arrow

MR 73 (2008)

MR 73
Trailer
6,0
1.743
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Louis Schneider es un policía a quien la suerte parece haber abandonado. Sus dificultades para encontrar a un asesino en serie lo están poniendo en serios aprietos ante el arrogante inspector Kovalski, actual estrella del departamento de homicidios. Años atrás Scheneider alcanzó la fama después de arrestar al peligroso Louis Subra, el cual, fingiendo haberse redimido en la cárcel, va a ser puesto en libertad. Sin embargo, todo parece indicar que, en realidad, planea asesinar a los que lo metieron entre rejas. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
MR 73
Duración
124 min.
Estreno
27 de febrero de 2009
Guion
Olivier Marchal
Música
Bruno Coulais
Fotografía
Denis Rouden
Productora
Gaumont / LGM productions / TF1 Films Production
Género
Thriller Policíaco Asesinos en serie
"La fotografía, excesivamente quemada; el ultrarrápido montaje, recuerda a los peores momentos de Tony Scott (...) la dirección artística, tan inverosímil como risible (...) las pretensiones morales, evidentemente, desmesuradas"
[Diario El País]
8
Gabachos y gabardinas
Una cinta seria que descarga con acierto todo su peso sobre el protagonista y en la que el paralelismo de las historias se une sin giro en el guión, lo cual se agradece en estos tiempos de sorpresa, sorpresa, y que abusa de la oscuridad, la lluvia y los interiores mugrientos para narar la huída, por la vía rápida, del infierno que arde dentro y amenaza afuera a uno de tantos seres incapaces de encajar los golpes que le propina, por ejemplo, Dios. Cada uno escapa a su manera, y gracias a, por ejemplo, Dios, no todo el mundo tiene a mano una MR 73.

Me sorprende su baja puntuación, y tan sólo aspectos técnicos que se me escapen podrían convencerme de que esta producción no es, como poco, notable.

Pero me da en la nuca que la causa real es la ausencia absoluta de humor.
Ni tan siquiera en momentos puntuales se permite la sonrisa. Y esto se castiga. Me siento obligado a recordarle al ser humano que se puede uno entretener sin reirse. Habrán comprobado que en las salas de cine la gente está reclinada en sus butacas esperando gags. Sea el género que sea, la gente esta ansiosa de escuchar un chiste, por muy malo, grotesco, barato o previsible que sea, para reir cual hiena encolerizada.
¿Que vacío nos domina? ¿Qué extraño hueco en la mente tiene bajo control a nuestra especie?

Tal vez Louis Schneider sea incluso afortunado por conocer la fuente de la que brotan sus penas. Ciertos asuntos dejarán de estar pendientes en breve. No lo duden. Es más, deberían hacer lo mismo.
[Leer más +]
53 de 61 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Cuando escapar no es fácil
Su prólogo es una declaración de intenciones rotunda y contundente: rodado en un fabuloso blanco y negro, en una conversa de apenas cuatro líneas, observamos como un personaje autodestructivo y sombrío se planta ante nosotros de un zarpazo, dando a entender que nada le detendrá y que, no sólo eso, sino además los remilgos no son lo suyo.

De este modo, Marchal que ya debutara con la fallida "36 Quai des orfèvres" demuestra en ésta "MR 73" que ha mejorado muchísimo, manejando a la perfección los espacios y leyendo sin despeinarse un guión del que se pueden extraer muchas lecturas pero que bajo la soberbia batuta de Marchal nos transporta a una historia sobria, oscura y desesperanzadora a más no poder, además de conferirle un pulso narrativo tremendo, que da a cada pausa y a cada instante una importancia vital, transformando los tiempos muertos en inteligentes Flashbacks que, a su modo, funcionan como eje narrativo y nos transportan a los rasgos y conflictos internos de sus protagonistas, y haciendo del montaje paralelo una poderosa arma sobre la que montar dos relatos sin que ninguno de ellos se resienta y construir un clímax prácticamente apoteósico.

El francés, empleando un retrato sobre dos personajes que parecen haber perdido hasta el último resquicio de esperanza y que, abordados cada uno por sus recuerdos, se ven abocados a un universo propio de amargor, aprovecha también para trazar un retrato gris sobre el cuerpo policial y su fuero interno, pero quedando éste en un mero cimiento para sustentar dos historias tan trágicas y desoladoras que, una vez llegado al final del viaje, uno no puede más que hundirse debido a esa emoción contenida durante todo el film, que a su término estalla gracias a una conclusión triste éste peliculón que, entre dejes del cine negro más puro y momentos del policial más compacto, teje una telaraña de la que es muy difícil salir, y de la que uno pide a gritos escapar para no ahogarse, como sus protagonistas.


"-Cree en Dios, doctora
-Sino, yo no estaría aquí
-Dios es un hijo de puta, y un día lo mataré"
[Leer más +]
29 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil