arrow

Los árboles mueren de pie (1951)

6,8
41
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Basada en la obra teatral homónima de Alejandro Casona. El señor Balboa, sin que se entere su esposa, un día echa de su casa a su nieto desalmado. Desde entonces él mismo se hace llegar cartas que supuestamente mandaba el nieto a la abuela. Cuando el joven decide volver al hogar en busca de dinero, se sube a un barco pero termina naufragando. Balboa entonces contrata a un imitador y a su bella asistente para que finjan ser el nieto perdido y su feliz esposa, ante la abuela. Pero llega por sorpresa el verdadero nieto, que no había muerto como se creía. Por fin, la abuela se entera del engaño, pero decide no comentarlo al imitador ni a la muchacha, como agradecimento por los dìas felices que le han hecho vivir. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Argentina Argentina
Título original:
Los árboles mueren de pie
Duración
86 min.
Guion
Alejandro Casona
Música
Julián Bautista, Isidro B. Maiztegui
Fotografía
Enrique Wallfisch (B&W)
Productora
Estudios San Miguel
Género
Comedia Drama
4
Lo tuyo es puro teatro
Comedia de enredo en la que el buen humor, la fantasía, la alegría y el amor son protagonistas. Basada en la obra teatral de Alejandro Casona, el gran déficit de la película radica precisamente ahí en su excesiva teatralización, tanto que entre grabar la obra directamente en una representación y esta película, no debe haber demasiada diferencia. Los planos son fríos y largos, el montaje demasiado sistematizado en presentación, nudo y desenlace, y la escenografía resalta como un escenario de cartón-piedra (casi toda la película transcurre en la misma casa, en diferentes dependencias). No hay matiz cinematográfico y a pesar de todo se disfruta esa alocada historial fruto del guión basado al 100% en la obra literaria original y que de hecho firma Alejandro Casona como guionista en la película. Los personajes, aunque bien perfilados, son un tanto irreales, están hechos para hacer reír y para crear ilusión no para emocionar o para empatizar con el espectador y sus aventuras y vicisitudes cómicas realmente rayan muchas veces el absurdo, parecen así más específicos para el teatro que para el cine. Se pasan buenos momentos, se disfruta de las ensoñaciones, se participa de las locuras (un tanto desmedidas) que plantea la trama y el visionaje no se hace pesado, eso sí te quedan serias dudas de que lo que está viendo uno es cine de verdad. Las interpretaciones, por cierto, vuelven al mismo pecado, demasiadas teatralizadas, lástima que no se rodara con un poco de más pulsión cinematográfica.

http://palomitasconchoco.wordpress.com
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Los buenos farsantes.
En las obras de Casona, solía mezclar la melancolía con lo lúdico, sus personajes siempre buscaban una vía de escape que los salvara de sí mismos.
Acá una farsa se vuelve mucho mejor que la realidad, hasta el punto que la propia engaña quiere perpetuarla.
Mezclando la comedia de situación por momentos un poco tonta y con ciertos diálogos que caen en la cursilería, pero a pesar de eso se deja ver, es muy entretenida, Casona sabia manejar muy bien los tiempos de la comedia, y aplicar los resortes exactos, que bajo la dirección clásica de Schlieper, dan un resultado correcto.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil