arrow

Camino a la guerra (TV) (2002)

6,6
241
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Cuando Lyndon B. Johnson (Michael Gambon) sucedió a un presidente tan carismático como John F. Kennedy, intentó crear una sociedad más justa, basada en la igualdad de oportunidades. Sin embargo, la guerra de Vietnam lo convirtió en un presidente muy impopular. Un drama que muestra cómo los Estados Unidos se involucraron en una guerra que acabó empañando todos los logros de un presidente animado de las más nobles intenciones. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Path to War (TV)
Duración
165 min.
Guion
Daniel Giat
Música
Gary Chang
Fotografía
Stephen Goldblatt
Productora
HBO Films
Género
Drama Política Biográfico Guerra de Vietnam Años 60 Telefilm
Grupos  Novedad
Presidentes EEUU (Biopics)
Categorías 1
9
Estoy deprimido
"Estoy harto/a de las pelis tontas"
"Siempre tratan a los espectadores como imbéciles"
"¿La última que he visto? Nada: explosiones y tiros."
"El argumento era ñoño y previsible"
"... y el héroe gana al final. Lo de siempre."
"Llena de propaganda americana..."
"... tías buenas y coches..."
"... y al prota no le alcanzaban las balas..."
"... fue otra secuela de otro remake..."
"... y siempre tienen que ganar los americanos..."
"... sin ningún rigor histórico ni científico..."
"... diálogos llenos de chulerías y chistes sin gracia..."
"... ¿PORQUE TODAS LAS PELÍCULAS SON IGUALES?"

Pues porque cuando están bien hechas pasa esto: Camino a la guerra. Trama política. Rigor histórico. Diálogos cuidados, a veces brillantes. Tema complejo tratado de forma adulta. Grandísimo trabajo de todo el reparto. Actuación sorprendentemente buena de Alec Baldwin. Gran director. Gran película.

Y no la ha visto ni Dios.

Cuando escribo esto se acerca el estreno del film Dragon Ball: evolution. Antes de su estreno oficial en lengua castellana ya tenía comentarios. Pronto su sección de Filmaffinity estará llena de críticas: cientos de personas que la han visto, rajando de lo mala que es.

Y este diamante perfectamente elaborado que es Camino a la Guerra seguirá teniendo dos críticas, dos excelentes puntuaciones, de las dos únicas personas que la han visto.

"... no creo que podamos ganar esta guerra" Alec Baldwin/Robert Macnamara.

Yo tampoco lo creo.
[Leer más +]
29 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Querer no es poder.
“Yo soy yo y mis circunstancias” decía el filósofo racio-vitalista español Ortega y Gasset, algo muy parecido le ocurrió al trigésimo sexto presidente de los Estados Unidos Lyndon B. Johnson, que llegó al cargo después del asesinato de J.F.K. y ganó las posteriores elecciones –con una diferencia abismal- cargado de buenos propósitos en materias sociales y dispuesto a terminar con la discriminación racial que aún en los años sesenta estaba plenamente asentada en el país de las oportunidades.

Pero no siempre que se quiere se puede, Johnson se encontró con un conflicto exterior, alejado culturalmente y geográficamente de los EE.UU. que terminó con él y su carrera: La Guerra de Vietnam.

De eso trataba la última película del director John Frankenheimer, un creador que fue precisamente durante la vicepresidencia y posterior presidencia de Johnson cuando realizó su mejor cine allá en la década de los sesenta. Es verdad que desde que le dio por el alcohol a principios de los ochenta su carrera decayó enormemente y sus títulos son del todo prescindibles y a excepción de “Ronin” no hay nada realmente aceptable.

Sentí mucho en su día su muerte, entre otras cosas porque una operación de columna no debería haberlo matado, pero sucedió y es irreversible.

Al menos nos queda su cine, siempre comprometido y tocando temas apasionantes como el drama político, uno de mis preferidos. Por eso creo que aun sin quererlo “Camino a la guerra” se convirtió en un perfecto y digno testamento donde encontramos de nuevo al mejor Frankenheimer de su última etapa.

Habla de lo que más le gusta, las cocinas de la gran política y de un tema que conoce bien, la guerra, ya que estuvo combatiendo en el conflicto de Corea.

Lo más llamativo es que queda perfectamente explicado ese río que es la política, ese complicado devenir entre un tiempo presente y otro futuro que puede ser mañana, donde se tenga que cambiar de opinión porque los principios son las circunstancias.

Espléndido todo el reparto en especial un convincente Michael Gambon y un magnífico Donald Sutherland, que demuestra como hacer girar un personaje a la perfección. Y también un reconocimiento para Alec Baldwin, que aunque nos pasamos la vida criticándole, aquí hace uno de los mejores papeles de su carrera en la piel del controvertido Secretario de Defensa Robert McNamara, quizás junto con Kissinger, los dos personajes de Gobierno no presidentes más fascinantes de la historia americana. Me imagino que cuando fallezcan, el primero tienen 92 años y el segundo 88, tendremos sendas aproximaciones cinematográficas sobre ellos como protagonistas.

Una película perfecta para un debate posterior, aunque ahora la gente prefiera la adrenalina a la tertulia. Yo no. ¿Alguien se apunta?
[Leer más +]
26 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil