arrow

Samurai Champloo (Serie de TV) (2004)

Sinopsis
Serie de TV (2004-2005). 26 episodios. Fuu, una chica de 15 años, trabajaba en una casa de té hasta que ésta fue destruida después de una violenta pelea a tres bandas entre Mugen, el vagabundo, Jin, el samurái negro, y los guardaespaldas del hijo del Daikan de ese pueblo. Al final del combate, Mugen y Jin son arrestados para ser ejecutados al día siguiente. Fuu intenta hacer un trato con estos dos individuos: les ayudará a escapar si, a cambio, ellos la ayudan a encontrar al samurái que huele al perfume de semillas de girasol. Pero las cosas no son tan fáciles, ya que Mugen y Jin están siempre intentando acabar el uno con el otro, una rivalidad eterna casi profesional.

Ambos samuráis tienen un pasado borroso; Mugen, de ascendencia pirata, llama la atención con su atuendo y su extraña forma de pelear. De Jin, samurái silencioso, de mirada fría y pocas palabras, es acosado varias veces por todos los distritos por los samuráis de la región, en su viaje hacia Nagasaki. Ex alumnos del dojo del que él procede lo asedian tratando de eliminarlo, debido a su reputación y a la historia que le precede. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Japón Japón
Título original:
Samurai Chanpurû (Samurai Champloo) (TV Series)
Duración
30 min.
Guion
Dai Sato, Shinichirô Watanabe
Música
Force of Nature, Fat Jon, Nujabes, Tsutchie
Fotografía
Animation, Kazuhiro Yamada
Productora
Fuji TV / Manglobe / Shimoigusa Champloos
Género
Serie de TV Animación Acción Aventuras Samuráis Japón feudal
8
Katanas, girasoles, anacronismos y bases rítmicas
Pensaba hacer una crítica a ritmo de rap y tal, pero como es un estilo de música que he acabado odiando por su hipocresía, pues lo hago normal y ya está, así veréis que no pretendo ir de graciosillo original ni nada por el estilo.

Lo que se nos presenta aquí es una de esas series que acaban convirtiéndose en obra de culto que llaman algunos. ¿Qué tiene de especial? Pues ese ambiente anacrónico y extravagante que mezcla dos cosas tan dispares como los samuráis y el hip-hop, al igual que ya hizo el señor Watanabe en su anterior obra, "Cowboy Bebop", con el jazz y lo futurista.

La animación quita el hipo, sin ser los diseños de los personajes nada realistas, sino más bien unos tipos Grequizados (vamos, muy alargados), y con unos movimientos harto flexibles y que les hace parecer carentes de huesos en muchas ocasiones, pero vaya, que está tratado con mucho mimo. Los colores son un placer para la vista, y los movimientos imposibles de los personajes, cargadas sus expresiones faciales de sentimientos, consiguen crear unos tremebundos festines visuales en las escenas de acción, que faltar, no faltan, tranquilos.

Los personajes son realmente carismáticos, si bien Mugen, en mi humilde opinión el que acaba por ser más cargante debido a su condición de típico prota de anime chupa-cámara con cerebro de chavalín y ansias de ser el más fuerte, acaba por tener demasiado protagonismo, pero bueno, es costumbre en los animes que el personaje más mediocre sea el protagonista (Naruto, Seiya, Shinji Ikari...). Los capítulos, aunque auto-conclusivos, te van llevando por una liviana historia principal mientras los personajes viven aventuras de lo más extravagantes. No quiero spoilear, pero hay cada episodio que vaya delirio (empezando por ese cuyo final es imposible).

El montaje, la música y el ambiente en general, aunque hip-hopero, no resulta odioso ni nada por el estilo, sino realmente curioso y gamberro. El breakdance, los graffitis, las bases rítmicas, algunos scratchings en el montaje (ni idea de si debería llamarlo así, pero bueno), y los tíos esos raros que se dedican a rimar, ayudan a aumentar la extraña atmósfera con la que aquellos que busquen cualquier rigor histórico, cargarán con enormes espadas y hachas, porque hay hasta tipos con relojes por ahí. Yo es que la historia no la he llegado a comprender nunca, y en una serie de dibujos que no empiece con "Érase una vez..." no busco ningún contenido educativo, la verdad.

En definitiva, una serie frenética, divertida, carismática, original, y varios adjetivos más que remarcan la calidad que tiene, y que si eso peca de tener un hilo argumental demasiado poco fuerte, y vamos, lo de los tópicos en los protagonistas de los animes, que es lo más perdonable porque aquí al menos tienen personalidad.
[Leer más +]
65 de 94 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
On the road
Watanabe se ha convertido ya, por derecho propio, en el mejor creador de series de anime desde que nos regaló la inigualable "Cowboy Bebop", serie absolutamente genial y que estoy seguro nunca volveré a ver nada que se acerque a su nivel. En "Samurai Champloo", su segunda serie, vuelve a presentarnos unos personajes magníficamente caracterizados, con una personalidad perfectamente definida, una animación exquisita y con unas bases rítmicas en el aspecto musical, muy actuales y extrañamente acordes con la época "Edo" en la que se ambienta la historia.

Aunque, como ya comenté antes, nunca será posible acercarse al grado de genialidad conseguido en su primogénita, Watanabe construye una nueva joya, cuyo eje principal, al que hará referencia en varias ocasiones la entrañable y preciosa "Fuu", se encuentra en el propio camino que recorre junto a sus dos compañeros de viaje, el místico "Jin" y el caótico "Mugen", camino que servirá para que estos tres seres encuentren finalmente la anhelada tranquilidad de espíritu, fruto del creciente cariño que ha ido medrando entre ellos, casi sin darse cuenta.

Absolutamente recomendable para quienes sepan degustar anime de máxima calidad, porque es diferente, moderno, entrañable, violento, poético, humano, hermoso, y por encima de todo, genuino.
[Leer más +]
27 de 33 usuarios han encontrado esta crítica útil