arrow

Buried (Enterrado) (2010)

Sinopsis
Después de ser secuestrado, Paul Conroy (Ryan Reynolds), contratista civil en Irak, se despierta enterrado vivo en un viejo ataúd de madera, sin más recursos que un teléfono móvil y un mechero. El teléfono podría ser el único medio que lo salvara de esa mortal pesadilla, pero la precariedad de la cobertura y la escasa batería parecen obstáculos insuperables en su lucha contra el tiempo: sólo dispone de 90 minutos para ser rescatado antes de que se le agote el oxígeno. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ España España
Título original:
Buried
Duración
93 min.
Estreno
1 de octubre de 2010
Guion
Chris Sparling
Música
Victor Reyes
Fotografía
Eduard Grau
Productora
Coproducción España-USA-Francia; Versus Entertainment
Género
Intriga Thriller Thriller psicológico Secuestros / Desapariciones Supervivencia
7
Un entierro que admite múltiples lecturas
Un intelectual apuntaría que ‘Buried’ es metáfora del aislamiento del hombre moderno en una sociedad cada vez más despersonalizada.

Un antropólogo hablaría del regreso del homínido a su origen subterráneo.

Un párroco sentenciaría que polvo eres y en polvo te convertirás.

Un minimalista creería que es la historia de un hombre en una caja.

Un filósofo razonaría que el contraste entre lo primordial (madera, tierra, humores corporales…) y la tecnología (móviles, centralitas, contestadores automáticos) conduce al desarraigo.

Un psiquiatra indicaría que la cinta es un ensayo en clave artística para ilustrar la claustrofobia.

Un esteta se fijaría en los detalles: la arena, las gotas de sudor, los brillos y reflejos que se ven en las pupilas.

Un poeta quedaría fascinado ante la contraposición entre el alcance ilimitado de Internet y lo reducido del recinto en que se halla Paul Conroy.

Un músico disfrutaría con el uso del sonido: jadeos, gritos y respiraciones. El son de cada objeto.

Un hedonista sufridor gozaría del suspense con sus palomitas.

Un técnico analizaría los ángulos y movimientos de la cámara.

Un pintor se asombraría por el tratamiento de la luz y las texturas.

Un fotógrafo vería que no es posible iluminar mejor con menos elementos.

Un lector perspicaz mencionaría a Richard Matheson y sus relatos de premisa mínima.

Un ciego palparía el ataúd.

Un bailarín apreciaría el peso de la tapa.


Yo diría que es intriga excepcional y bien medida salpicada de humor negro.


===

Algunas conversaciones son de antología. La burocracia boba y surrealista queda retratada. Ryan Reynolds es solvente. El desenlace en clímax nos mantiene en vilo. Hasta el último segundo no sabemos que se salva… o no se salva.
[Leer más +]
455 de 539 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Película interesante y (cómo esperaba) sobrevaloradísima
En FilmAffinity se cumple cíclicamente un axioma. Los días inmediatamente posteriores al estreno de películas precedidas de un enorme "hype" (o llamémoslo eco mediático) plagado de alabanzas por parte de la crítica, en FilmAffinity las notas suelen ser altísimas, con lo que hay que andarse con mucho ojo. La ansiedad de los fans por la llegada del día del estreno y el estado de "autosugestión" bajo el que ven la película, provocado por unas críticas exageradamente positivas (lanzadas desde la maquinaria promocional de estos films), hacen que estos fans registrados en filmaffinity juzguen cada nuevo estreno como una obra maestra.

Con el paso de los días, los cinéfilos que acuden a las salas sin la urgencia de los fans contemplan la película desde una perspectiva más neutra, lo que les ayuda a juzgarla de una forma mucho más equilibrada (haciendo descender ligeramente la media en FilmAffinity). Y sólo faltan los muchos espectadores que se decantan por una película tras oir los extremados elogios de los que acudieron a verla en primer lugar. Dicho elogios son tan desmesurados que provocan una "sugestión inversa" a la que hago referencia en el primer párrafo: la película termina por decepcionar a estos espectadores porque, pese a que puede acabar gustando a muchos, la gran mayoría se pasan los noventa minutos esperando que llegue eso que otros consideraron una "obra maestra". Y "eso" no llega. Y entonces llegan los suspensos en FilmAffinity (lo que tampoco deja de ser injusto).

Todo esto es especialmente significativo cuando se trata de una película de producción española (completamente o en parte, como el film que nos ocupa). Si la película viene acompañada de halagos, inmediatamente se saca a relucir el término "nuevo cine español", ridículo epígrafe del que llevo oyendo hablar desde hace más de treinta años. El cine español sigue siendo a estas alturas tan malo como siempre en su conjunto. Eso no impide que nos sorprenda de vez en cuando con una buena película, e incluso todavía mucho más de vez en cuando, que nos regale un milagro cinematográfico en forma de film comparable a los mejores que podemos ver de otras nacionalidades.

"Buried" no entra dentro de esta última categoría, en absoluto, como creo que sí entra "Concursante" (con todos sus defectos), el primer largometraje de Rodrigo Cortés, film que me noqueó totalmente hace tres años y que, tras su total ostracismo en la época de su estreno, comienza ahora afortunadamente a ganar en popularidad.

Sigo en spoiler.
[Leer más +]
226 de 340 usuarios han encontrado esta crítica útil