arrow

Un rayo de luz (1950)

Un rayo de luz
Trailer
6,8
625
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Tras atracar una gasolinera, dos criminales, heridos en el tiroteo, son atendidos por el doctor Brooks, el único médico negro del hospital de la ciudad. Cuando uno de ellos muere, el otro acusa al médico de haberlo matado y provoca una revuelta racista para vengarse de él. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
No Way Out
Duración
101 min.
Guion
Joseph L. Mankiewicz, Lesser Samuels
Música
Alfred Newman
Fotografía
Milton Krasner (B&W)
Productora
20th Century Fox
Género
Drama Cine negro Racismo Medicina Drama social
8
"Tranquilo chico blanco, vas a sobrevivir"
Andaba enfrascado Mankiewitcz en la plena vorágine del éxito que causó "Eva al Desnudo" (estrenada dos meses antes) cuando la Fox le encargó la dirección de "No Way Out". Película de tránsito que alberga pocos aspectos propios del director pero que aún así la podemos considerar de relevancia en su carrera. Carrera que se lanzaría definitivamente unos meses más tarde con los seis Óscars de "Eva al Desnudo" y que le darían definitivamente carta blanca para desarrollar esa anhelada libertad creativa buscada durante la primera parte de su carrera.

Tiene sin embargo "No Way Out" bastantes carices que la hacen una película notable, de calidad. Notable por el acercamiento a la temática racial y que junto a Pinky (Kazan, 1949) supuso la definitiva entrada de esta problemática en la gran industria de Hoolywood. Temática social para reflejar una realidad presente en la sociedad americana en la primera mitad siglo XX. Pero esta temática social en un entorno melodramático fue mejor tratada por Kazan que veía en este espacio cinematográfico un excelente entorno donde moverse. Mankiewitcz, por contra, se pierde en algunas licencias narrativas que entorpencen un desarrollo que en manos de Kazan, sin duda, hubiera sido perfecto. Así pues la calidad de la cámara de Mankiewitcz, el excelente reparto y el como siempre trabajadísimo guión (junto con el periodista de formación Samuels), suplen magnificamente lo que en un principio puede parecer una continuación de la obra del director griego.

De estos apartados destacados, guión, cámara y reparto, hacer mención especial a este último. La aparición de Sidney Poitier en la escena cinematográfica no pudo ser de la mejor manera. En un papel que repetiría una y otra vez a lo largo de su carrera, Poitier realiza un debut impecable y sentando las bases de quien es y será un icono para la comunidad negra americana. Caso aparte es Widmarck. Debilidad personal absoluta en sus comienzos (Manos Peligrosas, El Beso de la Muerte, Noche en la Ciudad), hace de su papel de sociópata racista una lección de interpretación y de carisma. El acompañamiento de la por entonces más conocida de todos Linda Darnell completa una terna que Mankiewitcz manejó perfectamente.

Relativo fracaso comercial (no fue estranada en los estados sureños) "No Way Out" tiene su principal mérito haber contribuido a encender la mecha de un tema que hasta entonces había pasado de puntillas por la industria. Reconocimiento que le vino con la nominación a los Óscars del script original y que brillantemente es tratado por el director americano. Y es que como dijo una vez ,"la diferecia entre la vida y las películas es que un guión debe tener sentido, la vida no". Inteligente este tipo, inteligente.
[Leer más +]
14 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Sin salida
Película realizada por Joseph L. Mankiewicz. Se basa en un guión original del realizador y de Lesser Samuels. Se rodó en los Fox Studios, con gran parte del equipo técnico de "Eva al desnudo" (1950). Fue nominada a un Oscar (guión). Producida por Daryl F. Zanuck, se estrenó el 16-VIII-1950 (EEUU).

La acción principal tiene lugar en el Hospital General de un Condado con capital en una ciudad media de EEUU, en 1949/50, a lo largo de unos pocos días. Los hermanos Ray (Richard Widmark) y John Biddle resultan heridos por la policía durante el atraco a una gasolinera y son trasladados al Hospital del Condado. Mientras el Dr. Luther Brooks (Sidney Potier) toma una muestra analítica de John, ésta fallece. Ray le acusa de asesinato.

La película desarrolla un relato dramático, que explora actitudes racistas y prejuicios étnicos de personas individuales, unidades familiares y grupos no organizados. La historia está explicada con la fluidez propia de Mankiewicz, con un buen ritmo narrativo y sin disgresiones. Los hechos están dotados de credibilidad y realismo. El guión incluye agresiones verbales (insultos ofensivos), gestos despectivos y actitudes de desaire y desprecio de diversos usuarios de los servicios del Hospital. A lo largo del metraje se producen en algunos de ellos cambios que marcan el avance del relato en varias direcciones simultáneas, la de quienes toman conciencia de que la verdad está por encima de cualquier prejuicio y la de quienes se aferran a éstos con obcecación, fanatismo, odio y reacciones que revelan problemas de equilibrio emocional y psicopatías. La individualización del problema, o su limitación a un número reducido de personas, se complementa acertadamente con la escena de una pelea multitudinaria entre afroamericanos y angloamericanos en el interior de una chatarrería, con numerosos heridos por traumatismos de diversa consideración, que son ingresados en el Hospital del Condado. El componente fundamental de la historia viene dado por las relaciones entre Brooks y Ray, que generan numerosos incidentes y culminan en una secuencia singular, que Zanuck mandó retocar por razones comerciales. Es destaclable la escena de la visita de Edie (Linda Darnell) al Dr. Wharton (Stephen McNally) con motivo de la cual entabla conversación y amistad con la cocinera afroamericana y la que explica la treta (ocurrente y divertida) que Edie emplea para desembarazarse del sordomudo George Biddle (Harry Bellaver).

La música, de Alfred Newman, incorpora un tema inicial y otro final de porte solemne y emotivo, entre los que intercala composiciones ligeras motivadas (emitidas por la radio), como la burlona "Adivina qué y adivina quién". Milton Krasner ofrece una narración visual, en B/N, excelente, de acertados contrastes, dibujo cuidado y movimientos de cámara suaves y precisos. Fue una de las primeras obras de Hollywood que abordó el racismo como problema social. En ella hizo su debú en cine Sidney Poitier (22 años).
[Leer más +]
10 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil