arrow

Mallrats (1995)

Mallrats
Trailer
6,7
18.454
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
A Brodie y T.S. los acaban de dejar sus respectivas novias. Para evadirse deciden visitar un centro comercial. Una vez allí, y con la ayuda de varios amigos, intentan reconquistarlas y de paso sabotear el concurso que prepara allí el padre de una de las chicas. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Mallrats
Duración
97 min.
Guion
Kevin Smith
Música
Ira Newborn
Fotografía
David Klein
Productora
Gramercy
Género
Comedia Película de culto Cine independiente USA
"Tiene a su favor las mismas bazas que 'Clerks': diálogos brillantes, buenos actores jóvenes, referencias televisivas y del cómic y un aire canalla y divertido"
[Cinemanía]
8
Ante la crisis: Conversaciones en el centro comercial
La conversación después de revisar la película un lunes a las 10 de la mañana tras saltarnos la asignatura de rigor, mientras caminamos por las calles en dirección a la primera tienda del día para ir a mirar los precios de los DVD´s:

-Ha sido una gran película, ¿no crees?

-Bueno, tampoco es que haya sido ver a Chaplin actuando para Billy Wilder, pero es bastante entretenida.

- Tío, pero que dices, es genial.

- A ver, no empecemos a joder la cosa. La película solo quiere ofrecer entretenimiento del bueno, que te rías y su personal homenaje al mundo del cómic. No busques más.

- No sabes lo que dices. Eres el típico que comenta que el Rey León es una película infantil entretenida, y olvida deliberadamente que en el fondo es un thriller político.

- Por última vez, escúchame. Deja al rey León en paz. Reconoce que no paras de apropiarte como tuyas de las frases interesantes o extrañas salidas de cualquier blog modernillo.

- No, escúchame tú. La película trata sobre unos personajes que tienen que madurar, aunque lo último que quieren hacer es seguir creciendo. Sólo quieren despertarse tarde, ir a comprar cómics, dar vuelta por un centro comercial y que su chica les de un beso de buenas noches porque sus madres ya están demasiado viejas y feas para ello. Son unos perdedores en el fondo, que se han acostumbrado a ello, y no quieren ni piensas mover un dedo por cambiar sus vidas. Son felices así. Son el equivalente al Peter Pan moderno en versión deprimente y friki. Pero solo tienen algo que les hace creer que no son uno míseros perdedores, y es el amor de sus chicas. Por eso, cuando lo pierden, se dan cuenta del pozo de mierda donde viven. Y por una vez en su vida deciden madurar y enfrentarse a lo que haga falta para conservar ese trocito de esperanza que les han robado, aunque para ello se den cuenta que tengan que dejar atrás su anterior vida. Y durante la mitad del metraje no se atreven a dar el salto, quieren su vida de siempre y a sus chicas. Solo es casi al final cuando descubren que no es posible, y llega la decisión más trágica de sus vidas. Y se lanzan a por el amor de sus chicas, porque ni todos los cómics o tebeos del mundo podrán sustituir la agradable sensación de despertarte un domingo por la mañana y descubrir que hay una chica a tu lado a la que no has drogado. Alguien que te quiere.

- ¿Mezclaste café con Ballantines mientras la veíamos?

- Una cosa no quita la otra.
----------------------------------------
Ahora con la crisis, mis amigos y yo hemos vuelto a recuperar esos momentos donde íbamos al centro comercial a dar vueltas y mirar películas sin comprar nada, mientras hablábamos de cualquier cosa, como la muerte de Copito de nieve y su relación con el Papa.
[Leer más +]
77 de 90 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Sólo Kevin Smith lo consigue
Tras ver la ácida, inteligente y fabulosa Clerks, posiblemente muchos esperarían una explosión de talento similar, viniendo de Smith, sin embargo, el realizador que saltara a la fama en los 90 gracias a su particular cinta independiente, buscó aquí un humor más irreverente y chabacano, donde sin llegar a la grandeza de los diálogos de su primer trabajo, ni a algunos de los grandes momentos que giraban entorno a aquel film, se amparó más en guiños freaks que envuelven a los habituales desgranadores de cómics, las situaciones más destartalantes y poco comedidas y unos personajes, que si bien no tienen unos rasgos definitorios tan bien marcados, ostentan las suficientes cualidades como para hacer de sus peripecies y escasas reflexiones un grato vehículo para distraer la atención del espectador durante los 90 minutos que dura el metraje.

Si en Clerks todo giraba entorno a los problemas y dilemas de Dante y Randal aquí, y en una medida mucho menor, nos hallamos ante las dudas y aflicciones de T.S. y Brodie, vertidas sobre la pantalla con mucha menos inteligencia, pero con un ingenio más gamberro, aunque menos trabajado, si cabe.
Ambos, están sustentados en un trabajo actoral que, si bien no llega a la altura de lo logrado por O'Halloran y Jeff Anderson, tiene excelentes virtudes, en especial, las del principal pilar sobre el que se sustentan algunos de los mejores gags de la cinta: Jason Lee, un actor novel que aquí despuntaba con una actuación donde el carácter aplicado a su papel y la gran versatilidad, hacían del protagonista una arma de doble filo para las, en este caso, limitadas pretensiones del film de Smith.
Punto a parte, nos encontramos con unos voluntariosos y poco más actores que cumplian sin demasiado esfuerzo con lo requerido, Jeremy London en una caracterización más bien típica y sin demasiado jugo, Affleck haciendo aquí de matón sin demasiadas luces, y un elenco de muchachas sobre las que destacaría especialmente a Shannen Doherty, otro de los pequeños motores de la propuesta, eso sin olvidar a Jason Mewes y Kevin Smith (aka Jay&Bob), evidentemente.

Posiblemente posea bastantes defectos más que su antecesora, pues las intenciones se estiman más claras desde un primer minuto, y la dosis de meditación queda reducida a unas cuantas lineas de guión sin más, de todos modos, con Mallrats pasa uno un rato agradable, que siempre es de recibo, visto lo visto.
Puede que algunos sketches estén montados con suma prisa, que la mayoría de diálogos ni siquiera se acerquen a la que siempre será su sombra e, incluso, que el final sea blando y harto precipitado, aun y obteniendo una resolución convincente y divertidísima, pero lo que no se le puede negar a Mallrats, es ese enorme sabor que deja tras unos minutos de haber visto el film, de frescura y entrañabilidad, cosa que sólo Smith sabe conseguir de ese modo, y cosa que, evidentemente, se agradece como nunca.
[Leer más +]
31 de 42 usuarios han encontrado esta crítica útil