arrow

Las bostonianas (1984)

Las bostonianas
Trailer
5,8
531
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Adaptación de la novela homónima del escritor norteamericano Henry James. Las primeras sufragistas bostonianas son burguesas ilustradas que luchan por conseguir la emancipación de las mujeres. Cuando Olive Chancellor (Vanessa Redgrave), su más destacada representante, conoce a Verena Tarrant (Madeleine Potter), una hermosa joven dotada de una rara elocuencia, queda tan prendada de ella que se la lleva a vivir a su casa y decide convertirla en portavoz del incipiente movimiento feminista. La visita de Basil (Cristopher Reeve) a su prima Olive desencadena entre ambos una lucha feroz a propósito de Verena. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
The Bostonians
Duración
120 min.
Guion
Ruth Prawer Jhabvala (Novela: Henry James)
Música
Richard Robbins
Fotografía
Walter Lassally
Productora
Merchant Ivory Production
Género
Drama Drama de época Siglo XIX
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Henry James
6
Una marioneta tirada por muchos hilos
Henry James, autor muy adaptable para el binomio Merchant-Ivory, da luces y sombras a tres personajes de los que se encargan de manera desigual Potter, Reeves y Redgrave, destacando esta última con su papel de feminista extrema. Da gusto encontrar personajes como estos tres, uno dudando de su sexo, otro defendiéndolo ocultando algo y el tercero teniéndolo tan claro que sabe que sus ideas tienen tres siglos de antiguedad.
Esta no es una película preciosista al estilo de Una habitación con vistas, sí, el vestuario y la dirección artísticas son convincentes, pero nos pone en el lugar de tres puntos de vista, cuando el personaje de Linda Hunt parece ser el único congruente.
[Leer más +]
9 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Duelo de titanes.
El equipo conformado por el director James Ivory, el productor Ismail Merchant y la guionista Ruth Prawer Jhabvala, adapta con minuciosidad la obra homónima del escritor estadounidense Henry James. Como es de suponer, basándonos en su amplia experiencia adaptando piezas literarias para la gran pantalla, el trío realiza un producto bien acabado en todas sus variantes: guión inteligente, ambientación precisa, fotografía y diseño de vestuario exquisitos y una actuación central, por parte de Vanessa Redgrave, que da vida con absoluta elegancia a una atormentada heroína de la literatura americana.

Boston siglo XIX, bellamente fotografiada por Walter Lassally (ganador de un Oscar por "Zorba, el griego"), es el escenario donde se desarrolla el idiosincrático universo de las señoras cultas y adineradas que inciaron el movimiento sufragista en Nueva Inglaterra. En este contexto se gesta una lucha sin cuartel entre la determinada y liberal Olive Chancellor (Vanessa Redgrave) y su machista primo, el guapo Basil Ransome (Christopher Reeve). Sin duda, el interés de la trama aumenta cuando no es exactamente la lucha de las sufragistas lo que los divide de manera tan violenta, sino el amor de la cándida Verena Tarrant (Madeleine Potter).

Olive y Basil son dos fuerzas poderosas que, de una manera u otra, pretenden dominar a Verena. Los dos usan sus encantos para lograr su cometido y la película es muy sutil en el modo en el que va revelando, a través de escenas de poética belleza, los poderes de seducción de Olive y Basil sobre la confundida chica. De entre todos los personajes, sin embargo, el más destacado es Olive. La manera en que Vanessa Redgrave lo interpreta es admirable; Redgrave representa perfectamente a esta mujer fascinada con su nueva amiga, amargada por los lentos avances de su lucha, molesta por la presencia de un primo que representa todo lo que más detesta y, finalmente, confrontada por sus mismas pasiones y compelida a aceptar una condición que ella misma no reconocía en si misma: su homosexualidad (sugerida delicadamente, nunca explicitada en la película).

Quizás no la mejor entrada del trío Ivory-Merchant-Prawer ("Lo que queda del día" es una obra monolítica difícil de superar), pero sí una digna adaptación cinematográfica con excelentes elementos de producción, un buen valor como entretenimiento y una Vanessa Redgrave, en estado de gracia, que soporta a cabalidad gran parte del peso de la película sobre sus hombros.
[Leer más +]
8 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil