónica Ruth Roman que, ante tanta nobleza, ante tanta autenticidad, romperá el hielo de sus ojos para llorar de alegría por la esperanza recibida.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil