arrow

Dos hacia California (1981)

Añadir a listas
Sinopsis
En una ciudad del sur de los Estados Unidos, un buscavidas sin oficio ni beneficio, exboxeador y ex muchas cosas, conoce en una bar a una prostituta con quien simpatiza y de la que muy pronto se enamora. La muchacha es también, como él, una desarraigada con mucha bondad en su corazón. Ambos coinciden en su ilusión por buscar una nueva vida lejos de la ciudad que los oprime. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Back Roads
Duración
94 min.
Guion
Gary DeVore
Música
Henry Mancini
Fotografía
John A. Alonzo
Productora
CBS Theatrical Films
Género
Aventuras Comedia Romance Prostitución
7
La realidad no es, exactamente, como la venían pintando
¡Cuánto reirían esos estadounidenses que, habiendo ya padecido los más fuertes embates de la vida (la exclusión, el desempleo, los asaltos, las agresiones, el acoso de los banqueros…), sentados luego en los muelles descansando de una ardua jornada, veían llegar esos barcos cargados de inmigrantes que, ilusamente, creían en el sueño americano porque habían visto en el cine lo feliz y cómodo que todo el mundo vivía y lo lindos que lucían los chicos y las chicas!

Según el censo del 2010, el 16.3% de los habitantes de los Estados Unidos eran latinoamericanos. Esto equivalía a 50.5 millones y se estima que, para el 2020, el porcentaje llegue al 20 o 21%. Es decir, la retoma de la tierra violentamente usurpada, será pacífica y a largo plazo, pues, el Universo siempre anda por ahí jugándose sus cartas. Pero, durante el proceso, la iniquidad, el despotismo, la explotación, el racismo, la xenofobia, seguirán su marcha… sobre todo cuando surgen ‘líderes’ tan obtusos como Mr. Trump, al que ni su propio partido -símbolo del más amargo reaccionarismo americano- consigue aceptarlo.

Con su película, “DOS HACIA CALIFORNIA”, el comprometido y siempre objetivo, director Martin Ritt, nos cuenta algo más que, los que todavía creen en el American Dream y ahora estudian inglés con la esperanza de emigrar, van a pensarlo dos veces: La falta de oportunidades, la violencia, la ausencia de empleos estables, la soledad y otras deplorables situaciones, no las padecen sólo los extranjeros, también son el sentir diario de muchos de los que han tenido su cuna en tierras del tío Sam.

No estamos ante una película cómoda y aunque también se guarda algunos relajantes toques de comedia, va a primar ese incesante cúmulo de golpes bajos que, más a unos que a otros, les depara la vida. Por supuesto, hay que decir que, las leyes existenciales se aplican a rajatabla (de prisa y con reprimenda), y queda bastante claro que, de aquello que ahora estás dando vas a estar recibiendo, pero, en el ambiente pesa (y bastante), la plasmación de una sociedad que, para nada, resulta envidiable.

Ritt, repite con la actriz a la que había hecho merecedora del premio Oscar por “Norma Rae”, y Sally Field, como la prostituta Amy, compone otro personaje que logra conmovernos, aunque es de que aquella suerte de mujeres que saben sobreponerse a cuantas adversidades les depare la vida. Como el boxeador, Elmore Pratt, el director eligió a Tommy Lee Jones, y éste recrea a un combatiente venido a menos que, en la bajita, pero simpática prostituta, reencuentra la ilusión y el deseo de volver a luchar.

El filme, me recuerda en algo a “Requiem for a Heavyweight”, el filme que Ralph Nelson realizara, en 1962, con Anthony Quinn como protagonista, pero como a Ritt le interesan aquí más los aspectos sociológicos, el cuadrilátero surgirá sólo como una anécdota y Pratt tendrá más ocasión de dar golpes por fuera de las cuerdas que dentro de ellas. Sin embargo, se acoge mejor el filme de Nelson, porque en él el problema es de ‘Mountain’ Rivera, siendo posible para nosotros distanciarnos, y en el filme del también director de la excelente “La gran esperanza blanca”, es la sociedad entera -nosotros incluidos-, la que termina por hacer parte de la historia.

Con “DOS HACIA CALIFORNIA”, no vas a pasar un gran rato, pero vas a conocer un poco más de la realidad.

Título para Latinoamérica: “DOS EN EL CAMINO”
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Ganamos, perdimos, la zumba que le dimos!!!
Pucha, aquí opinar me resulta difícil.
Esta película es un círculo vicioso sin principio ni fin. Suceden tantas desventuras que sí, al principio son muy divertidas, pero después terminan hartando. Lo peor es que no termina cuando debe y ni siquiera da un final satisfactorio.
Los personajes dejan mucho que desear, daba rabia su comportamiento nihilista y el que no le pusieran ningún empeño por cambiar. No me parecieron bondadosos ni especialmente simpáticos, sino que solo flojos, estúpidos y desanimados, no se hacían cargo de lo que hacían, no admitían sus errores y jodían a todo el mundo.
En realidad le habría puesto un 4, le subí dos estrellas por la odisea que tuve que hacer para conseguirla, ya que es tan desconocida que pensé que no la iba a ver nunca. El proceso fue apasionante y lo recordaré por siempre. Y también por su buena intención y correctas actuaciones (aunque, por quien sabe que razón, Tommy y Sally parecían unos asquerosos energúmenos de facciones grotescas y cuerpos horribles. Es cierto que nunca fueron bellezas, pero por lo menos tenían un aspecto normal). Y el principio, bastante interesante.
Fue una lata su progresiva insistencia en las situaciones "losers", que terminaban hastiando. Y eso no me hace estar segura de recomendarla. Tal vez realmente merezca estar en las sombras.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica