arrow

Pago justo (2010)

Pago justo
Trailer
6,6
1.883
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En 1968, casi 200 costureras de la planta Ford de Dagenham, en Londres, organizaron una huelga para reivindicar la igualdad de salarios con respecto a los hombres. Lideradas por Rita (Sally Hawkins) acaban consiguiendo la aprobación de la Equal Pay Act. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Made in Dagenham
Duración
113 min.
Estreno
14 de septiembre de 2011
Guion
Billy Ivory
Música
David Arnold
Fotografía
John de Borman
Productora
Number 9 Films / Paramount Pictures
Género
Comedia Drama Comedia dramática Drama social Basado en hechos reales Años 60 Trabajo/empleo
7
puesta en escena ejemplar
Una recreación de la historia tremendamente emotiva, con una puesta en escena ejemplar. Las actrices se lucen en esta comedia dramática que tiene una gran virtud: paciencia a la hora de sacar a relucir sus encantos, siempre en los momentos mas oportunos.
Un film inteligente, contraponiendo diálogos figurativos del rol impuesto a la mujer en aquella época con la lucha testaruda e insistente de aquellas trabajadoras, sin dejar de ser unas “damas”.
Excelente cierre, junto a los créditos, con reportajes a las personas sobre las cuales se basaron los personajes que llevaron a cabo esa hazaña.
El tono del film puede parecer chato por momentos, pero esos momentos de gran fuerza valen la pena.
[Leer más +]
14 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
La revuelta proletaria de Sally Hawkins
En 1968, las 187 mujeres que trabajaban en la fábrica londinense de la compañía automobilística Ford organizaron una de las huelgas más largas y sonadas de la historia de Gran Bretaña. Esas mujeres, que se dedicaban a coser los acabados de los coches en plena bonanza económica, pedían un aumento de sueldo, unas nóminas iguales a las de sus compañeros masculinos (la mayoría). Nigel Cole, que en su día dirigió otro canto a la feminidad y a la libertad en Las chicas del calendario, nos cuenta esa lucha que incluso puso en jaque al gobierno inglés y a los altos cargos de la Ford.

Ya pueden imaginar que la cara más visible de la revuelta es Sally Hawkins, una actriz excelente que nos brinda de nuevo una interpretación con pulso, siendo lo mejor de la cinta. Se la tuvo en cuenta para los Oscar, y no es de extrañar, aunque si no logró la candidatura es, precisamente, por todo aquello que hace su trabajo tan especial: aun sin tener escenas en las que lucirse, debido a la naturaleza coral del film, Hawkins se impone con su naturalidad dando vida a una inglesa más, residente en un barrio obrero gris y con una vida poco alentadora.

El director encuentra una ambientación exquisita y un reparto de mujeres acorde con el buenrollismo y el mensaje esperanzador de la historia. Aunque el guión olvida que la lucha de la mujer proletaria sigue siendo un problema hoy en día: más que establecer un puente entre la situación actual y el episodio narrado, la película prefiere terminar con los testimonios de las verdaderas mujeres que protagonizaron el hito obrero más importante de los 60. Aquí se desvelan las intenciones del film. Made in Dagenham es, por lo tanto, un ejercicio de nostalgia british muy bien ejecutado y diseñado para ser un producto familiar y una película good feeling. La cuestión es otra: su consigna es tan actual y el tema es a todas bruces tan recurrente que uno hubiera deseado una película más ácida que dulce, más incisiva que indulgente. De todas formas, la relación es tan obvia que cualquier espectador moderno sacará a colación la sangría de empleos y la falta de escrúpulos que se esconde tras nuestra crisis, tanto de valores como de millones. Queda, eso sí, unas dos horas de cine alegre... algo perfecto en tiempos de vacas flacas, ¿no creen?

Xavier Vidal, Xavier Vidal http://cachecine.blogspot.com
[Leer más +]
13 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil