arrow

Tránsito (Stay) (2005)

Tránsito (Stay)
Trailer
5,9
8.744
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Henry (Ryan Gosling), un joven mentalmente perturbado, le anuncia a Sam Forster, su psiquiatra (Ewan McGregor), que piensa suicidarse en un plazo de tres días, cosa que el psiquiatra intentará evitar. Por otra parte, Henry se dedica a enturbiar la relación de Sam con su novia Lila (Naomi Watts), pintora y antigua paciente suya. Poco a poco, la sólida y racional mente de Sam empieza a tambalearse. Sometido a situaciones cada vez más surrealistas, llega un momento en que ya no puede distinguir entre realidad y ficción, y su yo y el de Henry se confunden. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Stay
Duración
99 min.
Estreno
12 de mayo de 2006
Guion
David Benioff
Música
Asche and Spencer, Tom Scott, Thad Spencer
Fotografía
Roberto Schaefer
Productora
Regency Enterprises / New Regency Pictures / Epsilon Motion Pictures. Distribuida por 20th Century Fox
Género
Thriller Intriga Thriller psicológico
"En el cine de hoy en día hay un montón de florituras visuales sin significado; por ejemplo puedes ver docenas, cientos, en 'Domino', de Tony Scott. (...) Pero en 'Stay' el aspecto visual es crucial para el punto de vista de la película y, en última instancia, para su significado. (...) Puntuación: ★★★½ (sobre 4)."
[Chicago Sun-Times]
"Algunos pueden encontrar este rebuscado thriller psicológico como artístico y pretencioso. Yo lo encuentro artístico y provocador. (...) La brillantez visionaria de Forster exige y consigue una profundidad y sutileza poco común en los actores. (...) Puntuación: ★★★ (sobre 4)."
[Rolling Stone]
7
Adiós cine clásico.
Curiosísima película del director de las correctas Monster's Ball y Finding Neverland. Foster tira a la basura sus anteriores trabajos y propone un film que se cuestiona constantemente lo que debe ser el cine USA. Parece que poco a poco en aquel país la tragedia del 11-S está haciendo que los cineastas se replanteen muchas cosas. En el caso de Foster, tanto el espacio como el tiempo son constantemente transgredidos, en cierta forma, parece una nueva versión del Providence de Alain Resnais, pero mucho más extrema. Habría que ver la cara de Naomi Watts, Ewan McGregor o Ryan Gosling durante el rodaje. Sorprende muchísimo la audacia del director, no le importa una mierda hacer una mala película, o alejarse de los postulados de lo que debe ser el thriller psicológico, Foster deforma la imagen, la retuerce, la llena de efectos especiales, lo que aparentemente parece ser el reflejo en una ventana se convierte en real.

Ahora bien, ¿qué es realmente lo que propone Foster? ¿Un drama al uso lleno de gratuidades, de pajas autorales o realmente hay un compromiso con lo que está contando? ¿Puede ser el universo deformado, violento, incluso feo y desagradable de Stay un reflejo de ese país machacado por una tragedia que les despertó del letargo de falsa felicidad en el que estaban viviendo? Y quizás ese accidente de tráfico que da sentido a la película, al revés que en la pusilánime Crash de Haggis, sea ese punto de conflicto irresoluble, esa coyuntura que separa un mundo viejo de uno completamente nuevo.

No estoy muy seguro de nada, ni siquiera se si esta película es buena o mala, pero sí se que, intencionalmente o no, hace que me pregunte muchas cosas acerca del actual estado del mundo y del cine. Muy recomendable.
[Leer más +]
46 de 66 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Jugando a ser Lynch
Son demasiado obvias las influencias de la obra de David Lynch en esta película de Marc Forster. No obstante, aquí el resultado final está muy por debajo del nivel del maestro Lynch. Marc Forster copia ideas de Lost Highway y Mulholland Drive, las reacciones psicológicas del ser humano ante situaciones traumáticas, la posibilidad de varias realidades paralelas, la confusión de identidades, el (des)orden de los acontecimientos... Aunque, todo esto no es exclusivo de Lynch, ni lo ha patentado como algo propio; sino que se trata de una serie de elementos que cualquier director de cine puede incluir en sus films con total libertad.
Por lo demás, Marc Forster se aleja mucho del estilo de Lynch precisamente en eso, en el estilo. Y es que, Lynch sólo hay uno, y eso se nota principalmente en el estilo narrativo y en la factura de la dirección, muy correcta en el caso de Tránsito, pero aun así está a años luz de las obras de arte que Lynch suele realizar.
También se pierden por el camino otras características básicas de este tipo de cine: lo bizarro y lo surrealista. Es evidente que Marc Forster pretende copiar a Lynch también en esto, pero las escenas supuestamente surrealistas se queden en escenas simplemente raras y carentes de encanto. Por otro lado, me da la sensación de que Tránsito es una película muy calculada, quizás en exceso, lo cual me hace llegar a la conclusión de que su director desconoce que la mejor manera de “jugar a ser Lynch” es dejarse llevar por la intuición, y Tránsito es cualquier cosa menos intuitiva.
[Leer más +]
34 de 44 usuarios han encontrado esta crítica útil