arrow

Parasyte (Serie de TV) (2014)

7,5
1.013
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Serie de TV (2014-2015). 24 episodios. Ellos llegan en silencio cubiertos bajo la oscuridad. Descienden de los cielos. Tienen hambre de carne humana. Están por todas partes. Son parásitos, criaturas alienígenas que deben invadir y tomar el control de un anfitrión humano para sobrevivir; y una vez que han infectado y se han apoderado de sus víctimas, pueden asumir cualquier forma mortal que elijan: monstruos con dientes gigantes, demonios alados, criaturas con cuchillas en vez de manos etc...

Pero la mayoría de ellos ha optado por ocultar su letal propósito detrás de rostros humanos ordinarios. Así que nadie sabe su secreto, a excepción de un estudiante de secundaria común y corriente, su nombre es Shinichi Izumi, y esto es porque él mismo está luchando por mantener el control de su propio cuerpo contra uno de estos parásitos alienígena, pero ¿podrá él encontrar una manera de advertir a la humanidad de los horrores que los acechan? (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Japón Japón
Título original:
Kiseijû: Sei no Kakuritsu (Parasyte -the maxim-) (TV Series)
Duración
22 min.
Guion
Shoji Yonemura (Manga: Hitoshi Iwaaki)
Música
Ken Arai
Fotografía
Animation, Akane Fukuhara
Productora
Forecast Communications / Nippon TV / Toho / VAP
Género
Serie de TV Ciencia ficción Terror Thriller psicológico Thriller futurista Extraterrestres Manga
Grupos  Novedad
Parasyte
8
Empatía racial
Es difícil hacer una crítica de una serie tan madura y profunda, ya que la persona que ha visionado éste anime puede que no sea ni tan madura ni tan profunda como la historia de Parasyte; así que mucho menos los serán sus palabras escritas. Pero es que éste anime no ofrece ni preguntas ni respuestas fáciles, por lo tanto tampoco merece una lectura -ni una crítica- fácil. Si se quiere disfrutar de Parasyte en su plenitud hay que detenerse tras terminar cada capítulo, y reflexionar.

  Una invasión parasitaria alienigena y un joven que se ve obligado a convivir con una criatura que ha tomado el control de su brazo derecho sirven de esqueleto a una trama que, entre otras cosas, nos devuelve a esas eternas preguntas que cada día retumban con menos intensidad en la mente colectiva. ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos? Como Parasyte, éstas no son preguntas sencillas de modo que tampoco merecen una respuesta sencilla. A mi lo que me inquieta es: ¿Mereceremos alguna vez, quizás dentro de mucho tiempo, obtener las respuestas que buscamos? Ojalá que para entonces no hayamos dejado de preguntar...

  La historia comienza una noche en Tokyo, cuando empiezan a caer del cielo pequeñas crisalidas en cuyo interior habitan unas primitivas criaturas con un instinto y una orden. Uno: entra en un cuerpo humano y toma el control. Dos: devora a ésta especie. La mayoría consiguen el objetivo de introducirse en cuerpos humanos y tomar el cerebro, convirtiéndose así en auténticos parásitos. Pero otros caen cerca de especies animales inferiores, como perros. Y otros fallan en su intento de llegar al cerebro y deben conformarse con la parte del cuerpo en la que se han asentado. En el caso del protagonista, Izumi Shinichi, su parásito solo consiguió llegar hasta poco por encima del hombro y ha de operar desde su limitado espacio. Forzados por ésta circunstancia inesperada, humano y alienigena (Shinichi y Migi -mano, en japones-) deben coexistir y ayudarse mutuamente si quieren sobrevivir. El resto de parásitos los consideran una amenaza para su futuro, y ni que decir tiene que si acudieran a las autoridades como poco los convertirían en ratas de laboratorio. Sin aliados, Shinichi y Migi tienen que aprender a confiar el uno en el otro.

  Y así ambos inician una simbiosis que les llevará por un camino muy distinto al que habían previsto, repleto de descubrimientos emocionales y psicológicos. Migi hace a Shinichi más fuerte y seguro, más consciente de la importancia de estar vivo y demostrarlo. Shinichi, a su vez, hace que Migi sea cada vez más humano, más consciente de que lejos de instintos animales lo que hace hermoso al hombre son sus emociones y los lazos que crea con otras criaturas, humanas o no.

  La pregunta a la que ni parásitos ni humanos han encontrado una respuesta satisfactoria es: ¿Quién envío a los parásitos a la Tierra y por qué exactamente? No se trata de una invasión a gran escala, ni es por alimento. Migi se nutre de la sangre de Shinichi y, tal y como descubre la gélida e inteligentísima Reiko Tamura, ellos pueden perfectamente subsistir con una dieta humana. Si el objetivo era destruir la raza de los hombres debieron haber enviado muchos más parásitos o, en su defecto, dotarlos con una mente colectiva que les hiciera tener siempre presente el propósito de su existencia: destruir a los humanos. Pero no es así. Los parásitos no son así.

Comienzan como seres puramente primitivos que buscan alimento rápido y un lugar en el que asentarse, aunque sea a costa de la vida de otra persona; pero pronto demuestran poseer un intelecto muy desarrollado, una capacidad mental que les hace tener curiosidad, pensar, deducir. Incluso comienzan a desarrollar una mente individual que les hace alejarse unos de otros buscando respuestas a la razón de su existencia. Los parásitos demuestran así que su tendencia a apilarse no se trata de una ofensiva, sino del instinto natural de toda especie cuando se encuentran en un entorno hostil e inexplorado. ¿Y acaso no suena parecido a nuestra época arcana, en las cavernas?

  Los parásitos no pueden vivir sin un huesped, no han nacido en la Tierra. Aún así hay más similitudes entre parásitos y humanos que entre ningún otro ser vivo. La coexistencia sería posible pero ¿cómo llegar a ese punto cuando los humanos se sienten amenazados? Ni siquiera Shinichi y Migi, que son amigos y se protegen el uno al otro, se comprenden entre sí.

Todo se reduce a la empatía racial, un fuerte instinto que nos empuja a acercarnos a seres de nuestra misma especie y crear barreras con otras razas. Es ridículo intentar imaginar lo que siente un pájaro la primera vez que levanta el vuelo, o qué le hace saber que en otoño debe emigrar al sur. No se trata de comprender a las especies, sino de respetar su existencia. Tener presente que no están en éste mundo para nosotros, sino a pesar de nosotros. Todo ser merece la oportunidad de vivir.

Solo así se conseguirá algo tan natural como la coexistencia.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Kiseijuu: Sei no Kakuritsu
Kiseijuu: Sei no Kakaritsu más conocida como Parasyte es para que engañarnos uno de los animes más frescos, interesantes y buenos del momento. Un anime que dará mucho que hablar, alabar y criticar. Entrando en historia, se ve sólida, llamativa y narrada de una forma magistral.


Cada capitulo nos deja con ansias de seguir, cada capitulo nos hace pensar y nos remueve un poco nuestra conciencia al soltarnos ''clases'' morales sobre la sociedad de este mundo. Si bien es cierto que puede que algunas cosas nos hubiera gustado que lo explicaran con más detalle también es cierto que todo se deja saber y saborear con gusto cada renglón de este sublime anime.


El apartado visual se muestra correcto, no es algo que nos entusiasme ni tampoco nos dejará perplejos delante de la pantalla pero cumple con creces en la mayoría de sus aspectos, entrando en la animación, diseño... Una cosa a remarcar es que en algunos momentos utilizan animaciones 3D en escenarios artísticos realizados a mano y no es que quede sumamente mal pero le quita elegancia.


Llega el plato fuerte el apartado sonoro (B.S.O). Sin duda una maravilla, una delicia para nuestros oídos, melodias de piano, dubsted... Todas utilizadas correctamente en diversas situaciones. Cabe destacar que es un anime que detrás de el tema extraterrestre, la acción y el misterio esconde mucha filosofía. También las relaciones entre un personaje u otro y la manera de narrar esta asombrosa historia es lo que hace que devoremos de principio a fin KSNK (Parasyte).


Kiseijuu: Sei no Kakuritsu (Parasyte), nos come el cerebro y nos convierte en parasitos que miran embobados las aventuras de Shinichi Izumi y su vil, gracioso y carismático parásito Magi.

Un saludo.
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1