arrow

Ana de los mil días (1969)

Ana de los mil días
Trailer
6,9
732
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Enrique VIII de Inglaterra (1509-1547), casado con Catalina de Aragón, hija de los Reyes Católicos, se encapricha de Ana Bolena, una dama de la Corte, y decide casarse con ella. Pero, como el Papa no accede a concederle el divorcio, rompe con la Iglesia de Roma y crea la Iglesia Anglicana (Acta de Supremacía de 1534), convirtiéndose así en la suprema autoridad eclesiástica de Inglaterra. Años después, el rey acusa a Ana de alta traición y ordena que sea ejecutada. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Anne of the Thousand Days
Duración
145 min.
Guion
Bridget Boland, John Hale, Richard Sokolove (Obra: Maxwell Anderson)
Música
Georges Delerue
Fotografía
Arthur Ibbetson
Productora
Hal Wallis Productions
Género
Drama Histórico Siglo XVI
9
Clase magistral de interpretación
Hay proyectos que parece que se engendran con el fin de barrer en los Oscars. Y este es un ejemplo. Resulta muy interesante, a la par de divertido si se tiene un sentido del humor socarrón, leer las anécdotas que cuenta Richard Burton en su biografía acerca del rodaje de “Ana de los mil días”: que si su productor asediaba a su protagonista femenina, la cual rompió su contrato para protagonizar “María, Reina de Escocia” metiéndose en un grave problema judicial con la Universal, los deslices amorosos de Burton con Geneviéve Bujold, la aparición de Elizabeth Taylor en el rodaje presenciando las escenas más difíciles y que a Burton más le preocupaban (como la célebre “del torreón”), enervando el carácter del actor. De premio, Taylor hasta obsequió al productor con un cameo enmascarado… Al terminar el rodaje (y el romance) fue cuando Burton pidió perdón a Taylor regalándole el famoso collar de diamantes que ella misma promocionó en prensa (valorado en millón y medio de dólares) y que lució en los Oscars cuando anunció la mejor película de 1969. Y es que el punto fuerte de “Ana de los mil días” sin duda son sus trabajos de intepretación. Un magnífico plantel de actores dan vida a los personajes, bien definidos, en ocasiones con excelentes diálogos en un guión fiel que al menos no ultraja a la Historia. Todos ellos están fantásticos, y en especial el duelo del dúo protagonista, Richard Burton, en uno de sus trabajos más logrados y en una de las mejores encarnaciones que se han hecho de Enrique VIII para el cine. A su lado Geneviéve Bujold como Ana Bolena, (que supuso su lanzamiento internacional) logra una interpretación de las que hacen historia, absolutamente memorable. Ambos podían haber sido los ganadores del Oscar de ese año, pero Burton fue castigado una vez más y se premió injustamente al peor de los candidatos, a John Wayne, como él reconoció: “Me han dado un Oscar por ponerme un parche”. En cuanto a Bujold, de gran personalidad y versatilidad, (venía precedida de cierto respeto al haber protagonizado una versión teatral televisiva haciendo de Juana de Arco junto al estupendo Alec Guinness), en una entrevista a Variety, daba su particular opinión sobre Hollywood y le restaron posibilidades para conseguir el Oscar. La película cuenta con una buena fotografía, una hermosa banda sonora que también fue nominada (ese año Delerue compone otra maravilla de banda sonora para la magnífica “Paseo por el amor y la muerte”) y un excelente vestuario que obtuvo el único Oscar para los diez a los que estaba nominada. Cine histórico muy bien realizado, que muchos miran con cierta reticencia porque hay mucha paja que se ha colado en el género, pero que resuelve bien su novato director que debutó con esta, su más interesante película. Luego Jarrott fue perdiendo interés, aunque sea el responsable de uno de los musicales digno de ser visto por ser uno de los más inauditos y demenciales que se han rodado, “Horizontes perdidos”, aunque eso es otra historia.
[Leer más +]
17 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Caprichos despóticos de un rey, ¡menudo rey!
Esta película nos introduce en un pasaje de la azarosa vida de Enrique VIII, rey de Inglaterra. Concretamente nos remite a su relación con la joven Anna Bolena (una de sus seis mujeres) de la que se ha encaprichado el histriónico Richard Burton. Por una mujer será capaz de asesinar, romper con la iglesia católica,etc.

La interpretación de R. Burton es genial. Puede parecer sobreactuado e incluso excesivo pero es que la vida y el poder de Enrique VIII era así: ilimitado. Un tipo que manda a la horca a cientos de personas no tiene nada que esconder. Por lo tanto, sus gritos, su gestualidad están más que justificados.

En cuanto a Genevieve Bujold, que se dió a conocer en todo el mundo con este film, su actución es también destacada.

Irene Papas, en su papel de Catalina de Aragón y esposa de Enrique VIII hasta que llega la Bolena, es muy corto y está caracterizado un tanto oscuro. Es una pieza más del puzzle que encaja de manera adecuda.

La grandeza de esta película es que sabe conjugar historia y arte, didáctica y entretenimiento. Se aprende perfectamente la vida de Enrique y Ana a la vez que se disfruta de una cinta irreprochable. Está en la mejor tradición del buen cine inglés histórico, del que en España sigue habiendo un claro déficit a la hora de contar nuestra propia historia.
[Leer más +]
17 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil