arrow

Antoine y Colette: el amor a los veinte años (1962)

7,2
1.187
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Segunda película realizada en torno al personaje de Antoine Doinel tras "Los 400 golpes". (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
Antoine et Colette (Antoine and Colette)
Duración
32 min.
Guion
François Truffaut
Fotografía
B&W
Productora
Les Films du Carrosse
Género
Drama Comedia Mediometraje Secuela Adolescencia Drama romántico Nouvelle vague
Grupos  Novedad
Antoine Doinel
8
Material de desencanto
En 1962 una serie de realizadores de diversas nacionalidades cercanos a la Nouvelle Vague decidieron colaborar en un proyecto común. Así nació El amor a los veinte años, una antología de cinco cortometrajes dirigidos por Renzo Rossellini, Shintarô Ishihara, Marcel Ophüls, Andrzej Wajda y el propio Truffaut, quien recuperó al protagonista de Los 400 golpes para realizar su aportación. Antoine Doinel (nuevamente, Jean-Pierre Léaud) tiene ahora veinte años y ha conseguido independizarse gracias a un trabajo en una fábrica de discos. En uno de sus habituales conciertos conoce a Colette (Marie-France Pisier), de la que se enamora perdidamente.

A Truffaut le basta un cortometraje para retratar a la perfección esas relaciones de juventud en las que amor y amistad se confunden, aquí una experiencia de tintes autobiográficos. En este trabajo la música adquiere una especial relevancia, no solamente la de Georges Delerrue, sino también todas las referencias a la música clásica y popular -Berlioz, Brassens- que el director introduce en la historia. Aquí el espectador intuye el desenlace desde un primer momento, Antoine abandonado por otro, condenado a quedarse viendo la televisión con unos suegros no menos decepcionados. En efecto, aunque el cortometraje de Truffaut coquetea con la comedia, su final viene a demostrar que a los veinte años el amor es, ante todo, materia de desencanto.
[Leer más +]
15 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Amor adolescente
Han pasado ya 3 años desde que Antoine se escapara del orfanato, ahora vive en París una vida independiente y solitaria, ganándose el sueldo en una empresa discográfica, algo con lo que siempré soñó. Antoine pasa el tiempo libre con su único amigo, René, recordando con nostalgia momentos de su infancia, hablando de sus amores y acudiendo a conciertos de música. Pero un día, una chica llamada Colette entra en su vida, cayendo profundamente enamorado, pero parece ser que ella no lo ve de la misma manera...

A simple vista, ‘Antoine et Colette’ es sólo un mediometraje que Truffaut conformó para formar parte de la película ‘El amor a los veinte años’, junto a otros trabajos de reconocidos directores como Shintarô Ishihara,Marcel Ophüls, Renzo Rossellini y Andrzej Wajda, pero el maestro tenía otro as en la manga.... Bajo el planteamiento de una secuela (la primera de 4) de ‘Los 400 golpes’ Truffaut construye un genial relato (aunque mil veces visto) sobre amor adolescente, que a pesar de durar cerca de media hora, está lleno de verdades y realidades que nos ponen en la piel del personaje que ya nos conmovió en la cinta original, un Antoine enamorado (perfecta la guapísima Marie-France Pisier en el papel) y con el que todos nos sentiremos identificados. En la parte técnica, poco que reprochar, una voz en off nos mete de lleno en la historia, que avanza a un buen ritmo y que nunca pierde el interés. Una buena fotografía, geniales interpretaciones, y situaciones de lo más creíbles conforman otra visón más que notable del mundo de la adolescencia que sumar a la lista del maestro François Truffaut.

Poco más que añadir sobre una cinta sencilla pero verdadera, porque, al fin y al cabo ¿quién no se ha enamorado nunca de alguien que te ve con los ojos de la amistad? Yo creo que nadie.
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil