arrow

Expediente Warren: El caso Enfield (2016)

Expediente Warren: El caso Enfield
Trailer
6,6
20.619
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Secuela de la exitosa "Expediente Warren" (2013) que presenta un caso real de los renombrados demonólogos Ed y Lorraine Warren. Para resolverlo viajan al norte de Londres para ayudar a una madre soltera que vive con sus cuatro hijos en una casa plagada de espíritus malignos. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Conjuring 2: The Enfield Poltergeist
Duración
133 min.
Estreno
17 de junio de 2016
Guion
Carey Hayes, Chad Hayes, James Wan, David Johnson (Historia: Chad Hayes, Carey Hayes, James Wan. Personaje: Chad Hayes, Carey Hayes)
Música
Joseph Bishara
Fotografía
Don Burgess
Productora
Evergreen Media / New Line Cinema / The Safran Company / RatPac-Dune Entertainment / Atomic Monster. Distribuida por Warner Bros.. Productor: James Wan
Género
Terror Sobrenatural Secuela Casas encantadas Basado en hechos reales Años 70
Grupos  Novedad
Expediente Warren
5
"Hola, somos Ed y Lorraine Warren, y venimos a hablar de nuestro libro"
Ed y Lorraine Warren fueron una pareja de cazadores de demonios (Lorraine aún vive, Ed murió hace unos años) que se dedicaron a "cazar demonios" y, fundamentalmente, dar conferencias, vender libros, derechos de películas, "veladas sobrenaturales" y, en general, obtener suntuosos beneficios de sus actividades. En palabras de Joe Nickell, investigador de lo paranormal, los Warren eran capaces de construir un demonio o una actividad demoníaca casi de cualquier cosa. Es curiosos que los cazadores de fenomenos sobrenaturales parecen estar especializados, de modo que mientras otros siempre encuentran "fantasmas", los Warren, muy misicas ellos, siempre veían "demonios" intentando atentar contra su fe.

El caso de Enfield fue (no se engañen por la mandanga de "caso real" de la película) uno de los casos de supuesta posesión demoníaca más explicados, puesto que se llegó a filmar y fotografiar el fraude a que se entregaron las chicas Hodgson. Sí, la película lo presenta, pero busca una torticera excusa (ver spoiler). Sí, Janet confesó (ya adulta) haber cometido fraude, aunque dijo haber falsificado "aproximadamente un 2 %" de los sucesos (el 2 % que se fotografió o filmó, curiosamente). Los sucesos nunca se reprodujeron en situaciones controladas por los investigadores.

Los Warren participaron en este caso sólo marginalmente, limitándose su relación a lo de siempre: declarar que hay un demonio, sentido por Lorraine mediante su videncia psíquica (lo que se ahorraban estos tipos en complejos -y supercostosos- medidores de perturbaciones electromagnéticas, termómetros ultrasensibles, aparatos de ultra-no-sé-qué) mientras Ed iba de aquí para allá rezando con su crucifijo (más ahorro: ¿para qué las "trampas anti fantasmas" o los generadores de antimateria?), pero aquí los pardillos a los que las chicas Hodgson tomaron el pelo fueron, sobre todo, Guy Lyon-Playfair (que, sin embargo, mantuvo siempre muchas reservas sobre la veracidad de lo que veía- y Maurice Grosse, un verdadero "tragahistorias" que, por ejemplo, se daba la vuelta a indicación del "demonio" para luego sentirse sorprendido y asombrado cuando las Hodgson le tiraban piezas de Lego a la cabeza. También se mostró siempre crédulo con las fotografías de Janet Hodgson saltando de la cama como en un trampolín ("levitando", para él) -Janet Hodgson era una niña excepcionalmente dotada en la Educación Física para sus profesores, cosa que se oculta en la película- y con las "voces demoniacas", que sin embargo, eran simples trucos de ventrílocuo.

Hay que hacer notar que si buscan prensa de aquellos tiempos, no deben hacer mucho caso de las noticias. Los periodistas del "Daily Mirror" y otros, aprovecharon la historia para vender prensa en una época de crisis económica (1977, crisis del petróleo, depresión económica, paro, familias desectructuradas, miserie, coincide con los efectos de la entrada de Reino Unido al Mercado común ¿les suena? los que vivieron aquello han votado por el Brexit, ahora).

Dicho esto, y si no nos creemos que lo que nos muestran en la pantalla es cierto, la película funciona como un moderado entretenimiento. La apruebo porque, para los amantes del cine de terror de verdad, es mil veces más divertida que los bodrios de "Actividad para-subnormales" y otros timos por el estilo, o las infames secuelas de asco y vísceras. Por lo menos se han dejado una pasta en hacer la película, , la música es buena, los actores se lo creen (aunque resulta un poco irritante la actitud de misicas de los Warren), los efectos especiales consiguen dar unos buenos sobresaltos (la monja resulta bastante bien, así como las primeras intervenciones del viejo); la dirección sigue la historia con ritmo, y no se hace excesivamente pesada una historia de más de dos horas.

¿Por qué no le doy más nota? Por la engañosa coletilla de "Basado en un hecho real" - para mi siempre resta al menos dos o tres puntos si es falsa- y por el final, francamente decepcionante
[Leer más +]
73 de 97 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Basta
Ya basta. Ya basta de repetir insaciablemente la misma fórmula para todas las películas de terror actuales.
Los dos filmes de "Expediente Warren" y su spin-off "Annabelle", la trilogía de Insidious, Sinister, etc.
Siempre la misma trama y los mismos personajes; Los mismos sustos y el mismo ritmo ; Siempre los mismos vulgares recursos para resolver un argumento verdaderamente pobre.
¿De qué trata "Expediente Warren: El caso Enfield? Una familia normal que ve alterada su vida porque su casa resulta encantada. Muy original. Ah, los protagonistas son niños. Muy original. La mayor parte del metraje se basa en personas caminando de noche por la casa, mientras van apareciendo entes diversos para dar un golpe de efecto y asustar a los espectadores. Original y magistral.
Además, ciertas subtramas que pretenden emocionar y sólo consiguen dar vergüenza ajena, mezclándolas con descarada propaganda religiosa.
Supongo que el único aspecto a resaltar de la cinta es el talento que tiene el director James Wan para atemorizar en cada plano, pero tengo que aceptar que apenas he sentido miedo en los 133 minutos que dura la película.
El problema con el cine de terror actual es, simplemente, que la industria cinematográfica encontró un patrón con el que saben que conseguirán un público fiel e incansable. Y así seguirán hasta que les deje de funcionar.
Por favor, un poco de originalidad.
[Leer más +]
140 de 233 usuarios han encontrado esta crítica útil