arrow

Fallen Angels (Ángeles caídos) (1995)

Fallen Angels (Ángeles caídos)
Trailer
7,1
3.677
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Leon Lai es un asesino a sueldo cansado de su trabajo que se plantea dejarlo. Michelle Reis es una prostituta que, además de buscarles los encargos, le hace el trabajo sucio a Leon. Pero ella vive apasionadamente enamorado de él, aunque nunca se hayan conocido en persona. Lai conocerá a una mujer, Karen Mok, con la que comenzará una relación. Ésta, con el tiempo, coincidirá con Reis y les preparará una cita en la que Lai le confesará sus deseos de retirarse. Reis, sintiéndose rechazada, le preparará un ultimo trabajo. Intercalándose con esta historia nos encontramos con un joven mudo, Takeshi Kaneshiro, que viviendo con su padre tiene una difícil existencia debida a su deficiencia física. Sus días transcurren entre los dispares trabajos nocturnos y servir de consuelo a una joven engañada por su novio... (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Hong Kong Hong Kong
Título original:
Duo luo tian shi (Fallen Angels)
Duración
92 min.
Guion
Wong Kar-Wai
Música
Frankie Chan, Roel A. García
Fotografía
Christopher Doyle
Productora
Chan Ye-Cheng / Jet Tone Production Co.
Género
Drama Romance Thriller Crimen Historias cruzadas Drama romántico Secuela
"Notable drama experimental"
[Diario El País]
9
La balada de los ángeles caídos
A pesar de que Fallen Angels no es una de las películas más conocidas del cada vez más amado (y detestado) director honkonés, es sin duda una de las mejores, tanto por la vía argumental como la estética. Siguiendo la estela de la admirada Chungking Express, Wong Kar-Wai vuelve a repetir la misma estructura de su anterior obra: de nuevo nos vemos trasladados al Hong Kong contemporáneo, si bien a diferencia de Chungking Express, los ambientes de Fallen Angels resultan mucho más agobiantes, oscuros y decadentes, así como los personajes, merecedores del título de "ángeles caídos".

Pero de nuevo vuelve la estructura de explicar dos historias, la protagonizada por el asesino a sueldo que como la primera historia de Chungking Express tiene una orientación claramente dramático, y la que gira en torno al joven sordomudo enamorado, que a pesar de su oscuridad está llena de humor (mayoritariamente negro).

Ambas historias tienen una atmósfera increíblemente poética, y casi dejan ir un aura a cuento de hadas oscuro, cosa a la que ayuda también la extraña sensación de irrealidad lograda por el director al utilizar ciertos efectos visuales que hipnotizan al espectador, creando una estética opresiva pero mágica que logra asombrar y a la vez desarrollarse con naturalidad, sin parecer forzada, a pesar de que el increíble trabajo de fotografía de Christopher Doyle está patente en todo momento. La banda sonora, mezclando diferentes tipos de ritmos realmente envolventes, acaba de redondear la fabulosa estética nocturna, que ayuda a la historia- terriblemente nostálgica, cuidada hasta el más mínimo detalle- a desarrollarse dentro de un marco tan bien cuidado. Destacables también certas escenas fuertemente eróticas, donde sin mostrarse nada, se insinúa todo de una forma muy sutil, con una sensualidad ardiente pero sin dejar que la fuerza acabe decayendo en formas estereotipizadas.

A pesar de todo, esta es también una película polémica, donde un arriesgado estilo de dirección- que llega a tener planos fijos de casi tres minutos donde no hay ningún tipo de diálogo (aunque se diga mucho, gracias al excelente trabajo de los actores)- puede no gustar a mucha gente, que podrá pensar que el ritmo lento de narración no va a juego con unas historias tan llenas de violencia. Sin embargo, cabe decir que bajo otra óptica, este argumento hubiera tenido un resultado completamente distinto, y el intento de Wong Kar-Wai de narrar una historia de acción honkonesa bajo este punto de vista siempre es elogiable por su atrevimiento.
[Leer más +]
30 de 33 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
La caída de Ícaro entre neones.
Fallen Angels es una obra visualmente perfecta, que juega con ese Hong Kong reconvertido en luces de neón, sombras en la noche, cielos humeantes, estallidos de violencia desatada y música con la entramos en ese mundo oscuro de ángeles caídos.
Donde los personajes que deambulan por sus calles, se pueden tropezar, ser amigos, puede que incluso confidentes, pero seguramente nunca llegarán a conocerse.
La voz en off se adueña de los personajes y expresa todo lo que sienten por dentro.
Wong Kar Wai es un maestro del cine moderno, que cuenta historias de gran belleza y en ocasiones, con un fuerte impacto emocional. También ayuda, que el director de fotografía sea Christopher Doyle.
Me gusta la frase que se usa en la sinopsis del dvd para definir al Wong Kar Wai de mediados de los noventa. "Aun no quería susurrar, solo golpear, ser joven."
Puede que esa sea una de las razones de que me guste tanto esta etapa de su cine. Todo expuesto con gran clase y estilo.
Entre los actores podría destacar a todos. Leon Lai, cigarro en mano, queriendo cambiar su vida y esté bien o esté mal, tomar una decisión por si mismo.
La belleza de femme fatale materializada en Michelle Reis.
Takeshi Kaneshiro, que tanto aquí como en Chungking Express, deja dos personajes memorables.
Pero mi pequeña debilidad personal en esta película, es Karen Mok. Con esas frases que suelta, con esa inocencia casi infantil, de la que uno fácilmente, podría enamorarse.
"Tal vez mañana te guste más."
Noches maravillosas, cálidas y frías al mismo tiempo.
Noches donde poder saborear cada instante de la compañía de otro ser humano o de la soledad.
Noches de ángeles caídos.
[Leer más +]
24 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil