arrow

Tiempos duros para RJ Berger (Serie de TV) (2010)

Tiempos duros para RJ Berger (Serie de TV)
Trailer
6,0
548
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Serie de TV (2010-2011). 2 temporadas. 24 episodios. En 'Tiempos duros para RJ Berger', se retrata la vida de un joven profundamente impopular de 15 años de edad llamado RJ Berger (Paul Iacono) que junto a su mejor amigo Jenner Miles (Jareb Dauplaise), el típico gordito obsesionado con el sexo, tiene la misión de superar las dificultades del segundo año de instituto a pesar de su status de loser. Su vida escolar transcurre tristemente entre los golpes recibidos por el típico guaperas llamado Max (Jayson Blair) y los intentos infructuosos por conseguir a la chica de sus sueños, Jenny Swanson (Amber Lancaster) desgraciadamente la más popular. RJ es un perdedor nato, un chico invisible y silencioso, no hay nada realmente excitante en su vida, sin embargo un accidente le lleva del más absoluto anonimato a estar en boca de todos. Todo comienza cuando sus pantalones caen accidentalmente en frente de todo el colegio y se desvela el “gran” secreto. (FILMAFFINITY)
Dirección
  Ver todos los directores
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Hard Times of RJ Berger (TV Series)
Duración
22 min.
Guion
Seth Grahame-Smith, David Katzenberg, Paul Ruehl, Kevin Chesley, Bryan Shukoff, Tremor Temchin, Dan Fybel, Mathew Harawitz, Rich Rinaldi, Eric Siegel, Eric D. Wasserman, Niki Schwartz-Wright, Elizabeth Tippet
Música
David Gregory Byrne
Fotografía
Mathew Rudenberg
Productora
Emitida por la cadena MTV; MTV/Remote Productions
Género
Serie de TV Comedia Sitcom Adolescencia Colegios & Universidad
7
Te vas a reír, te doy mi palabra
Ya sé que me la juego un poco con el título de la crítica, pero es cuestión de probabilidades.
En primer lugar, es una comedia. Su cometido es hacer gracia. Esto no siempre se consigue y estamos hartos de que nos tomen por idiotas con series estúpidas. Bueno, pues en este caso, resulta que una fórmula sencilla funciona.

En segundo lugar, es una serie sobre adolescentes pero no necesariamente sólo para adolescentes. Los que ya pasamos por esa época de dudosa felicidad nos reímos más y a la vez asentimos con la cabeza en señal de comprensión ante las barbaridades que se les ocurren a los protagonistas. Los entendemos, claro que sí. Todos hemos hecho subnormalidades en la vida.

En tercer lugar, a todos nos gustan las series sobre perdedores porque empatizamos de inmediato con el pobre diablo, en este caso RJ Berger. Ese chaval encantadoramente escuálido que lleva unas incomprensibles gafas (se parecen a las que llevaba yo en los 90) se convierte enseguida en nuestro colega.

En cuarto lugar, no hay edulcoramiento. No hay piedad, y aunque todo es tomado con humor, los perdedores son casi siempre perdedores. Y cuando no lo son, su victoria es efímera. Claro que hay situaciones que no se darían en la vida real, pero amigos, esto es una comedia. No perdamos la perspectiva.

En quinto lugar, los secundarios están muy bien perfilados, fieles a los clichés pero saliéndose de ellos cuando les viene en gana: el amigo gordito que tiene ideas desastrosas; los padres comprensivos y adictos al sexo; la amiga fea y salida (sus comentarios sobre los orificios son ya un clásico); la chica guapa (pero que muy guapa) y buena persona que sale con el gilipollas de siempre, el de toda la vida y al que quieres matar en el minuto 1; el entrenador con poca paciencia que ejerce de consejero insensato; el chico que va en silla de ruedas y que es, después de RJ y su amigo Miles, el tío más marginado del instituto, pero no por ir en silla de ruedas, sino por ser un cretino; y por supuesto, toda una serie de estereotipos de instituto (los emos, los chungos, los nerds, etc.).

En sexto lugar, la serie tiene un toque diferente; será que está producida por la MTV, pero tiene un aire fresco que nos muestra lo mismo de siempre pero mejor (por ejemplo, intercalando dibujos animados en algunas narraciones).

En séptimo lugar, y esto no tiene explicación lógica, simplemente las cosas que hacen y dicen los personajes hacen gracia. Yo no suelo soltar carcajadas así como así, pero con esta serie me he partido la caja, y me he tragado los 12 episodios que lleva en menos de 12 días. O sea que, amigos, si queréis liberar unas cuantas endorfinas, tenéis que conocer a RJ Berger. Si no os gusta, podéis darle al NO; si os gusta, dadle al SÍ; y así de paso hacemos un tanteo estadístico. ¿Vale?
[Leer más +]
10 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
RJ Berger o retrato de un nerd
Al igual que otros foreros, estoy totalmente enganchada a esta serie divertidísima, fresca y desternillante que al fin se digna a aparecer en este país. En otra crítica ya he dicho que me gusta mucho que ahora se hagan series desde el punto de vista de los nerds (empollones o, tristemente en muchos institutos, inadaptados). Si en Big Bang los protagonistas son unos genios que no sabían nada del mundo real, aquí son dos cabezas de turco que lo saben demasiado bien pero no acaban de encajar. Uno es feo, gafotas y flacucho; otro es gordo, vulgar y piensa continuamente en el sexo. Con un panorama así, esto tenía que ser un éxito seguro.
Y la verdad es que lo es. Las desventuras de RJ siempre tienen que ver con Jenny o con otra chica, sucede algo inesperado que puede beneficiarle pero sólo si lo hace mediante engaños o trampas. Al final, RJ escoge el camino adecuado y siempre sale escaldado. ¿Cómo no iba a gustarme algo así?
Es genial que RJ y Miles sean frikis inadaptados porque son más reales de lo que mucha gente cree. Fanáticos de Indiana Jones, de Excalibork, de los cómic manga, de vídeos de Youtube... Todo eso existe aunque algunos no quieran verlo. Y, por desgracia, también existen los chicos populares que los tachan de raros, los insultan y, en casos más graves, les pegan sin motivo alguno. Aquí se toma en clave de humor y está genial, pero es algo en lo que muchos deberíamos pensar. Por suerte, RJ es bastante optimista y no se deja vencer fácilmente.
Por otra parte, los dibujos animados son un recurso genial para representar escenas difíciles o que no aportan demasiado a la trama, aunque con algunos te partes de verdad. También me gusta que siempre sean diferentes, no hechos todos por un mismo dibujante.
[Leer más +]
5 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil