arrow

El custodio (2006)

El custodio
Trailer
5,9
660
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Rubén es el custodio de un ministro. La película es acerca de un trabajo que consiste en reemplazar la vida de uno por la de otro, acerca de la presión que ésto implica y acerca de cómo esa presión finalmente estalla. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Argentina Argentina
Título original:
El custodio
Duración
93 min.
Estreno
14 de diciembre de 2007
Guion
Rodrigo Moreno
Música
Federico Jusid
Fotografía
Barbara Alvarez
Productora
Coproducción Argentina-Uruguay-Alemania-Francia; Rizoma Films / Control Z Films / Zarlek Producciones
Género
Drama
"Es un magnífico ejercicio de coherencia entre fondo y forma. (...) Potente, sutil y profundamente cohesionada"
[Diario El País]
"Una película extraña en el cine argentino por su rigurosa austeridad estilística y su aparente falta de pretensiones. (...) Puntuación: ★★ (sobre 5)."
[Diario El Mundo]
7
Detrás de un vidrio opaco
Para el público acostumbrado al ritmo de las series televisivas, videoclips y demás, tan pródigos en persecuciones automovilísticas o edificios que estallan en pedazos, puede resultar una película desconcertante por su buscada morosidad que pone su acento en detalles minimalistas. Pero esto es precisamente lo que el director procura transmitir, ya que "El custodio", aunque tome elementos del género, no es una historia policial, sino un medio para provocar otro tipo de reflexiones.

Hay una coherencia rotunda en la elección del punto de vista para contar esta historia con final inesperado de un sujeto sin vida propia, cuya palabra no es tenida en cuenta y al que se trata como a un objeto que respira y ocupa un lugar en el espacio. El trabajo de Rubén, el protagonista, consiste en ser custodio permanente de un ministro. Su función es protegerlo, tanto en su ámbito laboral como privado, por lo que debe compartir, desde una distancia cercana e insalvable, la intimidad y los secretos de su jefe, de su familia y de su entorno.

Todo en "El custodio" funciona con una magnífica economía donde el mínimo detalle significa, como el rosario siempre suspendido frente al parabrisas de su auto vigilador, o las pocas frases pronunciadas; aunque las palabras no existan o se perciban distorsionadas por el ruido y la distancia, o como en la escena donde hablan en francés, en la que todo converge para sentir en carne propia cómo percibe la realidad ese custodio aparentemente impasible. Una inquieta cámara nos convierte en testigos de la jornada del aparentemente imperturbable custodio: a través de su punto de vista, somos observadores, en un permanente juego entre lo que el protagonista ve, lo que el director permite observar en medio de abundantes elipsis y lo que pertenece al fuera de campo.

"El custodio" impresiona como una obra madura de un joven director que, sin excluir una aguda crítica social, trabaja más para quedar en la historia del cine independiente creativo (valorable en festivales que premian esta característica) y no para el éxito de taquilla: una pequeña gran película que probablemente oscilará entre aplausos elogiosos y la indiferencia de quienes sólo buscan relatos convencionales.
[Leer más +]
21 de 23 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Las tragedias interiores
Hay veces en que el cine, afortunadamente muchas veces, narrado desde la cotidianeidad, desde el silencio, desde el gesto más insignificante y rutinario pero certero, desde las miradas más simples y llanas, desde el planteamiento más humilde, nos alcanza mucho mas allá de lo que la maquinaria cinematográfica emocional y pretenciosa más compleja, que llega tan sólo a erizarnos levemente la piel. Esto, propio para algunos ajeno para otros, forma parte de la esencia misma del cine, del concepto y del poder que cada uno quiera otorgarle a lo que hace para la pantalla o a lo que decide ver en la sala oscura. De Argentina van llegando perlas que deberían hacer palidecer de envidia a nuestro cine patrio. No lo harán porque pasarán como un susurro por las carteleras y en este caso, porque ni tan siquiera es una comedia, ni sale Ricardo Darín, ni está estructurada para funcionar como un reloj cinematográfico por donde a cada minuto hay una risa, un llanto, un diálogo fresco... "El custodio" es cine de la tristeza, cine contemplativo, reflexivo, de otra raza emocional mucho más próxima a "El viento" de Mignogna que al cine de Campanella aunque a todos les una busqueda de humanidad en sus personajes. Más cine de la incomunicación, más Antonioni, más gestual y escenificada en su sencillez "El custodio" es un puñetazo lento pero contundente a la diferencia de sociedades, a las tragedias interiores. Cine festivalero, gran Julio Chávez.
[Leer más +]
19 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil