arrow

Beasts of No Nation (2015)

Beasts of No Nation
Trailer
7,4
11.140
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En plena guerra civil de un país africano, el pequeño Agu (Abraham Attah), separado de su madre, pierde al resto de si familia y se convierte en un niño soldado, manipulado por un temible señor de la guerra, el Comandante (Idris Elba), que le enseñará a matar y le instruirá en los caminos de la guerra. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Beasts of No Nation
Duración
137 min.
Guion
Cary Joji Fukunaga (Novela: Uzodinma Iweala)
Música
Dan Romer
Fotografía
Cary Joji Fukunaga
Productora
Netflix / Red Crown Productions / Participant Media
Género
Drama Bélico África Infancia
9
Guerra, crueldad, amistad
La única premisa que hay que tener antes de ver esta película es saber que vamos a bajar al barro, y esto puede ser duro para mucha gente, ya que hay secuencias duras y por lo general no se suaviza la historia que se está contando, de forma que hay que preparase para ver imágenes crueles.

Dicho esto, creo que es una de las mejores películas bélicas que he visto, ya que nos habla de la crueldad que subyace en todo momento en la historia de un niño soldado que tiene que crecer a la fuerza y le tocan ver muchas cosas que un niño jamás debería experimentar. Por tanto se habla de la guerra, su injusticia, la crueldad representada sobre todo a través de Idris Elba, con un acento fuera de su registro y una presencia en pantalla que le da un aura de maldad evidente; pero también se habla de la amistad,de cómo pese a todo un niño es un niño y por mucha crueldad que viva, va a tener reminiscencias de infancia, aunque no pueda llevar a cabo una vida y crecimiento normal. también nos habla de la indiferencia frente a barbaries, cómo parece que dejan de afectar a las personas ciertas crueldades cuando se suceden una y otra vez. Nos habla de la manipulación para atraer gente a una causa por muy brutal que sea, pero creo que finalmente nos habla de las consecuencias, de las heridas que producen en el interior de las personas el tener que crecer siendo obligado a ver, realizar, apoyar y tolerar grandes barbaridades.

El aura de maldad de Idris Elba está en su gran interpretación, pero se ve acrecentada por el ambiente y cómo la gente interactúa con él, pero creo que la gran interpretación es la del niño, Abraham Attah, está sensacional.

Esta película es en toda regla un "must see"
[Leer más +]
70 de 75 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Fukunaga también nos hace culpables...
La primer película de Netflix ha llegado de la mano de Cary Fukunaga, director de "Sin nombre" (2009), "Jane Eyre" (2011) y de la primera temporada de la serie "True Detective" (2013). En esta ocasión, Fukunaga se adentra en el tema de la guerra en África, donde no se limita a contar una simple historia de violencia y que ya sabemos como termina, sino que va más a fondo, a los problemas sociales y psicológicos.
Fukunaga nos hace sentir incómodos frente a esta realidad, que a veces creemos que está fuera de nuestras manos y que ni siquiera encajaríamos en una situación así. Pero toda esta culpabilidad, es despejada por una excelente puesta en escena y un pulso narrativo con fallos, pero que se disfruta.
Todo gira en torno a Agu, un niño que después de que su escuela cerrara y ser testigo de la muerte de su familia a manos del ejército, se ve inmerso en un grupo de adolescentes guiados por un comandante, donde empuñando armas y cargando una sed de venganza, buscan hacer presente su voz y buscar la justicia y la paz que un día les quitaron.
Desde que inicia, el filme no busca una manipulación ni ser una de esas películas de lágrima fácil, su atmósfera es distinta. La brutalidad de la guerra es puesta a descubierto y, teniendo a un niño como protagonista es aún más susceptible. Aunque la novela de Uzodinma Iweala salió hace más de diez años, las imágenes son actuales.
Las interpretaciones son excelentes, pero los que sobresalen son Abraham Attah, que según se cuenta el director de casting lo descubrió cuando viajaba en bicicleta por la calle y el británico Idris Elba. Elba tiene un papel inolvidable, que cuesta olvidarle después de ver la película. Con Attah, no parece estar viendo su debut, tiene tanta soltura que el nivel de realismo es grandioso.
En el campo estético, todo tiene su punto. La fotografía, del mismo Fukunaga, es maravillosa. La paleta de colores cambia según las circunstancias, nos ubica según el estado anímico de Agu. La banda sonora de Dan Romer, que nos regaló una elegante partitura en "Una niña maravillosa" (2012), aquí no tiene tanta presencia como en esa ocasión, pero la sobriedad de la música transporta al espectador. El diseño de producción es muy realista.
Quizá el único defecto es su excesiva duración, que hace que la narración tenga espacios donde no cuenta mucho, y eso le quita puntos, pero en sí no es algo muy recurrente. Sin embargo, pudo durar un poco menos.
En sí, "Beasts of no nation" es una de las mejores películas del año y lo que la hace atractiva es que es el primer film que se estrena en una plataforma streaming como Netflix. Recomendable.
[Leer más +]
46 de 52 usuarios han encontrado esta crítica útil